lunes, 30 de agosto de 2010

Una noche de Agosto.

“… es la memoria que hay en nuestros corazones.”
Enanitos Verdes.


Era la última semana de Agosto del año 2005.
Esa semana no había podido dormir bien.
Constantes sentimientos encontrados me impedían descansar por la noche y pensar bien por la mañana.
Manejaba con muchísimo más estrés que de costumbre y olvidaba las llaves del auto en la oficina, y las de la oficina en el auto.

Necesitaba exteriorizar aquello que me causaba malestar, así que llamé al único amigo que no me juzgaría, que inclusive quizás no me daría la solución a mis continuos friqueos, porque hoy sé que la única solución para las penas del corazón es el transcurso del tiempo, pero que debido al cariño que me profesaba, me escucharía atentamente y podría ayudarme a sentir mejor por unos instantes.

Él se llama Carlos.

Carlos era en ese entonces, y sigue siendo ja!, cinco años menor que yo.
A mí que en ese entonces me era tan indiferente el mundo de los pubertos, comenzó a atraerme debido a él.
Carlos vivía a tres horas de distancia, y solía venir de fin de semana o de vacaciones a esta Ciudad porque diversos familiares de él, vivían, y viven aquí.

Lo conocí por casualidad en alguna calle circunvecina, mientras él jugaba futbol con sus vecinos y yo me dirigía a una tienda de los alrededores.

Las circunstancias que rodearon la coincidencia de nuestro click, a la fecha, todavía me son incrédulas.

Carlos fue ese affair infantil de verano que todos los humanos tenemos.
Me gustaba besarlo, y él adoraba mi manera de besarlo, aunque esto último yo nunca lo entendí, en ese entonces yo no manejaba bien la técnica para besar, y dudo que a la fecha, pueda tenerla dominada.

El mundo del Internet así como de la telefonía celular, comenzaban su incipiente gestación, así que lo único seguro que teníamos Carlos y yo, era la espera de las siguientes vacaciones para poder coincidir.

Y mientras Carlos explotaba su naciente sexualidad en la Ciudad donde él pertenecía, yo explotaba mi capacidad de amar en la mía.

Carlos descubrió que se podía tener sexo responsable con más de una mujer la misma noche, y yo descubrí que se podía llegar a amar a dos hombres distintos al mismo tiempo.

Sólo que Carlos no tenía ningún conflicto interno, y yo sí.

Siempre he creído que la historia entre él y yo, fue una historia de casualidades, una conllevando a la otra, y aún y cuando hace mucho tiempo dejamos de frecuentarnos, no dudo que algún día nos volvamos a topar de frente.

En ese entonces, Carlos era un chico guapo que no tenía noción plena de su estética, o parecía no tenerla, era un chico inmiscuido en sus estudios, siempre aspiró a tener y ser más, de lo que en ese momento era o tenía, yo nunca sabía distinguir cuándo hablaba seriamente y cuándo en broma, porque sus comentarios aunque inteligentes y certeros, siempre eran irónicos, y la principal característica de la personalidad de Carlos que estoy segura enamoró perdidamente a más de una, era su sonrisa eterna.

A veces, deseaba en lo profundo de mi ser, que dejara de reírse de todo como idiota, pero sabía a cabalidad, que si eso sucedía, dejaría de ser él, y dejaría de ser atractivo para mí.

Así inició nuestra amistad.
Paralelamente a nuestras vidas reales, existían uno, dos o tres momentos anuales en que hacíamos corte de caja frente a frente, y salíamos a tomar una cerveza, a caminar entre los jardines locales o al motel de la Ciudad más cercana, pero… invariablemente, él siempre me besaba apasionadamente, porque decía que nunca sabríamos cuando sería la última vez en que coincidiríamos.

Carlos sentía por mí una profunda admiración, de ahí surgía la atracción que de mí emanaba hacia él.
Comencé a darme cuenta que trataba de mimetizarse a mi gusto, tomaba nota de cada una de mis palabras y acciones, y solía impresionarme al recordar con una lucidez extrema cada evento pasado, por muy retirado en tiempo que fuera, que yo le compartía de mi vida.

Esa tarde de esa semana en la que no había podido dormir bien, caminé al lado de él una vereda rodeada de encinos, la temperatura ambiente estaba mucho más caliente de lo habitual, y el verano, aunque decadente, todavía imprimía su huella húmeda en la piel, sobre todo en la de Carlos que estaba acostumbrado a climas más fríos.

Subimos al auto y Carlos se rió todo el tiempo de mis gustos musicales de antaño.

Y mientras él yacía desnudo en la cama de un hotel de la Ciudad más cercana, yo conservaba mi lencería, mientras ambos, yo más que él, platicábamos del sinsabor de la vida, o de las continuas dudas hacia los planteamientos que la existencia te pone sobre la mesa.

-¿Has amado alguna vez a alguien? – susurré mientras acariciaba su dorso expuesto.
-No.- Contestó dubitativamente él.

Ninguno de los dos creyó esa respuesta, pero él de verdad quería creer que nunca había amado a nadie, porque duró un largo rato explicándome lo que bien hubiera podido ser un “Tratado acerca de la Irracionalidad”.

Antes de salir del cuarto a tomar una cerveza, él volvió a besarme apasionadamente.

He de agradecerle siempre, el hecho de haberme hecho sentir especial a cada momento en el que estuvo a mi lado.

Y sucede que el alcohol siempre nos ayuda a clarificar el pensamiento... ¿cuántas verdades universales no se habrán dicho o escuchado al calor de la vid o la cebada?, y, ¿cuántas de todas ellas recuerdan con claridad las mentes anestesiadas por el efecto del alcohol?.

En algún momento de la noche, me tocó devolverle el lado erudito de mi ser, y en tres minutos le resumí un “Tratado acerca de la Honestidad.”.

Carlos, aunque feliz y desinhibido debido a las cuatro cervezas que había tomado, cambió su expresión radicalmente.

Cambió el tema de la manera más idiota que pudo y me dijo que era hora de que él regresara a su Ciudad.

Yo decidí quedarme en el hotel, y él me acompañó hasta mi habitación.

Le agradecí el hecho de haberme escuchado, y le dí un abrazo.
Sé que nunca nadie lo abrazó hasta ese entonces de la manera en la que yo lo hice, después de todo, nunca sabremos si ésa fue la última vez en que ambos coincidimos.

Yo besé sus labios, pero los labios de él permanecieron cerrados.
Fue la única vez en que no me besó apasionadamente.
Aún y cuando sus ojos brillaban profundamente como cuando me penetraba esa tarde.

Él se fue y yo me tiré en la cama.
El mareo de la cerveza hizo que me acostara boca abajo, haciendo que mi nariz inhalara el aroma de la almohada.

La misma almohada en la que Carlos se había apoyado mientras yacía desnudo esa tarde, y la misma almohada en la cual se había impregnado su aroma, no el de su fragancia, sino su aroma personal.

Y mientras el apendejamiento de la cerveza se retiraba, yo me embriagaba del aroma de Carlos, y así en él, mi consciencia se desvaneció profundamente.

17 comentarios:

Sonia. dijo...

"una vez en la vida debo encontrar dentro de mi una noche de agosto mi alma perdida que arroje al mar.", de heroes, es lo que cante al ver tu titulo, pero si los enanos rifan con esa luz de dia.. auuuu!!!, me encanta me encanta, casi tanto como tu forma de describir momentos de la vida que te dejan huella por siempre y de esas que son lindas volver a ver siempre. Todas deberiamos tener derecho a tener un Carlos en la vida.

un besote nena

pez dijo...

no entendí, jaja

¿estaban en un hotel o motel de paso? ¿o en un 4 o 5 estrellas?

si estaban en el primero, me resisto a creer que alguien se quede ahí sola a dormir durante la noche

si era un 5 estrellas, ahí la cosa cambia, más si tienen películas por cable, minibar, servicio a cuartos, etc.

como quiera, muy cachondo tu relato, todos quisiéramos una carlo(ta) en nuestras vidas

mmm, se me antojó una carlota de fresa o de mango

La Diabla dijo...

O sea Pez!!! pues a que clases de moteles vas? si hay unos que mejor que el 5 estrellas. hay que invertirle.

Tengo tanto que aprender de ti oh maestra jessenia

CRUDO dijo...

shhhhhh me gusto, me gusto muchooo

Simbad de la Porra dijo...

pinche Carlos

EL CHIPOTLE ENMASCARADO dijo...

No es justo Jessica Rabbit, ¿porque me haces esto?; bueno en primer tèrmino te dirè que es un relato precioso, se percibe escrito con el alma y no con el razonamiento, romàntico, eròtico, imagiinarte en lencerìa me causo una erec....quiero decir que es muy buen relato.

En cuanto a tu técnica para besar, fijate que yo doy clases, si quieres te puedo dar un curso intensivo, y como dirìa el Destroyer o la Diabla; "no te cobro la ficha".

Que envidia del suertudo de Carlos.

Saludos
Au revoir.

marichuy dijo...

Jess

Voy a aumentar lo que dijo Somnis: todas deberíamos tener MÁS de un Carlos en la vida. Tú, sin dudarlo te mereces más de uno. He dicho.

Un abrazote

Veec dijo...

Que bonita historia, Jess.

Gracias por compartir con nosotros un poco mas de tu vida, una faceta que al menos yo no conocia, pero que me recuerda una charla que tuvimos hace tiempo.

Soy tu fan, Jess, un saludo, un abrazo y un beso.

Veec

Sergio Varela. dijo...

Aaaaaaaaah, que bonito es lo bonito, ando con harta chamba estos días, luego escribo un poco *pero solo un poco, pq el blog es tuyo* este fin que viene, abrazote!

Teli dijo...

ayay... lencería.

Tus calzonzotes de seguro! jajajaja

Ro. GZ dijo...

Wow me enganche con la pregunta de ¿cuántas verdades universales no se habrán dicho o escuchado al calor de la vid o la cebada?

Y es que hay ocasiones que con la anestesia del alcohol te sale la verdad o lo que siempre haz querido decir.

Saludos.

jess dijo...

Sonissss, fíjate que ... cof cof cof, eres toda una conocedora!!! qué excelente gusto musical tienes nena!!! precisamente el título de este post, es debido a esa rola.... y sí, debería ser una garantía individual, el tener un Carlos en nuestra vida.
Porque simplemente, nos lo merecemos. qué no? ;)
Abrazote nena!!!!

Pez, estábamos en esa ocasión en un hotel.... jajaja en lo personal, prefiero los temáticos. :P
Y mmmmmm me antojaste una carlota de limón... odio el limón, meeenos en las carlotas, mmm yomi!
Besos virtuales!
Muuuuaaaacccccckkkkkkkk!!!


Diablisha, jaja sí, hay unos moteles de súper luxe... sniffff, okay, okay, ya no pienso en eso... :P
Y no pequeña, ni es tanto, sólo son momentos que se presentan... algunas noches de Agosto... snifff...
Abrazote linda!!

CRUDO, a mí me gustó todavía más... :P
jijijiji okay, okay, ya jess, yaaaa!! piensa en otra cosa!! shu, shhhu! XD
Saludos!

joven De la Porra, ahhhh no! esto sí que no, puedes ofender a todos, a quien tú quieras, hasta a CR7 (envidioso) peeero a Carlos ni me lo toques, mucho menos me lo pinchees eh?
Jum! Pus éste!
Tan grosero!
En todo caso, pinche jess... eso sí es lo justo.
Saludos twitero! ja! :P

jess dijo...

CHIPOTLE ENMASCARADO, sí, la verdad es que sí lo escribí cuando me llegó el sentimiento, snifff y así cómo salió, sin editar, así lo subí.... jijiji así suele funcionar la manera en la que escribo en este espacio virtual, aunque luego me esté dando de topes en la pared jajaja.
Y cof cof cof cuándo dices que son tus clases particulares? jajaja, es que a la gorra, ni quién le corra. :P
Es que no creas, eso de mejorar la técnica para besar sí es asunto serio. jaja!
Saludos!!

Mi estimadísima Marichuy, sí, todas lo merecemos. y awwwww! el cielo te haga caso y me envíe más de uno.... ya es justo! jaja.
Un abrazototototote linda!

Veec, bueeeno es que como que llevas muy poco leyéndome, luego me aflora ese lado irracional ja!
Gracias por la visita!
Saludos!

Sergio Varela., ahhh no, lo primero es lo primero chamaco, a darle al jale... y ni digas que yo ando igual, en mega súper chinga! ya por eso ni había podido postear ni leer blogs... sniffff....
Y jajaja naaaaa este blog es así como democrático, del pueblo y para el pueblo jaja! aprovechando que es Septiembre XD
Así que si tú quieres escribir mucho, poco o nada, totalmente bienvenido. ;)
Venga ese abrazo!
Oiga! Es usted un pelado!
;)

telicia, sí... la neta sí... qué comes que adivinas! jajajajajaa!
Abrazote gûerquilla!

Ro. GZ, dímelo a mí... dímelo a mí... a veces, dice uno verdades que no debería.... y a veces, la otra persona las recuerda más de lo que debería.... qué se le hará.
C'est la Vie!
Un abrazo!!

Grazie Mile por sus comens!
Lindo inicio de semana!

PanteraAzul dijo...

Sabes cuanta falta me hacia leerte?

Y después de tantos post, hay algo que necesito decirte, espero pronto encontrarte por otro medio, sin embargo algo que no puedo dejar pasar, es la emoción que me da sentirte en tus letras, gracias, de verdad mil gracias por dejarme envolver en tu esencia por medio de tan rico texto.

Por otro lado, saber que tuviste un accidente fue impactante para mi, espero que no haya secuelas de ese momento y que ya te hayas recuperado al 100%.

Respecto a esa bitácora de viaje, me dejas sin palabras, espero que cuando puedan salir las mismas las puedas no solo leer sino oír.

Saludos y recibe un fuerte abrazo.

PanteraAzul dijo...

.

jess dijo...

Pablo!!

Qué gusto saber de ti!!
Espero que te encuentres muy bien!!

Gracias, gracias caray por tu comentario tan efusivo!!!

Recuperada al cien de ese feo accidente!!!

Y todavía me faltan uno que otro post de mi viaje jiji.

Cuídate mucho, espero que te encuentres muy bien!
Te mando un abrazotototototototote!!!!

PanteraAzul dijo...

Hay nena, de verdad que me da harto gusto, te mando yo uno aun mas grande preciosa!!!

Y espero pronto leerte en algun otro lugar!!!!