martes, 7 de febrero de 2012

Día 07.- Domingo de Enamorados y De Tomorrow Never Die.

"El destino no es otra cosa que una oportunidad aprovechada."
Charles de Gaulle.

Y fué así que el destino llegó a mí en forma de un sueño.
Y he de decir, que es el sueño más dulce que alguien pudiera evocar.
Nada impío había entre ambos, todo era nítido y el frenesí causado por las manecillas del reloj sólo perfeccionaba más tu figura viril en mi retina.

Por alguna extraña razón, el cosmos quiere que sólo me enamore en los brazos de Morfeo.
Y fué así como entendí cabalmente que la vida es sueño.
Y mis sueños, sueños son.

------------------------------------------------------

A las ocho am me paré a bañar, aún y cuando ya llevaba dos horas despierta no tenía ánimos de salir de cama.

Ese día estaba planeado ir al Memorial, al Central Park, despedirnos de Carlos y cenar en un crucero.

Carlos llegó puntual como siempre, y aún y cuando sonreíamos, sabíamos que el viaje tan increíble hacia la Gran Manzana estaba llegando a su fin.

- Eso del Memorial a donde quieres ir qué se supone que es Carlos?- Decía yo mientras caminábamos rumbo al metro.

- Como que qué es?!?!?!?!?!- respondía él- Es lo más impresionante que hayas visto en toda tu vida!! Es el conjunto de edificios que se están construyendo donde antes estaban las torres gemelas!!!

- ....... eso suena como a aburrido.- Decía yo- Mejor vamos a la ONU!-

- .... Haremos como que no oímos eso.- Contestaba Carlos mientras seguíamos andando por las calles de Times Square.

Para entrar a los cubos donde estaban asentadas las Torres Gemelas, uno puede sacar cita vía internet, pero si no, uno va a cuatro cuadras del lugar, toma su boleto (que es gratuito) que tiene un horario dependiendo cuánta gente hay delante de ti entrando, y ya una vez que es tu hora de entrada, entregas tu boleto a un lugar celosamente custodiado por la policía estadounidense.












Una vez ahí, la verdad te rodean vibras raras, es como el dedo en la llaga norteamericana, es simplemente, agradecer el hecho de estar vivo.

Aún y con todas las muertes provocadas por las continuas guerras del poder, lo único seguro es que el mañana nunca muere, continuamente se redefine, aún a costa de vidas humanas inocentes.

Recorrimos un Central Park lleno de gente y de energía increíblemente positiva, Central Park es el exquisito contraste entre un mundo artificial y material, y un mundo natural y genuino.

Ardilla y Carlos buscaron la estatua de Alicia, mientras yo me quedaba sola aclarando mis pensamientos.

Cuando nos volvimos a encontrar, nos dirigimos a nuestro hotel para despedirnos de Carlos, de mi tierna coincidencia.

Pocos han sido los abrazos masculinos que han transmitido tanto como ése..... era abrazar a un chico que ha venido a darle nuevos bríos joviales y energetizantes a mi vida.

Por la noche, Ardilla y yo nos dirigimos a cerrar con broche de oro nuestro increíble viaje a cenar a un crucero a lo largo de todo Manhattan.

El buffet estaba delicioso y había música clásica sonando de fondo, era una escena muy neoyorkina.... A un lado de nuestra mesa, había una pareja norteamericana, no neoyorkina, que se miraban con profundo amor el uno al otro; del otro lado, una pareja francesa fría y malhumorada de a madres...... y en medio, Ardilla y yo, viendo las distintas caras de Amor.

Antes de regresar, un hombre le pidió matrimonio a su novia, y ella dijo que sí, que sí aceptaba.

Ha sido la única vez que me ha tocado ver a un hombre pedirle matrimonio a una mujer.

No sé si vuelva a verlo en mi vida, pero es una escena muy eufórica para todos los que podemos presenciarlo.

Cuando el barco finiquitó su paseo, de fondo sonaba Frankie: "New York, New York"....

Amo los clichés.
Amo los finales felices.

Y yo que no amo las segundas partes, con gusto regresaría una y otra vez a los brazos de La contrastante Ciudad que Nunca Duerme.




6 comentarios:

Simbad de la Porra dijo...

los sueños no son mas que deseos contenidos, a veces los exteriorizamos, y a veces nos quedamos en la cama.

pez dijo...

esto de los gringos es como los romanos, algún día caerán

y no es que les desee uno mal, sino que tanto daño han hecho, que sería simple justicia divina

el otro día veía yo en cable Los archivos secretos (de Vietnam), y decían que al defender una colina habían perdido digamos 600 hombres, a quienes llorarían sus padres, novias, hermanas, primos. Y luego así como no queriendo mencionaban que de parte del Vietcong habían perecido en ese combate 2000 o 3000 de ellos. A ellos no los lloraría nadie, puesto que todo mundo sabe que los malosos no tienen madre (OK, esto no lo dijeron, pero quedó sobreentendido, jaja)

El hombre del traje gris dijo...

ya te fuiste de vaga otra vez y aun no puedes acabar con esta reseña... deberías cambiar tu twitter a @purasvergüenzas

jess dijo...

joven De la Porra, quizás, quizás, quizás........


Pez, fíjate que yo tampoco le deseo mal a nadie, y sé que muchos estadounidenses no querían (quieren) ni aprobaban (aprueban) esa estúpida guerra, y es injusto que las decisiones de unos pocos sean fatales para la totalidad de los ciudadanos.
Y.... precisamente hace no mucho, un amigo mío me decía que por qué yo admiraba a Hitler si había sido un tirano, y yo le respondí que por el lado moral no lo admiraba, sino por el lado estratega y político....
Es lo malo de ser los perdedores en la historia, nunca nadie les da el mérito que realmente merecen.
Besos virtuales!!!!!!
Muuuuaaaaaaaaccccckkkkkkkk!!!!


Pupilo, jejejeeje ya la finiquitéeee wiiiiiiiii!!!!! luego de mil años jejeje pero qué quieres, el jale está demandante!!! y bueeeeeno, nomás porque tú lo pediste... sigue el nuevo viajecín!!! wiiiiiiiiiii!!!!
:D


Gracias por sus comens!!!!

Ardilla... dijo...

Pobres arbolillos, por qué les ponen luces? Luego por eso se enferman y ahí están ora sí llevándolos a los museos para tratamiento intensivo. Mamadas.

jess dijo...

A mí sí me gustaron!!!! jajajaja en Chicago, les ponían su sweater en el suelo para que no se murieran de frío.... se veían re-bonitos :)
Abrazo tonta!!! :D