lunes, 29 de octubre de 2012

Oda al Dolor.

"Las personas buenas, te obsequian alegrías; las malas, te obsequian aprendizajes; y las mejores, te obsequian recuerdos.......".
Oído en el camión que me conducía a la T1 el 27 de Septiembre de 2012.


Cuando una persona no sabe por dónde iniciar una historia es por dos razones, o porque está muy eufórica, o porque tiene una fuerte opresión en el pecho.

Quisiera, de verdad quisiera, que mi caso fuera por el primer supuesto.

Son tantas historias entrelazadas en el transcurso de tanto tiempo, tantos posts dedicados a él y sólo a él...
Sólo Deus sabe que si alguna vez en mi vida pensé en el matrimonio, fué al lado de él.
Sólo Deus sabe la manera en que una señal suya de vida me hacía sentir mariposas, y me hacía sentir tan.... feliz.

No hace mucho decidí que lo nuestro era un continuo vaivén ridículo que no me llevaba hacia ningún lado, y fue cuando volvió a aparecer, y a buscarme continuamente, aún cuando yo no entendía por qué si no éramos tan amigos.

Para qué me invitaba a salir, o al cine, o a su Ciudad.
Para qué me presentaba a sus amigos y me mostraba su mundo.
Para qué tomaba mi mano y quebraba mi mundo.
Para qué hacía conmigo un viaje en carretera.
Para qué comentaba mis fotografías y decía que me veía bonita.
Para qué me decía frente a frente que yo era hermosa.
Para qué me platicaba de música, de libros, de recuerdos de su vida.
Para qué me quitaba la ropa y desnudaba no sólo mi cuerpo, sino también mi alma.
Para qué me abrazaba tiernamente por las noches, con o sin sexo de por medio.

Odio que seas el único hombre que haya sentido los latidos de mi corazón.

Odio la estúpida manera en que hacías latir intensamente mi corazón.

Odio que fueras tan bueno en la cama para después abrazarme y cuidar mis sueños.

Odio saber que ahora alguien más serà dueña de esa parte de ti.

Odio estar llorando en estos momentos.

Odio no poder maldecirte, porque únicamente mereces todo lo bueno que pueda llegar a tu vida.

Odio no ser yo lo bueno que llega a tu vida.....