lunes, 30 de agosto de 2010

Una noche de Agosto.

“… es la memoria que hay en nuestros corazones.”
Enanitos Verdes.


Era la última semana de Agosto del año 2005.
Esa semana no había podido dormir bien.
Constantes sentimientos encontrados me impedían descansar por la noche y pensar bien por la mañana.
Manejaba con muchísimo más estrés que de costumbre y olvidaba las llaves del auto en la oficina, y las de la oficina en el auto.

Necesitaba exteriorizar aquello que me causaba malestar, así que llamé al único amigo que no me juzgaría, que inclusive quizás no me daría la solución a mis continuos friqueos, porque hoy sé que la única solución para las penas del corazón es el transcurso del tiempo, pero que debido al cariño que me profesaba, me escucharía atentamente y podría ayudarme a sentir mejor por unos instantes.

Él se llama Carlos.

Carlos era en ese entonces, y sigue siendo ja!, cinco años menor que yo.
A mí que en ese entonces me era tan indiferente el mundo de los pubertos, comenzó a atraerme debido a él.
Carlos vivía a tres horas de distancia, y solía venir de fin de semana o de vacaciones a esta Ciudad porque diversos familiares de él, vivían, y viven aquí.

Lo conocí por casualidad en alguna calle circunvecina, mientras él jugaba futbol con sus vecinos y yo me dirigía a una tienda de los alrededores.

Las circunstancias que rodearon la coincidencia de nuestro click, a la fecha, todavía me son incrédulas.

Carlos fue ese affair infantil de verano que todos los humanos tenemos.
Me gustaba besarlo, y él adoraba mi manera de besarlo, aunque esto último yo nunca lo entendí, en ese entonces yo no manejaba bien la técnica para besar, y dudo que a la fecha, pueda tenerla dominada.

El mundo del Internet así como de la telefonía celular, comenzaban su incipiente gestación, así que lo único seguro que teníamos Carlos y yo, era la espera de las siguientes vacaciones para poder coincidir.

Y mientras Carlos explotaba su naciente sexualidad en la Ciudad donde él pertenecía, yo explotaba mi capacidad de amar en la mía.

Carlos descubrió que se podía tener sexo responsable con más de una mujer la misma noche, y yo descubrí que se podía llegar a amar a dos hombres distintos al mismo tiempo.

Sólo que Carlos no tenía ningún conflicto interno, y yo sí.

Siempre he creído que la historia entre él y yo, fue una historia de casualidades, una conllevando a la otra, y aún y cuando hace mucho tiempo dejamos de frecuentarnos, no dudo que algún día nos volvamos a topar de frente.

En ese entonces, Carlos era un chico guapo que no tenía noción plena de su estética, o parecía no tenerla, era un chico inmiscuido en sus estudios, siempre aspiró a tener y ser más, de lo que en ese momento era o tenía, yo nunca sabía distinguir cuándo hablaba seriamente y cuándo en broma, porque sus comentarios aunque inteligentes y certeros, siempre eran irónicos, y la principal característica de la personalidad de Carlos que estoy segura enamoró perdidamente a más de una, era su sonrisa eterna.

A veces, deseaba en lo profundo de mi ser, que dejara de reírse de todo como idiota, pero sabía a cabalidad, que si eso sucedía, dejaría de ser él, y dejaría de ser atractivo para mí.

Así inició nuestra amistad.
Paralelamente a nuestras vidas reales, existían uno, dos o tres momentos anuales en que hacíamos corte de caja frente a frente, y salíamos a tomar una cerveza, a caminar entre los jardines locales o al motel de la Ciudad más cercana, pero… invariablemente, él siempre me besaba apasionadamente, porque decía que nunca sabríamos cuando sería la última vez en que coincidiríamos.

Carlos sentía por mí una profunda admiración, de ahí surgía la atracción que de mí emanaba hacia él.
Comencé a darme cuenta que trataba de mimetizarse a mi gusto, tomaba nota de cada una de mis palabras y acciones, y solía impresionarme al recordar con una lucidez extrema cada evento pasado, por muy retirado en tiempo que fuera, que yo le compartía de mi vida.

Esa tarde de esa semana en la que no había podido dormir bien, caminé al lado de él una vereda rodeada de encinos, la temperatura ambiente estaba mucho más caliente de lo habitual, y el verano, aunque decadente, todavía imprimía su huella húmeda en la piel, sobre todo en la de Carlos que estaba acostumbrado a climas más fríos.

Subimos al auto y Carlos se rió todo el tiempo de mis gustos musicales de antaño.

Y mientras él yacía desnudo en la cama de un hotel de la Ciudad más cercana, yo conservaba mi lencería, mientras ambos, yo más que él, platicábamos del sinsabor de la vida, o de las continuas dudas hacia los planteamientos que la existencia te pone sobre la mesa.

-¿Has amado alguna vez a alguien? – susurré mientras acariciaba su dorso expuesto.
-No.- Contestó dubitativamente él.

Ninguno de los dos creyó esa respuesta, pero él de verdad quería creer que nunca había amado a nadie, porque duró un largo rato explicándome lo que bien hubiera podido ser un “Tratado acerca de la Irracionalidad”.

Antes de salir del cuarto a tomar una cerveza, él volvió a besarme apasionadamente.

He de agradecerle siempre, el hecho de haberme hecho sentir especial a cada momento en el que estuvo a mi lado.

Y sucede que el alcohol siempre nos ayuda a clarificar el pensamiento... ¿cuántas verdades universales no se habrán dicho o escuchado al calor de la vid o la cebada?, y, ¿cuántas de todas ellas recuerdan con claridad las mentes anestesiadas por el efecto del alcohol?.

En algún momento de la noche, me tocó devolverle el lado erudito de mi ser, y en tres minutos le resumí un “Tratado acerca de la Honestidad.”.

Carlos, aunque feliz y desinhibido debido a las cuatro cervezas que había tomado, cambió su expresión radicalmente.

Cambió el tema de la manera más idiota que pudo y me dijo que era hora de que él regresara a su Ciudad.

Yo decidí quedarme en el hotel, y él me acompañó hasta mi habitación.

Le agradecí el hecho de haberme escuchado, y le dí un abrazo.
Sé que nunca nadie lo abrazó hasta ese entonces de la manera en la que yo lo hice, después de todo, nunca sabremos si ésa fue la última vez en que ambos coincidimos.

Yo besé sus labios, pero los labios de él permanecieron cerrados.
Fue la única vez en que no me besó apasionadamente.
Aún y cuando sus ojos brillaban profundamente como cuando me penetraba esa tarde.

Él se fue y yo me tiré en la cama.
El mareo de la cerveza hizo que me acostara boca abajo, haciendo que mi nariz inhalara el aroma de la almohada.

La misma almohada en la que Carlos se había apoyado mientras yacía desnudo esa tarde, y la misma almohada en la cual se había impregnado su aroma, no el de su fragancia, sino su aroma personal.

Y mientras el apendejamiento de la cerveza se retiraba, yo me embriagaba del aroma de Carlos, y así en él, mi consciencia se desvaneció profundamente.

martes, 24 de agosto de 2010

Dank je we!

“Orange is my favorite color.”
Anuncio estampado en la playera de un hombre al pasar.

Siempre que se juega un Mundial o una Eurocopa, hay equipos que son favoritos por de foul: Brasil, Brasil, Portugal y Brasil.

Pero siempre hay un equipo que resulta ser la sensación y maravilla del torneo, que encanta al público espectador por mostrar un verdadero juego de equipo, tipo naranja mecánica, y se vuelve inmediatamente en la euforia de los fans del fucho y en motivo de alto rating televisivo.

Así como existe ese país que nos deja boquiabiertos sin tenerlo pensado, así me pasó a mí con Amsterdam.

Recuerdo que cuando fui a la agencia de viajes le dije a la señorita: “Quiero un tour que tenga París, Brujas y Praga, no me importa lo demás.”.

De París y Brujas, ya he dejado mi opinión… de Praga, ohhhh maravillosa y encantadora Praga hablaré en corto, pero ahora antes de llegar a la República Checa y Alemania, hice una espectacular parada en la capital holandesa.

Yo creía que los holandeses eran gente un tanto fría.
Pero he de decir, que desde mi perspectiva, la gente más amable que conocí en los países de Europa que visité, fueron precisamente los holandeses.

Un país con la mentalidad más abierta de los demás que conforman la unión europea, cuya legislación permite el uso de drogas leves, el matrimonio entre homosexuales y la prostitución, pero aún y con todas las libertades permitidas, con una increíble seguridad en sus calles.

El mejor desmadre nocturno que me tocó ver, fue precisamente el del distrito rojo.
Ohhhh sí, si de color rojo se trata, no sólo los franceses pueden presumir lindas mujeres… para mi gusto, las mujeres más sensuales de dicho rubro, están a unas cuadras de la Plaza Dam.

La cosa está así: Mi hotel, como caaaaasi todos los hoteles donde nos hospedamos, estaba punta de la chingada, así que nos dirigimos al aeropuerto, y de ahí compramos un ticket de metro hacia la estación central.

Luego de quince-veinte minutos so so, de viajar en un tren de primer mundo, y créanme, yo no quería bajarme de ahí, llega uno a la Central Station, de ahí uno comienza a ver los famosos canales que rodean a Amsterdam.

Se acerca uno a la Plaza Dam, que es el punto de referencia, se mete entre sus callejuelas y… de repente, frente a nosotros, se encuentra el principal atractivo de la Ciudad: sex shops, coffee shops y…… las vitrinas.

Aunque un 85% de los espectadores son nenes, hay por ahí un 15% de nenas observando (y muriéndose de la envidia!!!) a la diversidad de mujeres ahí postradas, en poses sugestivas y con lencería que dejan muy poco a la imaginación.

Las vitrinas son grandes ventanas, que muestran un cuarto de aproximadamente dos metros de frente, por dos o tres de fondo, con una planta superior donde se encuentra el aposento de la nena, y con quien una vez acordado el precio, sube con el galante hombre a cumplir su parte del trato.

Así que si la ventana está cubierta por la cortina, la nena se encuentra trabajando.
Si está abierta, la nena se encuentra mostrando sus curvas, o exclamando con voz ultra mega sensual: “C’mon baby”, a los afortunados hombres que pasan frente a ella.

Si me preguntan el precio, escuché que una ultra mega mami ricurita muerodelaenvidia pormujerescomotúnotengohombre negociaba con un hombre mega fortachón y mega papi sabrosote quiero todo contigo peroentiendoquelaprefierasaella, la puja comenzó en 120 euros WTF!!!!!! Y al parecer, acordaron que 100 euros era lo justo.

Pero como en Amsterdam para todo hay gusto, también hay mujeres no tan curvilíneas como las primeras, sino un poco más gruesas, pero con nada de celulitis, o mujeres ya de plano que la neta hasta yo estoy mejor! Y miren que ya es decir!

Me tocó ver a un snif hermoso pubertillo barroso obviamente en estado de ebriedad, pegado a la vitrina de una de estas últimas mujeres malhumoradas, rogando que le aceptaran sus muy pobretones 20 euros….. y fue mandado directamente a la chinita.
Yo casi, casi le digo por favor!! Tú nomás paga el cuarto y yo no te cobro nada!!! Jaja!

Y mientras uno sigue recorriendo el distrito, inhala ese olor tan clásico que intensifica las sensaciones corporales y que parece rodearte por doquier.

De repente, y entre tanto hombre tan sabroso, cuyo principal atractivo recae en la diferencia de sus rasgos étnicos, uno siente…. Eso.

Jóvenes pasando continuamente a tu lado, en una Ciudad exuberante que te invita a poseerla.

No es el glamour de París, ni lo pintoresco de Brujas….. es lo increíblemente seductor de Amsterdam.

Y mientras recordé la estética de los hombres franceses, que era casi perfecta, súper trendy, súper delgados, súper indiferentes, que te hacían pensar únicamente un: “Ah ese hombre está guapo”…. Se confrontó la estética masculina holandesa, que son hombres altos y musculosos, pero con esa mirada jariosona que te invita a hacer click. Yeah!

Los hombres más apetecibles que vi en mi viaje, fueron, sin dudarlo, los holandeses.

A la mañana siguiente, durante la visita guiada, uno se da cuenta de lo terriblemente avanzada que está la cultura en esa Ciudad.

No hay autos, pero… en contraprestación, hay un chingo madral de bicicletas.
Uno debe de ser muy cuidadoso porque te salen por todos lados!!! Nomás uno escucha detrás de sí el “ring ring” de la campanita que anuncia que te hagas a un lado, shu shu, no estorbes!

Hay 650 mil habitantes en Amsterdam y …. Un millón de bicicletas.

Si alguno de ustedes piensa irse a residir por allá, no se recomienda comprar una bici muy nice, porque uno la deja estacionada y al regresar, voilá! Ha desaparecido, el negocio número uno en Amsterdam es el robo de bicicletas.

El gobierno municipal ha fomentado el uso de bicis, cobrando carísimos los estacionamientos céntricos, y hay cuotas especiales para los turistas, si llega uno en carro, hay estacionamientos a las afueras de las ciudades, ahí dejas tu runrún, ellos te cobran y aparte te dan un boleto para usar el metro, o sea, que fomentan cañón el uso de bicicleta para evitar caos viales.

También deben saber que si quieren tener un perro, debes pagar un impuesto por tener a ese perro. :/

Por otra parte, Amsterdam tiene el proyecto de crear calles subterráneas por debajo de los canales…. Es un proyecto demasiado ambicioso, pero…. El primer mundo, es el primer mundo.

Tres museos que llaman poderosamente la atención es la casa de Ana Frank, el museo de Van Gogh y el museo de cera, todos ellos con filas increíbles aún antes de abrir.
Y por otra parte, los holandeses también son conocidos mundialmente por la calidad de su trabajo con los diamantes.

Yo no sé por qué, pero me metí a ver una explicación de diamantes y la fregada, sólo para salir haciendo rabieta ya que el anillo que me había gustado costaba la despreciable cantidad de $3,332 euros… ay weeeeeeeeey! Pero la noticia buena, era que por ser yo extranjera, me sería devuelto el 15% de iva, mta, qué ganga, quiero tres para llevar porfas!!

Luego de que me restregaron en cara mi jodidez, no me quedó de otra que salirme de ese local tramposiento que tiene un tipo laberinto antes de llegar a la salida, en dicho laberinto ves mil y un cosas que brillan, así como diciendo: “Bueno, no importa que seas jodido, de que sales feliz con algo puesto y que brille, sí que sales”, y ahí empiezan a descender los precios, obviamente yo sólo me compré mi postal, ja!.... la cual encontré cincuenta centavos de euro más barata en el centro. Jum! Esa era mi entrada al baño. Jum!

Una vez que nos dejaron en el centro, recorrí las tiendas de flores de Amsterdam, mmmm hermosas, hermosas….

Y ahí fue donde encontré mi verdadero click con la ciudad de los canales.

jess: “Fmi, siempre he creído que la más grande cualidad de una persona es la amabilidad.”

Fmi: “No seas ridícula, la más grande cualidad de una persona es ser buen amante.”

jess: “Pffff algún día madurarás…..”

Fmi: “Lo mismo te digo mundo burbuja.”.

jess: “Mira!! Una tienda de artículos navideños, yeah!! Entremos a ver!”

Al momento de pagar un muñequito de nieve y un encendedor, el chico de la caja con los rasgos físicos más extraños que yo haya visto en todo mi viaje, me vio fijamente y me dijo:

Chico con rasgos hermosamente raros (y sonriendo delicadamente): Where are you from?

jess toda ranchera y con su pobre inglés patético: Mexico. (intento de sonrisa media coqueta, evadiendo la mirada fija del chico con rasgos hermosamente raros.)

Chico con rasgos hermosamente raros envolviendo algo: “A souvenir for you”.

jess sonriendo intensamente y mirándolo fijamente: “Oh thank you very, very much”.

Chico con rasgos hermosamente raros inclinando la cabeza en tono de reverencia.

Era la primera vez que era tratada tan amablemente por una persona europea!!!!!
Guardé mis compras y mi souvenir en mi bolsa y seguí caminando con Fmi.

Mientras caminaba, pasé enfrente de una tienda que con la sola fachada, destilaba estilo.

Pasé de largo y fuimos a buscar una tienda que Fmi tenía intención de ver.

Ahhhh porque han de saber ustedes que C&A es marca holandesa!, pero no crean que la ropa de ahí es como la que venden acá, ohhhhh no, es de muchísimo más calidad la tela y no dice C&A la etiqueta, sino el nombre del diseñador, y tiene ropa muy, muy padre, la verdad, y pues no tan cara, ampliamente recomendadas en Europa tanto C&A como H&M.

De C&A nuestra guía local nos dijo que los ingleses (al parecer todos odian a los ingleses jijiji) se burlan de dicha marca de ropa y dicen que es fea y de mala calidad.

Así como también se burlan del idioma holandés y dicen que los holandeses no tienen un idioma, sino una infección en la garganta.

Ja! Pero créanme, cuando uno escucha el idioma holandés, aunque sea una sola vez, lo reconoce en cualquier parte del mundo.

Dificilísimo la verdad!!
Aggggssnnnnttssssttiiiieennnnngggggg así tipo así.

Pero volviendo a C&A, en lo que Fmi se probaba unos jeans, corrí de regreso a la tienda que destilaba estilo.

El hombre que atendía dicho negocio, era un hombre alto, como todos los holandeses, muy alto, muy blanco, de aproximadamente cincuenta años, perfectamente vestido de manera clásica… Yo iba chacoteando con jeans, playera de tirantes que decía: “Una persona que me quiere me trajo esta playera de Acapulco”, tennis, mis pelos despeinados debido a que madrugamos y mi morral a un lado…. Si hubiera yo entrado a una tienda así en el DF, Gdj, Mty o Puebla, me hubieran barrido y me hubieran dicho: “Ahí está la salida, gracias por su visita.”, peeeero…. No sucedió eso por allá… (Ahí disculparán ustedes mi muy patético inglés)….

Señor don amabilidades: Aló? Guisktywe straiguiwmori lsitisltis gggtstisnsotons?

jess con cara de idiota: Ammm… Aló!!! Ammmmm english?

Señor don amabilidades sonriendo cordialmente: Of course, or french, german, italian, what do you preffer?

jess rancheramente: jijiji… ammm… Spanish?

Señor don amabilidades asintiendo gentilmente y sonriendo: Ohhhh Mexican!!! Poquito español.

jess congelada: Ammm jijiji english then… ammmm… jijiji…. I have a doubt, I saw in the… ammm… ammmm…. Ammmm… (volteando para el aparador)…

Señor don amabilidades: ….window?

jess asintiendo: Yeah!! Window!!! I saw one thing and I want to know how much is it.

Señor don amabilidades: C’mon and show me, girl.

Una vez que hube mostrado lo que quería, el señor asintió, volvimos a entrar al local y me dijo: That’s a good choice! Is it for your boyfriend?

jess sonrojada a más no poder: Oh no, its a gift for my father…. Then… do you think that it is a good choice?

Señor don amabilidades: Oh, sure!! Let me show you. I have another color, amh… small is okay?

jess: sure, sure! He is so thin.

Señor don amabilidades: You can show between this and this….. personally, I preffer the first one.

jess sonriendo y mirándolo ya fijamente a sus hermosos ojos verdes: Mmm so, the first one.

Señor don amabilidades sonriendo nuevamente: What do you think about the city?

jess sonriendo, sonriendo, sonriendo: Ohhhh it’s so nice…. Ammm no, amazing is the Word.

Señor don amabilidades sonriendo por mi comentario: I have visited Mexico two times.

jess eufórica: Really??

Señor don amabilidades: Yes, I went to Merida , it is a beautiful city with beautiful people, I think mexicans are a very nice people.

jess puttttssss orgasmeada de eufórica y sonriendo a lo que más da: ohhhh What can I say? Jaja!

Señor don amabilidades mirándome fijamente: You can say: “It is true”.

Y ahí, en el lugar menos pensado, en una ciudad que nunca en mi vida creí conocer, en una tienda lujosísima a la que nunca hubiera creído tener el valor de entrar y menos en fachas, un hombre extranjero me dio una gran lección de vida.

Me enseñó que debo estar orgullosa de lo que soy.

Cómo no te iba a adorar así, Amsterdam.

jess mirándolo a los ojos: Yes, it is true. How do you say “thanks”?

Señor don amabilidades mirando con orgullo hacia su compradora del tercer mundo: I’m gonna write it for you.- Y en un pedazo de hoja que ahora guardo celosamente en mi colección de documentos importantes, ahí junto a mi boleto de metro de Bs As, mi entrada al Parque Nacional de Iguazú, mi boleto de metro chilango firmado por el viejerío, mi boleto para subir a la torre CN, mi boleto para subir al Cerro Campanario, mi entrada al Louvre, mi boleto de metro parisino, mi boleto del tren holandés, mi boleto de metro de Praga…. Coloqué cuidadosamente, mi hoja de papel, con tinta azul!!! A weeeebs, azul que te quiero azul!!! Que dice: “Gracia.- Dank je we!”.

Epílogo.-
….. Y esta camisa es para mi papufo, y este mmm monito de nieve es para mí, y ….
….. ¿Qué es eso jess?....

Ví delante de mí, mi souvenir consistente en un adorno para colgar en forma de los clásicos zuecos holandeses. Al verlos ya en casa volví a sonreír y a traer a mi mente a ese hermoso chico, y mientras tenía en mis manos mis zapatitos blaquiazules, mamufa los vio y dijo: “Awwwww yo quiero esos!!”.

Yo sonreí, y devolví la amabilidad original, le dije a mamufa: “Toma mamufa, es un souvenir para ti.”.

Miré hacia donde creo que está el Oriente, incliné la cabeza en tono de reverencia, sonreí y dije: Dank je we!

lunes, 23 de agosto de 2010

Brugge

Del noruego antiguo “Bryggia”, que significa puente.

Que alguien nos explique a ardilla y a mí, cómo es que la palabra “puente” puede devenir o transformarse mediante la traducción en “brujas”.

La ciudad de Brujas, Bélgica, es considerada como la Venecia del Norte, debido a que está rodeada de canales, y por lógica, hay puentes alrededor de la ciudad, de ahí, la denominación original de dicha urbe.

Lamentablemente, dos horas y media de plazo para intentar conocerla, no dan tiempo a alcanzar a llegar a sus canales… así que al menos hasta que ahorre para regresar por mi cuenta a dicho pueblito encantador, cuando escuche la palabra “puente” seguiré pensando en los puentes de Madison, ya en corto, cuando escuche la palabra “puente” pensaré en una hechicera única en su género, que con sólo una leve mirada puede mandar un fuerte hechizo hacia quien la mira.

Casas perfectamente bien delineadas, con techos de cuentos infantiles, terminando en pico, y con sus tejas pulcramente colocadas, fachadas pintorescas que denotan el buen mantenimiento que dan sus residentes, y con jardines externos delicadamente atendidos.

Yo parecía una mosca pegada en la ventana del autobús mirando esas pequeñas casas de ensueño, así sería la bienvenida a esa tierra de hechizos en sus canales… o hechizos en la delicia de sus chocolates.

Nunca en toda mi vida he probado chocolates más deliciosos que los belgas.
Mi organismo sintió estremecerse al apreciar su increíble sabor.

Gente por todos lados, una diversidad de idiomas totalmente diferentes contraponiéndose unos con otros… venía de una Ciudad grande con todo lo que ello implica, para dar paso a lo que realmente me gusta a mí… pequeñas ciudades pintorescas, sin autos por doquier, ya que uno ve carruajes por todos lados (el día que me case, no tendré auto esperando por mí afuera de la iglesia sino un carruaje, he dicho!), caminos empedrados y fuentes.

Ten por seguro que regresaré a ti, Ciudad de los Puentes.

Después de que iba yo haciendo el berrinche de mi vida en el autobús de partida, llegué a la Ciudad sorpresa de mi viaje…. A esa ciudad donde el dicho reza: “Al lugar que fueres…..”.
;)

Epílogo.- Creo que me equivoqué, y tú nunca repites posts. ¿Así está bien? :P
Pero... un día me dirás: ¡Bruja!

sábado, 21 de agosto de 2010

Sin Palabras.

“Dime
Por qué los cielos ya no lloran
Por qué los ríos ya no cantan
Por qué nos has dejado solos
Dime….”
José Luis Perales.

Siempre he creído que la familia de la cual formo parte, es un híbrido entre “La casa de los espíritus” y “Cien años de soledad”: Por una parte, maldiciones recaídas en mis antepasados y transmitidas generación tras generación, éxodos, hijos pródigos que se niegan a regresar al seno familiar y prefieren ser adoptados por gitanos hasta convertirse en uno de ellos y olvidarse del tronco común del que surgieron, amoríos prohibidos con militares, hijos ilegítimos que buscan el reconocimiento paterno, secretos celosamente guardados..... y por otra parte, la sensibilidad y facultad de estar en contacto íntimo con energías o entes extraños, no aceptados por la física o por la lógica.

Aún recuerdo el día en que nos accidentamos regresando del aeropuerto.
No sé en qué consista, pero el tiempo se detiene, no sabes bien cuánto transcurre, si veinte segundos o cinco minutos, pierdes el sentido del oído, porque es como si todo a tu alrededor se compactara, no sabes si tu grito se externó en la realidad o se reprimió en tu garganta, tú mismo no sabes si lo que estás viviendo es el paso al más allá o estás maniobrando tu energía corporal para rogar al Creador que te de una segunda oportunidad.

Recuerdo que mis papás me mandaron mil y un mensajes a mi celular, los cuales leí una vez que aterricé y recogí mi maleta, y como no tenía saldo, llamé a mi mamufa para decirle que habíamos llegado bien, que no se preocupara, y escuché su voz diciéndome agitada: “Ya quiero que estén a mi lado, ya quiero abrazarlos”, mientras yo de mala gana le decía que no exagerara, que no pasaba nada.

Mientras me bajaba del taxi en la carretera y me tocaba para ver si no había sangre en mi cuerpo, lloraba pensando en que lo último que mi mamufa hubiera escuchado de mí, hubiera sido un grosero: “Sí hombre mamá, no pasa nada, ahorita llegamos”.

Antier mi mamufa me preguntó por una muy buena amiga que conocí en mi adolescencia.

La amiga que no todas las mujeres desean tener, porque es inteligente, simpática, divertida, hermosa y de lindas curvas, la que gana el premio de “chica de nuevo ingreso con más pegue”, a la que siempre le llegaban veinte flores en los correos florales, y todas las flores, eran de hombres.

Y como mujer, sé que no hay cosa más maligna en este mundo, que la propia envidia femenina.

Abogada exitosa, primeros lugares en todos los exámenes, el trabajo mejor pagado de toda la generación… y el más peligroso también.

Hoy me entero que tiene una semana desaparecida.

Mi corazón sufre un colapso intenso, hago lo que puedo por contener las lágrimas, mil y un escalofríos recorren mi piel, mi imaginación es cruel conmigo y me muestra imágenes aterradoras, y es entonces cuando pienso en lo injusto de la vida.

Es entonces cuando me asquea la putrefacción que está carcomiendo a nuestra sociedad.

Mi sonrisa se ha congelado.

Y yo sólo rezo por ella, si como lo creo, tengo una conexión con el más allá, hoy una parte de mí deja este mundo para buscarla y volver a ser ese par de adolescentes que platicábamos de “Aura” y ese par de mujeres que platicábamos de iniciativas de leyes, amparos indirectos y sueños por cumplir.

martes, 17 de agosto de 2010

Paris, ¿je te aime?

La emoción de conocer un lugar nuevo, ahora era diferente.
No sólo era un nuevo país, sino un nuevo continente.
Y no sólo era un nuevo continente, sino que era el primer mundo.

Yo tenía una leve idea de lo que mis ojos verían en cuanto pisara por primera vez tierras europeas, pero….. nunca nada es como lo imaginamos.

¿Qué tiene de especial París que ha sido inmortalizado a través de la historia de la humanidad?

¿La torre Eiffel puede verse desde que estás aterrizando en el avión?

¿Suena “Aline” de fondo en todas las cafeterías locales?

¿Qué tiene de especial París que hizo que Milan Kundera se exiliara del régimen comunista y de la hermosísima República Checa para residir en las calles glamourosas que vieron la manera en que Carlo Magno, Luis XIV, Luis XV, Luis XIV y Napoleón Bonaparte (por nombrar algunos) marcaron fatalmente una parte del rumbo de la historia?

Desde mi perspectiva, París es exactamente cómo la mercadotecnia le ha hecho creer al mundo que es dicha Nación.
Glamourosa, estética, delicada, imponente, elegante, lujosa, carísima y con ciudadanos, en su mayoría, ultra mamones.

Así que si alguno de ustedes piensa viajar a la Ciudad de la Luz, le recomiendo tomar un curso de francés básico porque los parisinos no te contestan de buena gana si no les hablas en su idioma.

En algún punto en mi visita a Montmartre (barrio donde se encuentra la Iglesia del Sagrado Corazón y el legendario Moulin Rouge) y harta del trato por no saber hablar francés, tomé cartas en el asunto, volteé con el mesero y le dije irritada: “Excuse moi, toilette?!?!?”.

Porque han de saber que el baño público se cobra en toda Europa, hasta en los McDonalds, los precios varían desde .50 centavos de euro, hasta 1.50 euros, así que de vez en vez, mejor conviene detenerse a tomar un café y aprovechar el baño gratuito del local.

Por lo demás, es necesario advertirles también que en Montmartre no aceptan billetes mayores a 20 euros, así que si cambian sus muy devaluados y míseros pesos mexicanos en alguna casa de cambio, pidan que NUNCA les den billetes de cien o de quinientos euros, porque no saben el problema en que se meten.

Menos aún acepten, por ningún motivo, cheques viajero, es MENTIRA que los aceptan en todos lados, me vi reducida en gastos debido a que NADIE acepta cheques viajero, NADIE.

Pero volviendo a París, oh París, también tomen en cuenta que los conductores de dicha Ciudad nunca respetan el rojo de sus semáforos, así que tomen sus debidas precauciones al caminar a lo largo del Sena.

He de reconocer que París tiene hermosos jardines bien cuidados a lo largo de Champs Elysees, Fmi y yo nos detuvimos en alguno, mientras caminábamos del Arco del Triunfo al Louvre a tomar nuestra visita guiada en el Museo, y es toda una pasarela dicha calle, todos y todas perfectamente bien vestidos, bien cuidados en su arreglo personal, no hay gente obesa en toda Europa, gente que cuida su anatomía, y también me di cuenta de que mi plan maquiavélico de vender mi útero a la unión europea para llenarme de crías, educarlas y ser mantenida por el gobierno del primer mundo, es una mala idea… Es una leyenda urbana el hecho de que en Europa no hay niños, yo ví niños junto a sus padres por todos lados, de hecho, la venta de las carreolas, después de la venta de bicicletas, desde mi punto de vista, es el negocio número uno en Europa, ahí ves escuincles todos labregones de tres años trepados en su carreola y arrastrando los pies debido a que ya no caben, pero tirando la weba desde su carrito individual.

Champs Elysees es el lujo convertido en avenida.
Comenzando por Cartier, pasando por el Lido (centro nocturno que compite con el tradicional Moulin Rouge), para luego llegar a la carga ruda…. Gucci, Hermes, Dior, Chanel, Armani, Versace, Emilio Pucci, Escada, Burberry, Prada, Valentino, YSL, Fendi, D&G, Swarovsky, Rolex, Michael Kors, etc., etc., etc., hasta llegar al Museo más grande de todo el mundo, guardián celoso de la Gioconda (que por lo demás, ni siquiera puede apreciarse bien, porque tiene un muro de cristal antibalas protegiéndola, ya que en 1990 fue robada, para posteriormente en 1993 ser devuelta por el gobierno italiano jaaaa! ratas!!!, así como soportar pedradas en un año posterior).

…. Y bueno, aparte de la Monalisa, el Louvre también guarda en su interior el original del Código de Hammurabi (para quienes son versados en la ciencia del Derecho, deben saber el valor incalculable de dicho monumento), La Victoria de Samotracia (hermosa, hermosa, con su doble efecto óptico, como si estuviera conteniendo al viento por una parte, y como si estuviera a punto de volar por otra parte, de verdad si tienen oportunidad de ir, esta escultura , para mí, es más exquisita y digna de admirar que la Gioconda), La Libertad guiando al Pueblo de Delacroix, Las bodas de Caná frente a la Monalisa, La Virgen de las Rocas del mismo Da Vinci, La Coronación de Napoleón de Jacques Louis David (donde pareciera que Napoleón está coronando a Josefina, y aparece la madre de él mismo en la pintura, cuando en realidad la madre de Napoleón no acudió a su coronación por considerarlo una afrenta, ya que Napoleón no tenía linaje alguno para ser emperador, así que convalidó dicho acto ante el Pueblo, mostrando su poderío mandando traer al Papa del Vaticano quien estuvo presente de mala gana en dicho acto, ehhhhh? Qué tal, regresé más culta que nunca!), y obvio, la Venus de Milo. Hermosa, hermosa, titubeo entre qué fue lo que más me gustó del Louvre si la Venus o la Victoria de Samotracia… lo mío, lo mío es la escultura, la pintura snifff pasó sin mucha gloria para mí.
Aunque en dos días caminé más de lo que he caminado en todo lo que va del año, no alcancé a ir a Catedral (Notre Dame), ni a Barrio Latino (se llama así debido a que la gente hablaba latín en dicho Barrio, el latín siempre ha sido idioma de la gente culta, y debido a ella, La Sorbone está ubicada allí), ni a Montparnasse (así como Montmartre era el lugar favorito para los pintores, Montparnasse era el lugar favorito para los escritores), ni al Museo Orsay, ni a … snif… el Museo Rodin.
Pero, en su defensa, he de decir, que de París me enamoró su vida nocturna… especialmente, si se torna en color rojo.

Ohhh sí, Toulouse Lautrec sí supo cómo inmortalizar el cabaret de mujeres de piernas largas y pechos pequeños y firmes… aparadores que venden sexo en vivo, y mil y un objetos par hacer más divertido y sui generis el acto sexual, anuncian la llegada al show más visitado en la ciudad del glamour.

Dos horas de ver mujeres topless en actos circenses, acompañadas de hombres hermosos pero totalmente vestidos, de ponis, de víboras, de trajes majestuosos, de ventrílocuos, de mil y un colores contrastando con la oscuridad interior.
Por la ínfima cantidad de ciento diez euros por persona.

Para al terminar salir rumbo al hotel situado a las afueras de la Ciudad, con la luna llena sobre París…. Convirtiendo en hombre lobo a más de uno.

París, ¿Yo te amo? La respuesta es No.
Mis gustos no son tan sofisticados.

Amé al Louvre, y no por su obra cumbre.
Amé al Moulin Rouge, y no por el can can.

Pero, siempre te recordaré París por ser la ciudad donde conocí a Otto, y el lugar donde me despedí de él.

*De fondo sonando algo que más o menos dice "Voulez vous coucher avec moi ce soir"*

jueves, 12 de agosto de 2010

Life must go on.

El jueves 15 de Abril de este año, escribí en este espacio virtual:
“Hace tiempo Fmi y yo vimos “Paris, je t’aime”, la cual terminó por robarnos el corazón ……, y pese a que no tenía intención alguna en la vida de conocer la Ciudad de la Luz, después de ver dicho filme, algo dentro de mí dijo “Tengo que ir alguna vez en mi vida.”, pero como sigo siendo vil jodida, pues no Money para pagar traslados y tomarme la foto en la Eiffel, así que tendrá que aguardar por mí, al fin que no importa la edad que se tenga o el momento que se esté viviendo “Siempre nos quedará París”, dispuesta a dejarse enamorar por nosotros.”.

Quién diría que un mes después estaría yo en una agencia de viajes informándome de precios, vuelos y tours.

La vida es un continuo devenir de ironías.



El viernes 23 de Julio de 2010, escribí:
“En corto, regreso.”

Quién diría que 17 días después estaría yo adentro de un vehículo en carretera, colisionándome contra un muro de contención y actualizando la posibilidad de haber escrito mi última entrada en el blog anunciando mi regreso sin que éste se llevara a cabo.

La vida es un continuo devenir de ironías.


Así que antes de postear toooodo lo acontecido durante las últimas dos semanas, voy a participar en el blog de Pelusa, haciendo un listado de las cosas que me estremecieron estos últimos días, pero, lo haré sin palabras, ahora será con imágenes.

Los posts, vienen después. ;)



















Life must go on.