martes, 30 de noviembre de 2010

No te quieres enterar....

“….. que te quiero de verdad, … y vendrás a pedirme…. Un poquito de amor.
Pero no te lo daré, porque no te puedo ver, porque tú no haces caso ni te apiadas de mi pobre corazón.
Búscate una chica ye-ye…. Que te comprenda como yo.”
Olé Olé.

Qué mujer puede vivir sin sus amistades masculinas.

Así como hay determinados rubros y diversión sui generis cuando se está al lado de otras féminas, también hay temas y diversión únicos que se viven al lado de los hombres.

Tengo un amigo que antes pasaba muchísimo tiempo a mi lado, pero ahora por motivos laborales y “de maduración” jajaja, pues es casi imposible coincidir.

Pero cuando volvemos a estar juntos y alejados del mundo, volvemos a dar ese click increíble y único que saca mi lado masculino.

- ¿Cuánto a que eructo más fuerte que tú?.- dice él riéndose a sabiendas de que perderé.

- Chin, chin el que dure más tiempo en “miar”.-

- Carreritas a ver quién se acaba primero la caguama!!

Y todas esas cosas que las mujeres no harían en público pero sí al lado de sus amigos entrañables.

Mi deseo no cumplido de haber sido un hombre bien machín se volvía realidad por momentos mientras yo estaba a su lado.

Mi lenguaje se volvía el de todo un beodo de cantina.

Mis carcajadas eran pronunciadas y anti-femeninas.

Y nunca me dio el paso en ninguna puerta que cruzábamos.

No había por qué ser caballeroso, ni había por qué pedir caballerosidad.
Éramos dos iguales tratando de entrar a cualquier lugar, así que el último en pasar no era el hombre, sino… daba igual quien fuera.

La última vez que salí con él, esperamos un poco más de lo normal, ya que llegaría la mujer con la que él actualmente sale.

Mientras tanto seguíamos platicando de fut (snifffffff) y cerveza.

Cuando ella llegó, dejamos de sentarnos en la banca de la plaza, yo me despedí de él para que él saliera a “ligar” con ella, y mientras íbamos en direcciones distintas, volteé sonriendo para verlo nuevamente.

Se dirigían a un bar, y antes de entrar, él le dio el paso a ella.

Algo dentro de mí se congeló.

Me quedé petrificada e incrédula ante dicha imagen.

Luego me sentí apenada y quise salir corriendo de la plaza.

Me sentía menos.

Sentía que no era yo tan importante para él como esa mujer extraña que apenas estaba a punto de conocer.

Luego me di cuenta que simplemente hay niveles de mujeres para los hombres.

No es que sean más o menos importantes, sino simplemente algunas valen la pena como para cederles el paso de manera caballerosa, y otras valen la pena como para jugar concursos de eructos.

9 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Hola Jess, veo que tienes buenos amigos. pero claro, con tu encanto personal tú siempre los has tenido. te felicito por ello y me alegro de que estés francamente bien.
besos.

Sofía Selegna dijo...

ups!, fijate que yo tengo muchos amigos hombres y me late mucho tener amigos del sexo opuesto pues tienen algo que me divierte mucho. Pero al final una se da un lugar entre ellos.

A mi me da mucha risa por que cuando se ponen guarros y ando yo con ellos luego, luego se disculpan... al rato les vale.

Pero es muy padre tener ese tipo de amistades.

Saludos

pez dijo...

nunca he tenido una amiga con quien jugar concursos de eructos

lo peor es que no creo que me interesara jugar a eso

a la amiga se le arrima

¿o era a la prima?

en todo caso, tú sé una princesa y que te traten acorde

jess dijo...

Josef querido, heeeey!! tú siempre tienes una imagen increíble de mí.... lo cual no dejaré de agradecer nunca. ;)
Y no puedo quejarme, soy increíblemente afortunada en el ámbito de la amistad.
Un abrazote!!
Salta Valiente!!


Sofía Selegna, jajaja sí te entiendo, se sienten en su habitat y olvidan que estamos presentes... qué se creen!!!
Pero la verdad es que son realmente divertidos y ocurrentes!!!
Eso que ni qué.
Un abrazote linda!!


Pez, jajaja no es divertido cuando de la amiga no sale nada y del hombre salen tremendos monstruos diuuuuuuuuuu!!! jaja qué horror!
Y..... yo no tengo ningún amigo con quien baje mi calentura, o son meros conocidos o fueron affairs o algo más formal en un momento dado.
Y jajajaja pffff princesa? sería yo toda una ofensa para la realeza jajajaja!
Besos virtuales!
Muuuuuaaaaaacccccccckkkkkkk!!!


Grazie Mile por sus comens!!
Linda noche!

Zu dijo...

Me has de disculpar pero... ¡que naco es tu cuate!
Sera que solo es caballeroso cuando supone que tales muestras de educacion lo pueden conducir en un momento dado a tener sexo?.

Buen tema para chal telefonico.

Abrazo con sape para ti y trompetilla para tu cuate.

Sabina dijo...

¿niveles de mujeres? Creo que más bien hay más o menos honestidad en el trato. Cuando tú eres como ellos no tienen que fingir. Y no te sientas mal nunca si no te abren la puerta, con el paso del tiempo eso también se acaba, pero su amistad, sus eructos y pedos...¡nunca! buen finlinda

Sergio Varela. dijo...

Quedate con el pacer de haber conocido a ese hombre en el sentido más autentico de su ser, eso, tu si lo viste, no al hombre que se enmascara y se perfuma para ver a alguien. Te extraño un chorro Jess, solo hasta hoy sabado tengo -un rato- para leerte, y a pesar de ser sabado, estoy aqui en mi maquina pedaleandole, y lo mismo ser mañana... :(

Abrazo pelado!!

jess dijo...

ZUsana, toda la razón del mundo, es un naco.
Qué se le hará puesnnnnnnn!
Y jajajaja mejor hablemos por fon para echar chisme divertido y no azotado.
xD
Un abrazote Mana!!!!


Sabina, te daría toda la razón del mundo de no ser porque también alguna vez en el pasado, él me invitó a una habitación de paso.
Siendo así, .... pues, supongo que si hay niveles de mujeres, ¿No?
Mis demás amigos, todos, me dan el paso... mínimo me queda esa satisfacción.
;)
Lindo finde!!!


Sergio Varela., pequeño!! pobre de ti!!! nomás trabajando!!!!
Nomás por eso también vine yo a trabajar un rato.
No te sientas mal!!!
Sabes bien que yo siempre estaré aquí para vocé. ;)
Venga ese abrazo!
Oiga! Es usted un pelado!

Que hayan tenido lindo finde!!!

Kyuuketsuki dijo...

Los concursos de eructos rulean el universo. Si los practica una mujer, rulean por 10000.

Sí, las horas pasadas al lado de una amistad, una simple amistad femenina, son memorables.