domingo, 20 de mayo de 2012

Marcha Capitalina Anti EPN

"La gente consciente, NO vota por un Copete!".
Porra escuchada en la línea azul del metro capitalino a las 11:45 am del día sábado 19 de Mayo de 2012.

Había muchos contras para no ir: Estoy súper jodida $$$, tengo mil y un jale pendiente, había muchos rumores de que se cometerían actos violentos en contra de los -marchantes-, estoy viviendo una mega depresión que me hace no querer salir a ningún lado, entre otros.

Pero había algo a favor que fue decisivo: No soporto a EPN, no soporto sus mentiras, su tiranía, su prepotencia, su cinismo, su intolerancia, su ignorancia, su sola imagen me provoca náuseas.

Y decidí sumarme a la multitud de gente que, ejerciendo su libertad de expresión, se dio a la tarea de unirse al mediodía en el Zócalo Capitalino.

Me levanté a las 5 am del sábado, aún en contra de todos mis hábitos de holgazanería, y me fui a las 6 am hacia la Ciudad Capital, me fui acompañada de mi abuelito materno, quien en el camino me dijo sabiamente: "Si la democracia realmente existiera no valdría lo mismo el voto de una persona preparada e informada, que el de alguien que nisiquiera sabe leer y escribir.".

Llegué a la casa de mis tías y me uní a mi sis.

Ambas fuimos a tomar una combi que nos llevara a la línea azul del metro.

Fué mi primera marcha, y como toda primera vez, iba llena de adrenalina y de incertidumbre.

En cuanto pisé el DF, sentí ese profundo sentimiento de libertad que no he sentido en ninguna otra parte del mundo.
Ahí siento que puedo ser realmente Yo. Que no hay nadie conocido o desconocido que pase y restrinja mis actos, o que los repruebe.

En el metro vi a unos estudiantes que iban con pancartas en contra de EPN, a los vendedores ambulantes con sus mil y un gangas que no pude resistir, y por diez varos, compré un paquetito con dos plumas, un lapicero y un borrador.

Dos estaciones después, se subieron un hombre y una mujer de la tercera edad, cada uno iba por su cuenta, y por alguna razón kármica, ambos como que tuvieron un flash y comenzaron a ligar; ella pidió a la gente una pluma prestada para anotar el número telefónico de él y ponerse en contacto, y yo pensé: "Todo el mundo liga menos YO!!!" jajaja, y luego pensé: "Ahhhh acabo de comprar unas plumas", y le presté un bolígrafo con el cual ella anotó los datos de él.

Seguramente a estas alturas, ya fueron a tomar un ensure juntos jejejeje.
Y espero que el karma premie mi buena acción y me envíe a alguien decente para salir a tomar unas cheves :P

Total que cuando llegamos al Zócalo, faltaban diez minutos para el mediodía y sólo había una pequeña cantidad de personas alrededor de la Bandera.
Mi sis me dijo: "En las marchas gay hay muchísima más gente que esto.....".

Harris nos llamó para decirnos que nos alcanzaba en la bandera, mientras escuchábamos que la marcha iniciaría a las 12:30 por toda la calle Madero, y fue a dicha hora cuando la gente comenzó a salir de todos lados con sus pancartas, con sus boletines, con sus muestras de desaprobación hacia lo que EPN representa.

A la una llegó Harris, y de ahí nos incorporamos a la marcha.

Mientras marchábamos, había porras por todas partes, mucha gente tomando fotografías y video, un helicóptero sobrevolando la ruta, espectadores que apoyaban a los que sentíamos una misma causa en común.




Las noticias no compradas ya dijeron todo lo que pudo decirse, cerca de 46 mil personas fueron.
Con un saldo blanco, ningún percance violento como en Colima, sin acarreados, sin que nos hayan regalado nada para ir y sin afectar a terceros.

Después de recorrer los 5 km que nos separaban del Ángel de la Independencia, salimos hambrientos a comer a la Zona Rosa, y de ahí fuimos a tomar un drink al "Cielo de Cortés" que es el Bar del hotel llamado "Palacio de Cortés" situado a un costado de Bellas Artes, en lo que era la hora para tomar el trolebús y dirigirme a la central de autobuses para regresarme a mi Ciudad.

Todavía siento euforia al pensar en la tarde de ayer.

Quién sabe qué vaya a pasar este primero de Julio, pero NADIE podrá robarme nunca, el sentimiento gratificante de saber que yo, una ciudadana que vive en el Estado mocho y conservador por excelencia, tuve el impulso de recorrer 300 km para demostrar públicamente que tengo criterio, tengo noción histórica y AMO intensamente a mi país.

Voy contigo, AMLO.

Porque quiero seguir sintiéndome libre, sin que haya algún conocido o desconocido que pase a mi lado y restrinja o repruebe mis actos lícitos.


viernes, 11 de mayo de 2012

El inexorable paso del Tiempo.

“I was once like you are now
And i know that it's not easy
To be calm when you've found
Something's going on
But take your time, think a lot
Think of everything you've got
For you will still be here tomorrow
But your dreams may not.”
“Father and Son” by Cat Stevens.

En todo este tiempo que he estado ausente en mi vida virtual me he dado cuenta que no nos percatamos del inexorable paso del tiempo a través de nuestra propia imagen reflejada en un espejo.

No. Lo hacemos con la imagen que percibimos de las demás personas.

Recuerdo que cuando yo era infante, las amigas de mi mamá me veían y me decían: “Por Deus jessie ya no crezcas más!!! Ya estoy envejeciendo!!”, y yo pensaba que eran señoras exageradas, yo me seguía viendo y sintiendo una chiquilla imberbe.

Ahora soy yo la amiga de las mamás que huyo al momento de ver a sus hijos porque apenas fue ayer cuando los ví recién nacidos, y ahora… bueno, ahora ya hasta corren.

Pero, creo que toda esa catarsis interna de reconocimiento del tiempo es llevadera porque me sigo sintiendo joven.
El verdadero colapso mental y emocional viene cuando te das cuenta de que a quien tú amas comienza su declive físico.

Papufo nació en 1944.

Y últimamente lo he visto no cansado, ni enfermo, vaya! Sigue teniendo una lucidez envidiable, y una memoria perfecta.

Sigue siendo brillante en sus razonamientos.

Pero veo que ya está comenzando una etapa de cansancio físico.

La verdad es que yo creo que así como va, llegará a los 80’s por su propio pie y con su misma lucidez.

Pero me cuesta mucho trabajo aceptar el hecho de que algún día, me despediré de él.

Y el interior duele.

Y por un lado están todos esos sentimientos encontrados y por el otro lado, mi mente dice que tengo que comenzar a tomar riendas en el asunto.

Mi principal problema con mi personalidad es que el lado emocional pesa más, mucho más que mi lado racional.

Lo que la propia lógica demanda es que yo estaré ahí mañana, pero quizás mis sueños no.

Y es entonces, cuando entendemos a cabalidad la fatalidad del tiempo.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Encinos

¿Qué son esos árboles?.- Pregunté yo esa mañana veraniega de Agosto.
“Son encinos.”.- Respondió él, con una voz que el tiempo no ha podido borrar.

La verdad es que es lo único que recuerdo que me dijo durante ese trayecto por esa linda vereda de encinos rígidamente formados, aún desconozco el proceso selectivo que nuestra mente realiza con todos nuestros recuerdos.

Aún a la fecha cuando saco la ropa de verano y guardo la de invierno, veo en mi clóset la vestimenta que llevaba puesta ese día, la doblo y la coloco en la ropa que nunca más usaré.
Hace una talla que dejó de quedarme, pero por alguna extraña, cursi, nostálgica o masoquista razón, todavía no me animo a sacar de mi clóset.

Quizás hubo uno, dos, tres o cuatro malos entendidos.

Quizás mi memoria nunca se perdonó el haber fallado en ese día tan importante para él.

Traté de mil y un maneras de transformar mi enamoramiento en amistad pura.

Pero aún en la amistad pura, el sentimiento de rechazo es el más jodidamente doloroso.

Aún cuando el rechazo, sea un mal entendido.


- ¿Qué árbol es ése? – Me preguntó una compañera laboral hoy mientras veía una imagen en mi monitor.

- “Es un encino.”- Respondí yo.