martes, 20 de noviembre de 2012

Así fue....

"El espíritu no muere. Se traslada. Se duplica. A veces suple, e incluso, suplica. Desaparece, se le cree muerto. Reaparece." Carlos Fuentes.

Sophie se encontraba sentada frente a mí.
Me miraba con ternura y con aflicción, de esas aflicciones que sólo pueden entenderse de mujer a mujer.

Yo no podía articular palabra alguna, porque un nudo en mi garganta asfixiaba todo lo que trataba de decir.
Yo nunca había llorado por un hombre.
Sí, me había deprimido y había snifeado, pero nunca había llorado.

Estiré mi mano hacia Sophie, y le pasé mi celular, el cual tenía el mensaje que él me había enviado en un mail:

"Hola pequeña, me da mucha pena no poder corresponder a ese amor tan grande que sientes o sentiste por mi... la verdad soy demasiado vil o patán para tener a alguien o un ser tan puro a mi lado, jess del mismo modo quiero decirte que si hay algo en esta vida que pueda hacer por ti no dudes en pedirme siempre tendré muy bellos y buenos recuerdos de ti, pero no siento amor por ti, tengo mucho cariño y no quiero perderte al contrario quiero que algún día mi hijos te llamen tía jess e invitar a nuestras parejas a un día de campo o de vacaciones, lo nuestro es un secreto que solo tú y yo conocemos y se quedará guardado dentro de nosotros, te quiero mucho pequeña y espero no haberte lastimado como muy tontamente suelo hacerlo a las personas que más quiero.".

La vergüenza y humillación que sentía, hacía que mi vista se desviara hacia otro lado con tal de no ver los enormes ojos oscuros de Sophie.

Ella, tan empática, se levantó de su asiento, se hincó a mi lado, y colocó su cabeza junto a la mía.... Se empapó de mis lágrimas, y gracias a Deus no me dijo nada.
Sólo estuvo ahí.

Hay silencios que dicen más de mil palabras.
Y yo necesitaba el silencio de Ella.

Ese mail no había sido un balde de agua fría a mi corazón, no señor, había sido tan helada que casi sentía cómo quemaba mi piel.

El aire frío que llegaba a mi rostro y congelaba mi nariz, me golpeaba bruscamente tratando de hacerme reaccionar, y en ese momento..... lo dejé ir.......

Arriba de mí, ése Cielo, tan mío, tan suyo, tan nuestro, me observaba también en silencio.

Detrás de mí, jessie me miraba tristemente y tomaba notas en su diario.

A mi lado, Sophie me abrazaba y secaba mis lágrimas.

Y a kilómetros de distancia, un chico desconocido me enviaba, por equivocación, un mail invitándome a salir.

4 comentarios:

Simbad de la Porra dijo...

O_o

Ardilla... dijo...

Acepta tú también por error.

Sabina dijo...

hagamos de este año 365 días de alegría, sin importar que nos pase. ¿es un trato?

te quiero crayola, por todos estos años.

un abrazo de paz.

jess dijo...

joven De la Porra, :/ xD ;) :P :) :D jejeje abrazo tú!!!


Ardilla, pues sí, sí acepté :)
jeje besos tonta!!!!!


Crayola, es un trato :)
Por todos estos años, y todos estos comentarios, el cariño es totalmente recíproco :)
Beso fraternal.