martes, 20 de noviembre de 2012

Así fue....

"El espíritu no muere. Se traslada. Se duplica. A veces suple, e incluso, suplica. Desaparece, se le cree muerto. Reaparece." Carlos Fuentes.

Sophie se encontraba sentada frente a mí.
Me miraba con ternura y con aflicción, de esas aflicciones que sólo pueden entenderse de mujer a mujer.

Yo no podía articular palabra alguna, porque un nudo en mi garganta asfixiaba todo lo que trataba de decir.
Yo nunca había llorado por un hombre.
Sí, me había deprimido y había snifeado, pero nunca había llorado.

Estiré mi mano hacia Sophie, y le pasé mi celular, el cual tenía el mensaje que él me había enviado en un mail:

"Hola pequeña, me da mucha pena no poder corresponder a ese amor tan grande que sientes o sentiste por mi... la verdad soy demasiado vil o patán para tener a alguien o un ser tan puro a mi lado, jess del mismo modo quiero decirte que si hay algo en esta vida que pueda hacer por ti no dudes en pedirme siempre tendré muy bellos y buenos recuerdos de ti, pero no siento amor por ti, tengo mucho cariño y no quiero perderte al contrario quiero que algún día mi hijos te llamen tía jess e invitar a nuestras parejas a un día de campo o de vacaciones, lo nuestro es un secreto que solo tú y yo conocemos y se quedará guardado dentro de nosotros, te quiero mucho pequeña y espero no haberte lastimado como muy tontamente suelo hacerlo a las personas que más quiero.".

La vergüenza y humillación que sentía, hacía que mi vista se desviara hacia otro lado con tal de no ver los enormes ojos oscuros de Sophie.

Ella, tan empática, se levantó de su asiento, se hincó a mi lado, y colocó su cabeza junto a la mía.... Se empapó de mis lágrimas, y gracias a Deus no me dijo nada.
Sólo estuvo ahí.

Hay silencios que dicen más de mil palabras.
Y yo necesitaba el silencio de Ella.

Ese mail no había sido un balde de agua fría a mi corazón, no señor, había sido tan helada que casi sentía cómo quemaba mi piel.

El aire frío que llegaba a mi rostro y congelaba mi nariz, me golpeaba bruscamente tratando de hacerme reaccionar, y en ese momento..... lo dejé ir.......

Arriba de mí, ése Cielo, tan mío, tan suyo, tan nuestro, me observaba también en silencio.

Detrás de mí, jessie me miraba tristemente y tomaba notas en su diario.

A mi lado, Sophie me abrazaba y secaba mis lágrimas.

Y a kilómetros de distancia, un chico desconocido me enviaba, por equivocación, un mail invitándome a salir.

lunes, 29 de octubre de 2012

Oda al Dolor.

"Las personas buenas, te obsequian alegrías; las malas, te obsequian aprendizajes; y las mejores, te obsequian recuerdos.......".
Oído en el camión que me conducía a la T1 el 27 de Septiembre de 2012.


Cuando una persona no sabe por dónde iniciar una historia es por dos razones, o porque está muy eufórica, o porque tiene una fuerte opresión en el pecho.

Quisiera, de verdad quisiera, que mi caso fuera por el primer supuesto.

Son tantas historias entrelazadas en el transcurso de tanto tiempo, tantos posts dedicados a él y sólo a él...
Sólo Deus sabe que si alguna vez en mi vida pensé en el matrimonio, fué al lado de él.
Sólo Deus sabe la manera en que una señal suya de vida me hacía sentir mariposas, y me hacía sentir tan.... feliz.

No hace mucho decidí que lo nuestro era un continuo vaivén ridículo que no me llevaba hacia ningún lado, y fue cuando volvió a aparecer, y a buscarme continuamente, aún cuando yo no entendía por qué si no éramos tan amigos.

Para qué me invitaba a salir, o al cine, o a su Ciudad.
Para qué me presentaba a sus amigos y me mostraba su mundo.
Para qué tomaba mi mano y quebraba mi mundo.
Para qué hacía conmigo un viaje en carretera.
Para qué comentaba mis fotografías y decía que me veía bonita.
Para qué me decía frente a frente que yo era hermosa.
Para qué me platicaba de música, de libros, de recuerdos de su vida.
Para qué me quitaba la ropa y desnudaba no sólo mi cuerpo, sino también mi alma.
Para qué me abrazaba tiernamente por las noches, con o sin sexo de por medio.

Odio que seas el único hombre que haya sentido los latidos de mi corazón.

Odio la estúpida manera en que hacías latir intensamente mi corazón.

Odio que fueras tan bueno en la cama para después abrazarme y cuidar mis sueños.

Odio saber que ahora alguien más serà dueña de esa parte de ti.

Odio estar llorando en estos momentos.

Odio no poder maldecirte, porque únicamente mereces todo lo bueno que pueda llegar a tu vida.

Odio no ser yo lo bueno que llega a tu vida.....

jueves, 27 de septiembre de 2012

Nunca digas "Nunca".

Hace mucho escuché en la radio una frase que decía: "Lo que en nuestra infancia es exótico, en la adolescencia se vuelve erótico."

Y me atrevo a afirmar que lo que en la adolescencia es exótico, en la madurez se vuelve erótico.

Mi vida ha sido un continuo devenir de extremo a extremo, si alguna vez he hecho parada en un justo medio, la verdad ni me he percatado de ello.

En la adolescencia estaba obsesionada con que una mujer no debería maquillarse, ni pintarse el pelo, ni arreglarse, so pena de parecer boba.

Juré que nunca, jamás en la vida me teñiría el pelo, y bueeee....

Larga vida al Peróxido.

En mi adolescencia juré que iba a tener relaciones sexuales hasta que me casara, y ..... digamos que sólo quedó en eso, un lindo recuerdo adolescente jejeje.

En mi adolescencia temía los efectos del alcohol, y miren, miren nomás!

Después de la primera vez que me negaron la VISA, juré que NUNCA más volvería a aplicar, y ..... más rápido cae un hablador que un cojo jejejeje.


....

Hace dos años juré que por ningún motivo volvería a la Ciudad de la Luz....

...... y mientras esta entrada programada aparece en mi blog, yo estaré volando hacia el otro lado del charco.... haciendo parada en el Oktoberfest.

Yeah!!!!

Regreso con la crónica y las pics ;)


sábado, 8 de septiembre de 2012

Todavía puedo verlo arder.

"Todo arde si le aplicas la chispa adecuada."
Héroes del Silencio.

Recuerdo la vieja estufa de la casa paterna.
Era la estufa original que tuvo mi abuela paterna, o sea que era de las primeras estufas que se vendieron en esta Ciudad.
No era como las estufas actuales que funcionan a base de electricidad.
Su mecanismo de encendido era: 1.- Prender un Cerillo, 2.- Girar la perilla de la estufa por donde el gas salía, 3.- Bajar el cerillo por entre la parrilla, 4.- En cuanto salía la flama, tirar el cerillo y quitar en chinga la mano para evitar que tus dedos se quemaran.

En teoría parecía muy fácil.
Inclusive, cuando yo era niña y veía a mi Mamufa hacerlo, parecía de lo más fácil.

Cuando cumplí diez años, un día, Mamufa me tomó de la mano y me llevo enfrente de la estufa, me dio una caja de cerillos y me dijo que prendiera una parrilla.
Mi primera reacción fue decirle a mi progenitora: "No sé hacerlo".
Ella me vio fijamente y me dijo: "Hoy vas a aprender, observa bien, porque lo haré sólo una vez y luego tú lo harás sola."

Hizo el ritual de prender la estufa, y al salir la flama, pensé que ella me diría "Bueno, ya vete, yo sigo prendiendo la estufa siempre.", pero no, la apagó inmediatamente y al unísono algo dentro de mí entro en pánico.

¿Por qué los padres te hacían tenerle miedo o temor a la estufa cuando eres niño y te prohiben acercarte a ella, si cuando creces un poco más te obligan a hacer lo contrario?

Yo sólo podía ver fuego delante de mí.
Yo que soy nacida bajo la casa de Acuario, le tengo pánico al elemento fuego, siempre ha sido así.

Mamufa me dio la caja de cerillos y me miró fijamente.

Prendí el cerillo con todo el miedo posible, mientras mi otra mano temblando giraba la perilla del gas, y al tratar de acercar el cerillo, su mecha se consumió toda y la llama alcanzó mis dedos y los quemó.
Tiré inmediatamente el cerillo y apagué el gas.
Volteé a ve a Mamufa con lágrimas en los ojos y le dije que no podía.
Ella me dijo: "Te vas a quedar aquí, y vas a tratar una y otra vez hasta que puedas hacerlo. Es por tu bien. Yo me voy por mientras a lavar la ropa.".

Sólo Deus sabe cuántos cerillos prendí esa tarde, cuánto gas se escapó mientras giraba la perilla abriéndola, y cuán quemados quedaron mis dedos al tratar de prenderla una y otra vez.

Y mientras las lágrimas del dolor quemaban mis mejillas, yo sólo pensaba en que Mamufa me odiaba y quería lastimarme, porque de lo contrario, no me tendría de pie haciendo algo que ella sabía hacer a la perfección y sin lastimarse.

En algún momento de la tarde, por alguna extraña razón, el gas y la chispa del cerillo hicieron click, y delante de mí se creó un círculo azul de fuego.

Años, muchos años más tarde de ése episodio me encontré en mi cubículo laboral leyendo una Sentencia -parcialmente- a favor mío, pero ése parcialmente y nada eran casi lo mismo.

No puedo negar que me da pánico la idea de que cada día que pasa tengo más responsabilidades laborales, mi jefe dice que me está preparando para que el día -el cual espero llegue dentro de muchos años más- él se retire, yo tome su lugar y me quede al frente del bufete jurídico para el cual trabajo.

Y mi problema, en gran medida de inseguridad, radica en que mis ambiciones no son llegar a ser jefe un día.
Yo siempre he creído que soy una excelente mano derecha.
Soy increíblemente buena obedeciendo órdenes, captando ideas y plasmándolas en una hoja en blanco.
Pero..... siempre he dudado mucho de mi capacidad para estar al frente de algo.
Siempre he creído que no soy tan buena al frente, como lo soy a un lado.
Y no es falsa modestia, sino realismo.

Estoy acostumbrada a que el jefe sea quien lleve los asuntos importantes de la oficina, me de indicaciones, o en su caso, me dicte los razonamientos.

Hace dos semanas, llegó una Sentencia en contra, y yo fui al cubículo del jefe a hacérselo saber, y a preguntarle cuándo íbamos a trabajar en la apelación.
Él nisiquiera miró la sentencia, nisiquiera me miró a los ojos, sólo dijo mientras revisaba otros documentos: "No voy a ayudarte en nada de ese asunto, hazlo tú sola, este momento debía llegar algún día.".

Yo sentí nuevamente el mismo pánico que de niña sentí cuando Mamufa me dejó sola frente a la estufa y con la caja de cerillos en mis manos.

Duré una semana entera sin querer leer detenidamente la Sentencia... sólo la última hoja que decía: "No procede, no procede, no procede y procede parcialmente.".

Hasta que, con el reloj en contra, decidí enfrentarme a la Sentencia, durar horas leyendo el expediente entero,horas leyendo el Código, horas haciendo anotaciones y horas frente a mi lap, recibiendo el dictado que me hacía mi propia mente de todo lo aprendido con el jefe.

El viernes metí la apelación al Juzgado.

No sé si vaya a ganar la Segunda Instancia o no, sólo puedo decir que..... en estos momentos, vuelvo a sentir la misma satisfacción que de niña sentí, cuando mis dedos quedaron quemados tras varios intentos fallidos de prender la estufa, pero delante de mí había una llama azul de fuego.


martes, 10 de julio de 2012

Across the Universe

"If God is a DJ, Life is a dance floor, Love is a rhythm, and You are the music."


De todas las manías que poseo, hay una que conservo con especial ahínco.

Siempre he creído que llegamos a conocer más a una persona realizando un viaje juntos por carretera que en la intimidad.

No importa el destino, ni el tiempo que haya carretera a nuestro alrededor, lo importante es llevar a alguien en el asiento del copiloto, o en su caso, ocupar uno mismo dicho asiento.

La carretera dese mi parecer, es el territorio incierto y al mismo tiempo conocido, en el que ambas mentes y espíritus se muestran cual son realmente.

Es estar en contacto con el todo, y compartir ese momento con alguien más.

Es ver de reojo la manera en que alguien más se concentra en el volante, y… si tienes suerte, es ver la manera en que con una mano conduce, y con la otra, de vez en vez, acaricia la tuya.

Nuestra historia ha estado llena de altibajos: Aparece un instante, y desparece por grandes períodos de tiempo, y cuando comienzo a olvidarlo, nuevamente aparece y le inyecta adrenalina a mi corazón.

Irónica y vulgarmente, es lo único que me inyectaba durante seis años, adrenalina. Ja!

Había hecho todo lo posible e imposible para que me volviera a besar como el día en que nos conocimos.

Me alacié el pelo, usé escote, usé perfume lujurioso, lo embriagué, me le insinué, hice todo lo sensatamente correcto hasta ese momento, y nada.

Fue en algún mes de Marzo cuando aconteció.

En un momento en que nuestra amistad estaba más fría que un iceberg, él vino desde su actual residencia tapatía hasta mi lugar de residencia olvidado de toda civilización.

Cuando me dijo que me visitaría, la verdad yo pensé que abortaría la misión, que como siempre cancelaría a última hora, y hasta hice planes para ese fin, máxime que hubo sucesos extraordinarios ese viernes y no había salidas de la central camionera de su Ciudad.

Y él, en lugar de regresarse a su casa, esperó y esperó y esperó hasta que salió un camión hacia Guanajuato.

Llegó a la una de la mañana a la central, y yo pasé por él.

No puedo negar que sentí una inmensa alegría al verlo parado esperando por mí.

Hacía más de un año que no le había visto.

Y no sabía cuáles eran los planes de él, cuándo iba a regresarse o qué quería hacer, nada, no había ni un solo plan.

Sólo éramos, él y yo.

En mi mundo, no tener un plan me friquea, no sé qué hacer, se me cierra el mundo no tener una directriz, y él, aún siendo de mi misma casa astral, es todo lo contrario, sólo deja que el Universo fluya.

Y esa parte de él, es tan….. adorable.

Desde que se subió a runrún hasta el día domingo por la noche en que lo volví a dejar en la Central, no me dejó pagar un solo centavo.

Todo, todo, TODO lo pagó él.

Comidas, desayunos, cenas, cervezas, drinks, cine, antojos, todo…..

Y he de decir, que es una sensación orgásmica.

Se quedó a dormir en mi casita, Mamufa es de la idea de que nuestros amigos siempre son bienvenidos a pasar la noche con nosotros, y la neta se porta increíble con nuestras amistades.

Fuimos el sábado por la tarde a Guanajuato capital, y mientras él elegía la música, yo ponía atención al frente del volante; y mientras él sonreía, mi corazón latía al unísono.

Ése fin de semana no hubo besos apasionados, mi miradas lascivas, mucho menos sexo tierno o desenfrenado.

El destino quiso que fueran unos meses después cuando él besara tiernamente mi espalda desnuda después de hacerme el amor.

Sólo sé que ése fin de semana de Marzo hubo algo más íntimo entre él y yo: hubo un viaje en carretera.

domingo, 20 de mayo de 2012

Marcha Capitalina Anti EPN

"La gente consciente, NO vota por un Copete!".
Porra escuchada en la línea azul del metro capitalino a las 11:45 am del día sábado 19 de Mayo de 2012.

Había muchos contras para no ir: Estoy súper jodida $$$, tengo mil y un jale pendiente, había muchos rumores de que se cometerían actos violentos en contra de los -marchantes-, estoy viviendo una mega depresión que me hace no querer salir a ningún lado, entre otros.

Pero había algo a favor que fue decisivo: No soporto a EPN, no soporto sus mentiras, su tiranía, su prepotencia, su cinismo, su intolerancia, su ignorancia, su sola imagen me provoca náuseas.

Y decidí sumarme a la multitud de gente que, ejerciendo su libertad de expresión, se dio a la tarea de unirse al mediodía en el Zócalo Capitalino.

Me levanté a las 5 am del sábado, aún en contra de todos mis hábitos de holgazanería, y me fui a las 6 am hacia la Ciudad Capital, me fui acompañada de mi abuelito materno, quien en el camino me dijo sabiamente: "Si la democracia realmente existiera no valdría lo mismo el voto de una persona preparada e informada, que el de alguien que nisiquiera sabe leer y escribir.".

Llegué a la casa de mis tías y me uní a mi sis.

Ambas fuimos a tomar una combi que nos llevara a la línea azul del metro.

Fué mi primera marcha, y como toda primera vez, iba llena de adrenalina y de incertidumbre.

En cuanto pisé el DF, sentí ese profundo sentimiento de libertad que no he sentido en ninguna otra parte del mundo.
Ahí siento que puedo ser realmente Yo. Que no hay nadie conocido o desconocido que pase y restrinja mis actos, o que los repruebe.

En el metro vi a unos estudiantes que iban con pancartas en contra de EPN, a los vendedores ambulantes con sus mil y un gangas que no pude resistir, y por diez varos, compré un paquetito con dos plumas, un lapicero y un borrador.

Dos estaciones después, se subieron un hombre y una mujer de la tercera edad, cada uno iba por su cuenta, y por alguna razón kármica, ambos como que tuvieron un flash y comenzaron a ligar; ella pidió a la gente una pluma prestada para anotar el número telefónico de él y ponerse en contacto, y yo pensé: "Todo el mundo liga menos YO!!!" jajaja, y luego pensé: "Ahhhh acabo de comprar unas plumas", y le presté un bolígrafo con el cual ella anotó los datos de él.

Seguramente a estas alturas, ya fueron a tomar un ensure juntos jejejeje.
Y espero que el karma premie mi buena acción y me envíe a alguien decente para salir a tomar unas cheves :P

Total que cuando llegamos al Zócalo, faltaban diez minutos para el mediodía y sólo había una pequeña cantidad de personas alrededor de la Bandera.
Mi sis me dijo: "En las marchas gay hay muchísima más gente que esto.....".

Harris nos llamó para decirnos que nos alcanzaba en la bandera, mientras escuchábamos que la marcha iniciaría a las 12:30 por toda la calle Madero, y fue a dicha hora cuando la gente comenzó a salir de todos lados con sus pancartas, con sus boletines, con sus muestras de desaprobación hacia lo que EPN representa.

A la una llegó Harris, y de ahí nos incorporamos a la marcha.

Mientras marchábamos, había porras por todas partes, mucha gente tomando fotografías y video, un helicóptero sobrevolando la ruta, espectadores que apoyaban a los que sentíamos una misma causa en común.




Las noticias no compradas ya dijeron todo lo que pudo decirse, cerca de 46 mil personas fueron.
Con un saldo blanco, ningún percance violento como en Colima, sin acarreados, sin que nos hayan regalado nada para ir y sin afectar a terceros.

Después de recorrer los 5 km que nos separaban del Ángel de la Independencia, salimos hambrientos a comer a la Zona Rosa, y de ahí fuimos a tomar un drink al "Cielo de Cortés" que es el Bar del hotel llamado "Palacio de Cortés" situado a un costado de Bellas Artes, en lo que era la hora para tomar el trolebús y dirigirme a la central de autobuses para regresarme a mi Ciudad.

Todavía siento euforia al pensar en la tarde de ayer.

Quién sabe qué vaya a pasar este primero de Julio, pero NADIE podrá robarme nunca, el sentimiento gratificante de saber que yo, una ciudadana que vive en el Estado mocho y conservador por excelencia, tuve el impulso de recorrer 300 km para demostrar públicamente que tengo criterio, tengo noción histórica y AMO intensamente a mi país.

Voy contigo, AMLO.

Porque quiero seguir sintiéndome libre, sin que haya algún conocido o desconocido que pase a mi lado y restrinja o repruebe mis actos lícitos.


viernes, 11 de mayo de 2012

El inexorable paso del Tiempo.

“I was once like you are now
And i know that it's not easy
To be calm when you've found
Something's going on
But take your time, think a lot
Think of everything you've got
For you will still be here tomorrow
But your dreams may not.”
“Father and Son” by Cat Stevens.

En todo este tiempo que he estado ausente en mi vida virtual me he dado cuenta que no nos percatamos del inexorable paso del tiempo a través de nuestra propia imagen reflejada en un espejo.

No. Lo hacemos con la imagen que percibimos de las demás personas.

Recuerdo que cuando yo era infante, las amigas de mi mamá me veían y me decían: “Por Deus jessie ya no crezcas más!!! Ya estoy envejeciendo!!”, y yo pensaba que eran señoras exageradas, yo me seguía viendo y sintiendo una chiquilla imberbe.

Ahora soy yo la amiga de las mamás que huyo al momento de ver a sus hijos porque apenas fue ayer cuando los ví recién nacidos, y ahora… bueno, ahora ya hasta corren.

Pero, creo que toda esa catarsis interna de reconocimiento del tiempo es llevadera porque me sigo sintiendo joven.
El verdadero colapso mental y emocional viene cuando te das cuenta de que a quien tú amas comienza su declive físico.

Papufo nació en 1944.

Y últimamente lo he visto no cansado, ni enfermo, vaya! Sigue teniendo una lucidez envidiable, y una memoria perfecta.

Sigue siendo brillante en sus razonamientos.

Pero veo que ya está comenzando una etapa de cansancio físico.

La verdad es que yo creo que así como va, llegará a los 80’s por su propio pie y con su misma lucidez.

Pero me cuesta mucho trabajo aceptar el hecho de que algún día, me despediré de él.

Y el interior duele.

Y por un lado están todos esos sentimientos encontrados y por el otro lado, mi mente dice que tengo que comenzar a tomar riendas en el asunto.

Mi principal problema con mi personalidad es que el lado emocional pesa más, mucho más que mi lado racional.

Lo que la propia lógica demanda es que yo estaré ahí mañana, pero quizás mis sueños no.

Y es entonces, cuando entendemos a cabalidad la fatalidad del tiempo.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Encinos

¿Qué son esos árboles?.- Pregunté yo esa mañana veraniega de Agosto.
“Son encinos.”.- Respondió él, con una voz que el tiempo no ha podido borrar.

La verdad es que es lo único que recuerdo que me dijo durante ese trayecto por esa linda vereda de encinos rígidamente formados, aún desconozco el proceso selectivo que nuestra mente realiza con todos nuestros recuerdos.

Aún a la fecha cuando saco la ropa de verano y guardo la de invierno, veo en mi clóset la vestimenta que llevaba puesta ese día, la doblo y la coloco en la ropa que nunca más usaré.
Hace una talla que dejó de quedarme, pero por alguna extraña, cursi, nostálgica o masoquista razón, todavía no me animo a sacar de mi clóset.

Quizás hubo uno, dos, tres o cuatro malos entendidos.

Quizás mi memoria nunca se perdonó el haber fallado en ese día tan importante para él.

Traté de mil y un maneras de transformar mi enamoramiento en amistad pura.

Pero aún en la amistad pura, el sentimiento de rechazo es el más jodidamente doloroso.

Aún cuando el rechazo, sea un mal entendido.


- ¿Qué árbol es ése? – Me preguntó una compañera laboral hoy mientras veía una imagen en mi monitor.

- “Es un encino.”- Respondí yo.

domingo, 25 de marzo de 2012

La Bestia.

"Entre la bella y la bestia, no hay superioridad; su olor atrae a la ciencia, su carne al predador."
Miguel Bosé.

Era aquella edad dorada de la inocencia, cuando mi abuelo paterno llegó sin previo aviso a la casa paterna.

Yo, que casi no convivía con él, sentí mucha curiosidad al verlo bajar de las escaleras.

Y ví que traía entre sus manos a un gallo.

He de decir que es el gallo más feo que he visto en toda mi vida.

Era un gallo obeso, de esos que en alguna época gloriosa de su vida fue de pelea, sus ojos estaban siempre rojos, y tenía doble cresta.

Francamente me daba asco.

Pero... era un regalo del abuelo que en nuestra infancia nunca nos dió nada.... Sólo ese asqueroso gallo de pelea.

Escuché que le decía a mi papá que lo había llevado porque era un gallo muy macho, para que "pisara" a nuestras gallinas del corral.

Mamufa nunca vio de buen gusto a ese gallo, porque nuestros gallos y gallinas realmente vivían tranquila y campiranamente, no necesitaban de un gallo de mala muerte, por mucha fama de muy macho que tuviera.

Nuestro abuelo echó a su gallo a nuestro gallinero, y se fué.

Mi sis y yo vimos con gran indignación cómo esa bestia llegó, y a los tres gallos bonitos que teníamos, luego, luego les echó bronca, su cresta se le infló y sometió a los otros tres gallos.

Cada vez que un gallo andaba tras una de las muchas gallinas del corral, la Bestia se encabronaba y le salía al quite al pobre gallo para impedir que siquiera tocara a la gallina.

Todas las gallinas eran intocables para los demás pobres gallos.

Un día, mi sis y yo fuimos a darles de comer a las gallinas al corral, mi sis se agachó y la Bestia Emplumada se esponjó y atacó a mi sis a picotazos, yo paralizada y llena de terror, fuí corriendo con Mamufa a acusar a la Bestia.

Mamufa que no soportaba más a la Bestia, agarró una escoba y fue corriendo al corral mientras decía: "Ah no! Esto sí que no lo voy a permitir!!"

Llegó al corral, y con su escoba le puso una santa chinga a la Bestia delante de la expectación de gallos y gallinas, todos vieron cómo la Bestia aún cuando le salió al ataque a Mamufa, recibió escobazos en su lomo.

Mamufa tomó entre sus brazos a su pequeño roedor que seguía llorando, y yo ví cómo la Bestia fue a esconderse a uno de los botes donde las gallinas empollaban.

Duró metido en esos botes tres días enteros, no salía ni para tomar agua, y cuando el hambre lo hizo salir a querer seguir siendo la Bestia, los otros tres gallos pueblerinos, que vieron que no era invencible ante los madrazos, se le pusieron al tú por tú, dejándolo nuevamente puteado adentro de los botes de las gallinas.

La Bestia nunca más volvió a tocar a ninguna gallina.

Envejeció en una semana lo que no había envejecido desde su llegada.

Papufo, que nunca supo de ese episodio entre la escoba y la Bestia, le dijo a mi abuelo que le había llevado un gallo moribundo, porque ya se había tirado a esperar la muerte dentro de un bote.

Mi abuelo llegó rápidamente al corral para ver a su Macho reducido a un gallillo cualquiera, sin chiste alguno, minimizado por todos los demás.

Lo sacó como pudo del bote, y mientras se lo llevaba decía:
"No sé cómo le pasó esto!! Si era un gallo muy macho!!!"

Después de que se llevaron a la Bestia, el corral volvió a ser el mismo lugar equitativo de toda la vida, pero ninguna gallina volvió a empollar en el bote donde la Bestia fue sometida de manera justa por sus Depredadores.

jueves, 1 de marzo de 2012

La Chica del Risotto.

"Un rato de vida, es vida."
Papufo.

Harris llegó a mi vida por casualidad.
Ahora entiendo que la casualidad no existe, todos somos energía llamando a otras energías afines a nuestra propia esencia.

Para que Harris llegara a mi vida, tuvieron que pasar muchas barreras, muchos años, muchas amistades, muchas experiencias, muchos tropiezos, muchas búsquedas, muchos éxitos, y ...... un sólo viaje.

Un sólo viaje que yo no elegí, sino que alguien mayor que yo, eligió por Mí.
Un viaje que duré un año entero pagando.

Y es hoy, cuando el retraso de dos horas en nuestro vuelo de regreso, cobra especial relevancia.

Porque hoy sé que no podría vivir sin él.

Aunque Harris sea capitalino y tenga 7 años menos que yo, él convive conmigo mucho más que algunos de mis amigos de esta misma Ciudad.
Me busca todas las mañanas a través de mi celular.
Y todas las tardes.
Y todas las noches.

Yo sé que él me admira (aunque lo niegue), y me demuestra su cariño a cada instante.

En mi familia, todos hablan de él, y todos lo vemos como un miembro más de nosotros.
Él, sabe todos los apodos con que nos conocemos entre nosotros, y me da ternura porque eso demuestra que pone atención a cada palabra que le digo.

Estoy segura que nunca alguien aparte de Mamufa, Papufo, Ardilla y Fmi, había puesto tanta atención a los pequeños detalles que forman mi personalidad.

Él sabe que mi obra literaria favorita es "El Padrino", y ahora que leyó dicho Libro (obvio, yo le presté el mío)dice que es su Biblia personal.
Yo siempre escribo mi nombre en la primera página de cada libro que leo, y la fecha en que lo leí.
Y él escribió su nombre debajo del mío.
Ese detalle, me hizo sonreír.

Porque es como si él se aferrara, por unos instantes de su vida, a mí.

Y yo que siempre he soñado con trascender de manera fundamental con un hombre, encuentro en él no sólo la satisfacción de verme reflejada en determinadas manías, sino saber que a mi edad, él será mucho mejor que yo.
Tiene el talento necesario, y unos cuantos puntos qué pulir, pero sé que terminará siendo (más) encantador.

Obviamente, la diferencia de edades hacen que nuestras diversiones nocturnas sean muy distintas.

Él todavía sale de farra y regresa en estado de ebriedad a su casa.
Como yo lo hice a su edad.

Él todavía se enamora intensamente (aunque diga que no).
Como yo lo hice a su edad.

Él siente prisa por vivir y quiere comerse el mundo de un sólo trago.
Como yo lo hice a su edad.

Él me dice que extraña mi compañía física, y eso a mí me desgarra el corazón.
Porque creo que nunca nadie ha valorado tanto el estar a mi lado y escuchando mis ocurrencias, escuchando mis risas (él dice que me río desagradablemente como Goofy jejejeje), mirando atentamente mis intereses y simplemente, coincidiendo una vez más.


Cuando mi viaje a NYC llegó a su fin, Papufo me mandó un msj diciéndome: "Un rato de vida, es vida.", y se lo leí a mi sis y a Harris..... y ahora él es fan de esa frase.

¿Cómo no sentir tanta efusividad hacia alguien que abraza con ternura todo aquello que a ti te estremece el corazón?

En tan sólo cuatro meses, le he conocido mucho más de lo que le había conocido en los ocho años anteriores que han transcurrido desde que intercambiamos mails en el Aeropuerto Internacional de Quebec.

Él me hace reír con sus ocurrencias.
Y al reír, me siento..... tan Yo.

Con él puedo mostrarme tal y como soy realmente, sin cuidar evitar decir comentarios que para alguien más serían de mal gusto o mamones.
Con él no tengo que ser políticamente correcta.
Con él puedo estar sin maquillaje y no sentirme inapropiada, pero... cuido que cada vez que nos vemos frente a frente, todo en mi rostro luzca impecable, para él.

Porque nuestra empatía, no es sólo virtual, ni ocasional.
Va más allá.
Es el amigo con el que he compartido más experiencias físicamente.
Conoce cuáles son mis cualidades en vivo y a todo color, así como también conoce cuáles son mis peores vicios y mayores debilidades.
Y aún así, me quiere.

Y en contraprestación, yo también sé cuáles son sus mayores virtudes y defectos; sin los cuales, no sería él.

Conoce mi lado nefasto e hiriente, y en lugar de sentirse ofendido, trata de sacarme una sonrisa.
Y obvio, yo me siento una basura.

De no ser por él, jamás hubiera conocido Chicago.
Y es una Ciudad encantadora.

De no ser por él, hubiera terminado mis veintitantos metida en la oficina y hasta el full de estrés laboral.
E inicié mi tercer década con una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que más le gusta de mí a él, es mi "buen gusto al comer".
Dice que no había conocido a nadie a quienes le gustaran la multitud de ingredientes gourmet que ha probado a mi lado.

Todavía cierro mis ojos y nos puedo ver ahí, en cada uno de los lugares donde hemos probado algo delicioso y único en su género.

Y nos veo con una lista por palomear delante de nosotros: Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Italia, España, Londres, Marruecos, Argentina, Chile, Uruguay, Japón, Rusia, más de USA....


Yo sé que él tiene un mundo por delante.
Y que aprenderá a degustarlo como los grandes, bocado a bocado.
También sé que muy probablemente el día de mañana no haremos planes juntos, porque él estará brillando, como sólo él sabe hacerlo, y mostrándole al mundo su capacidad.
Y sé que será a más kilómetros de distancia que la Ciudad de los Palacios.

Pero sé que a donde quiera que vaya, siempre recordará esa cena, en ese restaurante que yo elegí en Chicago para recibir mis dulces 30's, y me recordará como La Chica del Risotto.

...... Porque después de todo, Papufo tiene toda la razón del mundo....

Un rato de vida, es vida.

martes, 28 de febrero de 2012

Mientras Tú Creces.

“Crecer se va en un latido.”
Frase del último monólogo de Kevin Arnold.

Nunca nadie me advirtió que en cuestión de instantes la vida se volvería irreverentemente fugaz.

Yo iba vestida de tennis y jeans.

¿Qué hacemos las que no fumamos cuando el estrés nos sofoca?

Salimos a respirar al aire Libre.

Cerré la oficina, dejé prendida mi lap, mis libros y mis documentos quedaron esparcidos en mi escritorio.

Y ahí en la plazoleta de Mi Ciudad, fue que La ví.

Ella, al igual que yo, vestía jeans.

En su playera, resaltaba un Corazón de lentejuelas rojas.

Y su Sonrisa desprendía moléculas de Vida.

¿Cuántos años tenía La pequeña?

¿5? ¿6? ¿7?.....

Nunca lo sabré.

Ella saludaba eufóricamente a su Padre.

Tan eufóricamente, que era imPosible no sonreír al pasar.

Ella, suspendida en el Aire.

Él, captando El momento.

Yo, memorizándolo y Recordando.

¿Recordará ella esa Imagen cuando se gradúe de Universidad?

Porque seguramente él Sí lo hará.

La vida es Fugaz y herméticamente irónica.

Nos hace recordar eventos pasados con tan sólo una imagen.

Ella será la Protagonista de una increíble Historia jamás Contada.

Y en tanto Ella se gradúa de Universidad, yo la llamaré Kay, así como se pronuncia la “K” en inglés.

-Key-
Kay Arnold.

Y ése será nuestro Pequeño Secreto.

Capturar moléculas de Vida a través de tu Encantadora e Inocente Sonrisa.

Dejar tu Increíble mirada suspendida en el Aire mientras Tu Hermoso pelo lacio y negro aumenta su largo.

Ver brillar tu corazón de Lentejuelas Rojas, Mientras tú Creces.

Porque Él lo Sabe muy Bien.

Crecer se va en un Latido.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Once Upon a Time....

"No somos polvo sino Magia."
Richard Bach.


Ella está parada en el atrio de la Iglesia donde hizo su Primera Comunión el 12 de Febrero de 1994, la misma Iglesia donde se confesó y donde comulgó por vez primera, donde fue a misa tantas veces en la Edad de la Inocencia.

Al lado de ella hay una fila de personas que se dirige presurosa a recibir un sello en su frente, y así mostrarle orgullosas a la sociedad en la que vive, la fé de la que comulga.

Ella recuerda que hace mucho tiempo Renunció al mal, Renunció a pertenecerle a Lucifer, y reconoció como su Único Dios a Aquél Ente, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo Visible y de lo Invisible; Ella se forma en la fila y mientras avanza, un olor a manzanilla lo inunda Todo.

Ella alza la vista y ve a Aquél Hombre Crucificado, concebido por Obra y Gracia del Espíritu Santo, nacido de una Mujer Virgen, quien por nuestra causa fue crucificado en Tiempo de Poncio Pilato, que padeció y fue sepultado, y resucitó al Tercer día según las Escrituras, y subió al Cielo y está sentado a la Derecha del Padre.

Y mientras ella Le observa las lágrimas asoman a sus ojos; no son lágrimas de dolor, sufrimiento o alegría, sino de verdadera Devoción, aquélla misma que comenzó a fraguarse hace exactamente quince años, donde Todo terminó, y nuevamente Todo Resucitó.

Ella avanza y percibe el temblor en sus músculos, traga saliva y respira por la boca, seca la lágrima que está corriendo su maquillaje, siente una opresión en el corazón, vuelve a entrar a las Tinieblas de su interior, a ese Valle de lágrimas, y no hay más dolor, el Tiempo ha sido lento pero fatal, la cicatriz ya no hierve ni corroe el alma.

Mi alma, tan Mía, tan Tuya.

Ella llega al primer lugar de la fila, un sacerdote toma ceniza con su sello en forma de cruz, ella baja la mirada en señal de respeto, no ante el sacerdote, sino ante El Hombre Crucificado, que algún día vendrá con Gloria para Juzgar a vivos y muertos, y mientras una cruz de ceniza es impregnada en la frente de ella, el sacerdote dice en voz alta: "Polvo eres, y en polvo te has de convertir.", y ella con voz casi inaudible, apenas abriendo los labios reza para sí misma, y con profunda Fé, la misma Fé que Tú me enseñaste, la misma Fé con la que renuncié al Mal, la misma Fé con la que reconocí al Creador como mi único Deus: "No somos polvo, sino Magia."

martes, 21 de febrero de 2012

Con música griega de fondo.

Y de repente nos encontrábamos en el Barrio Griego, con un manto oscuro que hacía arribo a la Ciudad de los Vientos desde las 5 de la tarde.

Harris llevaba una dirección anotada, su hermana Nancy llevaba un gorro que la cubriera del frío invernal y yo llevaba el pelo totalmente desarreglado debido al fuerte y constante aire que había soplado ferozmente desde la mañana.

Nos detuvimos frente a un local que decía que el restaurante estaba cerrado por remodelación y que abriría hasta el ocho de Febrero….. tres días después de esa noche.

Yo sonreí y amarré como pude mi pelo, acomodé mis orejeras grises y le dije a Harris: “Mala suerte…. Pero mira, hay muchos restaurantes griegos por aquí, busquemos el ideal para ti.”.

Recorrimos una cuadra y encontramos un restaurante grande, de fachada albiceleste y con diseño al parecer griego, Harris eligió cenar ésa noche ahí.

Sería nuestra última noche en Chicago.

Nos asignaron mesa y nos llevaron la carta, y mientras nos adentrábamos en el Restaurante escuchábamos música griega amenizando de fondo.

Recuerdo perfectamente unas cuantas notas alegres alrededor de mí…. Mesas ocupadas con gente de características distintas, y hablando fuertemente y entre risas, lo que distinguí inmediatamente como lenguaje griego; estaba yo exhorta en dicho ambiente, cuando de repente, sucedió…..

En el lugar menos esperado y en el momento menos planeado, escuché La Voz Masculina.

“Are you ready to order?”.- Dijo él.

Aún cuando nos había dejado la carta hacía unos segundos, no me había dado cuenta del hombre que nos estaba atendiendo.

Era un hombre de aproximadamente 45-50 años, alto, y su altura estaba en perfecta sintonía con la complexión mediana (no flacucho, no escuálido, no gordo, no llenito, simplemente “sabroso”) del individuo, ojos claros, pelo claro entrecano, nariz grande y recta, con un ligero quiebre casi imperceptible en su arco... Amo las narices masculinas, más que a los ojos, más que a los labios, más que a las manos, más que a las piernas, más que al abdomen…. Amo las narices…

- Queremos dos cervezas y una limonada y para el platillo fuerte nos puede dar cinco minutos más por favor?.- Dijo Harris en inglés, mientras yo dejaba de ver la carta para centrarme en el hombre situado frente a nosotros.

- Of course, of course, take your time!.- decía el hombre con un tono serio pero amable.

Hay momentos que transforman nuestras vidas, que una vez acontecidos nunca volvemos a ser los mismos.

La voz de ese hombre, era muy parecida, pero con menor fuerza e intensidad, que la voz masculina que más he alucinado y aprendido de memoria en toda mi vida: la Al Pacino.

Mi rostro dibujó una sonrisa, mientras mis dedos colocaban mi pelo detrás de mis orejas… y en eso recordé que mi pelo estaba hecho un total desastre….

Una mujer debiera lucir siempre impecable, porque nunca sabe cuándo puede encontrar a su Al Pacino reloaded ;)

Yo ví la carta y debajo de los nombres decía la explicación de cada platillo, in English, of course, y yo leía “chicken, chicken, chicken”, y yo pensaba: “No vine desde tan lejos para comer pollo!!!”, así que me dediqué a buscar comida que no incluyera pollo, encontré dos nombres raros en griego y dije “Mmmm cuál de los dos pediré?”.

El hombre llegó con la limonada y las dos cervezas, y nos dijo antes de entregárnoslas:

- Can I see your ID’s please?.-

Yo no pude sino agradecer al Cielo el que llevara mi IFE, ya que el pasaporte desde que llegué al hotel se fue a la caja de seguridad, y Harris y yo le mostramos nuestras credenciales.

El hombre ví la de Harris y se la entregó luego, luego, y en eso, volteó hacia mí mientras veía mi IFE…. En cuya fotografía luzco como Bety la Fea reloaedad…. Pfffff…..

- Union States from…..?.- leía adorablemente él…. Y yo que soy feliz, inmensamente FELIZ cuando presumo mi nacionalidad en el extranjero, salté de mi asiento, olvidando mi pelo, y grité sonriendo: -“Métttzzziiiicoooo!!!!”

El hombre sonrió y respondió: “Oh, oh México!!!! Señora mía!!!”, y sin quitar su mirada de la mía, me devolvió mi IFE.

Nunca nadie me ha mirado de esa manera, nunca ninguna pupila se ha quedado tan grabada en mi interior.

Siempre creí que había un código de conducta aprendido para el arte de la seducción, ya saben, qué hacer, qué decir, qué responder en caso de, cómo mirar, cómo inclinar la cabeza….. Pero, la verdad, es que no es un código aprendido, sino aprehendido….. es…. Dejarte llevar, actuar instantáneamente, seguir tus impulsos, no pensar en absolutamente nada más….

-“ah, ah, señorita!!”- respondí yo mientras reía.

-Oh, oh, yes, sorry, sorry, Señorita!”- volvía a responder él.

Yo volví (por enésima vez) a colocar mi pelo detrás de mi oreja, mientras le decía:
-Excuse me, what do you preffer, this or this?.- y mientras decía esto, señalaba con mis uñas pintadas de rojo con destellos dorados las dos opciones de la carta que me habían interesado.

Él vió ambas, y con su inigualable voz y el lenguaje corporal incluído me dijo:
“I have a better idea, you can order a half and a half.”….. Nunca había entendido tan bien el inglés hasta ese momento….

-Really?.- dije yo sorprendida.- Can I do that?.

-Oh sure….. respondió él, mientras mi labio inferior lentamente dibujaba una tímida sonrisa en mi rostro.

-Oh perfect, then I want…. Bla bla bla.- interrumpió Harris.

El hombre volteó hacia él y anotó lo que pedía, mientras de reojo me hacía un guiño con los ojos, ante el cual desvié rápidamente mi mirada y sentí cómo mis mejillas se
sonrojaron.

-Qué sexy es ése hombre.- decía yo a Harris y a Nancy.

Nancy sonreía y decía, la verdad sí, mientras Harris decía “pues equis eh? Está equis, y la verdad dudo mucho que tú le gustes.”

Yo sonreía mientras tomaba de mi cerveza, y cuando nuestros platos llegaron, me di cuenta que el mío estaba compuesto por un tipo de albohóndigas en salsa roja condimentada, y un guisado envuelto en espinacas aromatizadas con alguna otra especia que nunca en la vida había probado.

- Thank you.- dije en voz baja, casi inaudible, al momento en que mi plato fue servido.

Él sólo sonrió.

Ví mi comida frente a mí, un ligero humo se desprendía de ella, los condimentos podían percibirse en el ambiente, el contraste del color verde de la espinaca y el rojo de la salsa de jitomate se fundían en un punto determinado de mi vista, tomé el cuchillo y el tenedor, pinché la carne con el tenedor, y la navaja del cuchillo se deslizó partiendo en dos la albohóndiga, levanté el pedazo con el tenedor, desvié la vista del bocado porque ví pasar al mesero nuevamente, yo intenté sonreír, pero me quedé paralizada, él caminaba pero parecía que su vista no se fuera nunca de mis ojos, y algo dentro de mí estalló, encontró su punto de cocción perfecto, abrí tímidamente mis labios y sin dejar de mirarlo, metí la carne atrinchada al interior de mi boca, mi lengua recibió aquél bocado, sentí la manera en que al cerrar mis labios, la carne se puso en contacto con mi paladar, para luego dividir dicho pedazo en dos y comenzar a masticarlo, dejando que mi sentido del gusto fueara seducido por las diversas moléculas de dicho platillo.

-You can order a half and a half.- seguía sonando en mi memoria, mientras tragaba el bocado.

Cada vez que masticaba un pedazo más de comida griega, era como si él me estuviera haciendo suya, de manera lenta, pausada, coordinada, exquisita….

- Do you want any dessert?.- dijo él cuando vio gustoso que me había terminado mi plato entero, mientras que Harris había dejado la mitad de su plato.

- Sure.- sonreí yo.

Él sonrió y ví que levanto su brazo derecho con fuerza, estaba a punto de tocarme, ví su nariz, recta, grande, ligeramente arqueada, oía la música griega alrededor de mí, sentía mi comida dentro de mi estómago, y él bajó abruptamente la fuerza de su brazo, y tocó mi brazo con una ligera palmada, casi tan ligera como el roce de mi blusa a mi piel.

Cuando nos dejó solos, yo volteé a ver a Harris y a Nancy y les dije eufórica: Me tocó!!!!!!! Él me tocó!!! Y yo me derretía en mi asiento cual helado….

“Pueblerinas…. -Decía Harris.- De cualquier cosa se emocionan.” .

Al momento de terminar el postre, pedimos la cuenta y salimos de ahí, no sin antes, voltear de reojo y decir “Adios” con la mirada y la sonrisa.

Él sólo sonrió, y detrás de esa sonrisa, se encontraba la voz masculina más viril e increíble que alguna vez he escuchado en vivo, y al hombre que me hizo el amor a través de un platillo deliciosamente condimentado y con música griega de fondo.

domingo, 12 de febrero de 2012

Kiss Me, Today is my B-Day!!!

"But in your life, You'll do things
Greater than datin the boy on the football team.
But I didn't know it at fifteen."
Taylor Swift.


Creo que para las mujeres de mi generación, no había fecha más idealizada que el cumplir los dulces 15's, todas las niñas soñábamos llegar a ese límite temporal porque era básicamente cruzar la línea entre dejar de ser niña y ser una señorita, una "recién adulta".

Al menos para nosotras, las pueblerinas, era esperar el momento de usar un vestido tipo de novia, pero en colores pasteles; era tener no a un sólo hombre trajeado a nuestro lado, sino a varios chambelanes con quienes se bailaba el primer vals de nuestras vidas; era despedirnos de nuestras muñecas para abrazar ahora a los primeros novios; era probar por -primera vez- el vino con el visto bueno de nuestros padres; era básicamente nuestra presentación a la sociedad en la que vivíamos.

Ahora, las cosas han cambiado, la sociedad evoluciona o involuciona demasiado rápido, y ahora las quinceañeras piden cruceros o su primer viaje al extranjero de obsequio de quince años.

Pero en mis tiempos, era así.

Para bien o para mal, hubimos niñas que no tuvimos la tan anhelada fiesta de quince años, no usamos un vestido hermoso, ni un baile con nuestra última muñeca, ni un grupo de chicos que practicaran nuestro vals.

Simplemente, cruzamos esa línea con miedo, porque fue un momento de transición familiar.

No fue un evento dulce el que me dio la bienvenida a la incipiente edad adulta, sino un evento duro y difícil de superar.

Aún al día de hoy he aprendido que los fantasmas internos no desaparecen, sino simplemente se aprende a vivir con ellos.

Hoy sé que sin ese evento duro y difícil de superar, no sería la mujer que actualmente soy; muy probablemente estaría casada y con dos hijos, sabría cocinar y coser, y mi felicidad sería muy distinta a la de hoy.

Pero la vida tiene planes para cada uno, el orden cósmico, tan sabio, sabe descifrar nuestras mejores cualidades, y leer nuestros más recónditos deseos.

Y todo aquello que alguna vez le pedí al Cielo, tan mío, tan nuestro, poco a poco ha llegado a mi vida.

Tengo una familia increíble, realmente increíble a mi lado, los amo con toda mi alma.
Me faltarían más de cinco manos para contar a mis amigos de verdad.
He besado a más de un hombre increíble que me ha perfeccionado como mujer.
Tengo a Pinko que me recibe todas las noches o las madrugadas y me muerde cuando quiere jugar.
Tengo un trabajo en el cual estoy despuntando cada vez más.
He viajado más de lo que alguna vez creí siquiera llegar a conocer en mi vida cuando era ñina, si me hubieran dicho a los quince que me catafixiaban mi fiesta no por un crucero en el Caribe, sino por el mundo entero, me hubiera reído de manera irónica y hubiera creído que se estaban burlando cruelmente de mí y de mis sueños.
Tengo una botella de blue label jejeje.
Tengo un plan de vida que trataré de seguir.
Tengo una lista de defectos y vicios que quiero eliminar para recibir los 40's pareciendo de 30's ;)
Tengo este blog que todavía no desaparece por las distintas leyes que defienden los derechos de autor jejeje.
Te tengo a Ti, y sabes que Te amo profundamente.

Y bien Mi dulce jessie, también te tengo a ti, Mi increíble y maravillosa niña, sé que de vez en vez lloras por las noches nostálgicas, sé que de vez en vez te hubiera gustado renunciar a lo que tienes hoy con tal de tener un esposo y dos hijos, sé que te rehúsas a creer en que te mereces todo lo bueno que ha llegado a tu vida; pero también sé que sin ti, no habría bondad ni sabiduría en mi interior.

Me hubiera gustado decirte a los quince que la vida es mucho más grande que una cita con el chico más guapo de la escuela, pero eso tú ya lo sabes.

Hoy inicio esta increíble y maravillosa década con la frase con que terminé mi Diario de preparatoria:

"Gracias Deus por el maravilloso obsequio de la vida, cuando yo más necesitaba vivir."

:)

jueves, 9 de febrero de 2012

Los Hombres De Mi Vida.

"Cada nueva Ciudad que conoces, es como una Amante, no hay mejores o peores, simplemente son distintas."
Frank.

"¿Jess? Festejemos tus dulces 30´s de la manera más increíble y fuera de rutina que alguna vez hayas imaginado!!!! Déjame ayudarte a elegir tu obsequio de cumpleaños...."
Harris.

"No hace mucho no se sabía si la tercera Ciudad más mexicana era Guadalajara, Los Ángeles o Chicago."
Papufo.

"Pásala Incre!!!!! Te lo mereces!!!"
Fmi.

"I know a whoopee spot
Where the gin is cold,
But the piano's hot..."
Chicago.



..... He añadido un increíble Amante a mi lista......


martes, 7 de febrero de 2012

Día 07.- Domingo de Enamorados y De Tomorrow Never Die.

"El destino no es otra cosa que una oportunidad aprovechada."
Charles de Gaulle.

Y fué así que el destino llegó a mí en forma de un sueño.
Y he de decir, que es el sueño más dulce que alguien pudiera evocar.
Nada impío había entre ambos, todo era nítido y el frenesí causado por las manecillas del reloj sólo perfeccionaba más tu figura viril en mi retina.

Por alguna extraña razón, el cosmos quiere que sólo me enamore en los brazos de Morfeo.
Y fué así como entendí cabalmente que la vida es sueño.
Y mis sueños, sueños son.

------------------------------------------------------

A las ocho am me paré a bañar, aún y cuando ya llevaba dos horas despierta no tenía ánimos de salir de cama.

Ese día estaba planeado ir al Memorial, al Central Park, despedirnos de Carlos y cenar en un crucero.

Carlos llegó puntual como siempre, y aún y cuando sonreíamos, sabíamos que el viaje tan increíble hacia la Gran Manzana estaba llegando a su fin.

- Eso del Memorial a donde quieres ir qué se supone que es Carlos?- Decía yo mientras caminábamos rumbo al metro.

- Como que qué es?!?!?!?!?!- respondía él- Es lo más impresionante que hayas visto en toda tu vida!! Es el conjunto de edificios que se están construyendo donde antes estaban las torres gemelas!!!

- ....... eso suena como a aburrido.- Decía yo- Mejor vamos a la ONU!-

- .... Haremos como que no oímos eso.- Contestaba Carlos mientras seguíamos andando por las calles de Times Square.

Para entrar a los cubos donde estaban asentadas las Torres Gemelas, uno puede sacar cita vía internet, pero si no, uno va a cuatro cuadras del lugar, toma su boleto (que es gratuito) que tiene un horario dependiendo cuánta gente hay delante de ti entrando, y ya una vez que es tu hora de entrada, entregas tu boleto a un lugar celosamente custodiado por la policía estadounidense.












Una vez ahí, la verdad te rodean vibras raras, es como el dedo en la llaga norteamericana, es simplemente, agradecer el hecho de estar vivo.

Aún y con todas las muertes provocadas por las continuas guerras del poder, lo único seguro es que el mañana nunca muere, continuamente se redefine, aún a costa de vidas humanas inocentes.

Recorrimos un Central Park lleno de gente y de energía increíblemente positiva, Central Park es el exquisito contraste entre un mundo artificial y material, y un mundo natural y genuino.

Ardilla y Carlos buscaron la estatua de Alicia, mientras yo me quedaba sola aclarando mis pensamientos.

Cuando nos volvimos a encontrar, nos dirigimos a nuestro hotel para despedirnos de Carlos, de mi tierna coincidencia.

Pocos han sido los abrazos masculinos que han transmitido tanto como ése..... era abrazar a un chico que ha venido a darle nuevos bríos joviales y energetizantes a mi vida.

Por la noche, Ardilla y yo nos dirigimos a cerrar con broche de oro nuestro increíble viaje a cenar a un crucero a lo largo de todo Manhattan.

El buffet estaba delicioso y había música clásica sonando de fondo, era una escena muy neoyorkina.... A un lado de nuestra mesa, había una pareja norteamericana, no neoyorkina, que se miraban con profundo amor el uno al otro; del otro lado, una pareja francesa fría y malhumorada de a madres...... y en medio, Ardilla y yo, viendo las distintas caras de Amor.

Antes de regresar, un hombre le pidió matrimonio a su novia, y ella dijo que sí, que sí aceptaba.

Ha sido la única vez que me ha tocado ver a un hombre pedirle matrimonio a una mujer.

No sé si vuelva a verlo en mi vida, pero es una escena muy eufórica para todos los que podemos presenciarlo.

Cuando el barco finiquitó su paseo, de fondo sonaba Frankie: "New York, New York"....

Amo los clichés.
Amo los finales felices.

Y yo que no amo las segundas partes, con gusto regresaría una y otra vez a los brazos de La contrastante Ciudad que Nunca Duerme.




domingo, 29 de enero de 2012

Día 06.- Sábado de Entrañables Reencuentros y de Top of the Rock.

A las ocho de la mañana me desperté, me bañé y me dispuse a ir sin mi palomilla hacia la Central de Autobuses localizada a cinco cuadras de Times Square.

El destino y yo teníamos una cita pendiente desde aquellos tiempos de "La Edad de la Inocencia", donde un par de jóvenes quinceañeras soñaban con conquistar el mundo en la medida de sus posibilidades.... y más aún.

¿Era la vida un continuo devenir de sucesos encantadoramente inesperados que colocaba sabiamente cada pieza en su lugar?

¿Alguna constelación en las alturas escuchó cada uno de los sueños de aquél par de tímidas adolescentes?

¿Somos ahora el producto de lo que nos era permitido soñar en aquellos tiempos?

Porque tú nunca quitaste tu vista de NYC, y yo..... yo nunca la quité del Cielo.

Y nunca fue mi intención volar, sino caer con estilo, al puro estilo de Buzz Lightyear.

Después de tantas páginas recorridas en los libros de nuestras historias, te encontrabas tan sólo a 42 usd y a unos cuantos kilómetros de distancia.

Me encontré por primera vez sola frente a un mundo que sólo hablaba inglés, y mientras yo trataba de agudizar mi oído me di cuenta que no entendía ni madres.
Estuve a punto de ponerme a llorar, e ir por mi sis al hotel para que me ayudara a encontrar mi autobús, pero el último salía dentro de media hora, así que como mi limitado inglés me lo permitió, encontré la fila que me llevaría hasta my BFF.

Te encontré tal y como lo soñaste hace -algunos- instantes: Siendo pilar de una increíble familia en el Estado de New York.
Tan bonita como siempre.
Tan radiante como nadie más.
Tan sonriente como te recuerdo.
Con tu alma gemela a tu lado, y con un par de angelitos a su cuidado.

Tu mirada sigue siendo tan nítida como cuando me abrazate por primera vez.
Y el acento de tu voz continúa siendo amable y bondadoso.

Sobra decir que sigues siendo la misma tonta a quien he amado intensamente desde mucho antes de nacer.

Tú sabes que mientras escribo estas líneas no puedo evitar llorar.

Llevo vivido el doble de la edad que tenía cuando nos conocimos.

Crecer se va en un latido.

El tiempo se fué demasiado rápido, y podría jurar que cada vez que te vuelva a ver seguirás siendo la misma niña que ama el color rosa y que me prestó su crayola en los momentos más difíciles de mi vida para que no fuera tan asfixiante el sobrevivir.

Tus hijos son divinos!!!!
Mejor madre no pudieron tener.

Me pregunto si algún día yo también te mostraré a un ser producto de mis entrañas mientras te digo entre risas: "Deus de mi vida salió igual de feo que su padre". Jajajaja! xD

Sólo el tiempo, tan sabio, nos dirá qué va aconteciendo en nuestras vidas.
Aún nos queda pendiente ese Apple Martini :)

Mientras tanto, sabes que yo seguiré quejándome de todo y mirando hacia el Cielo.... en una de ésas, Deus me obsequia la inmortalidad en un cuerpo celeste que brille con luz propia en el firmamento, no sin antes claro, haber regresado a tu lado unas cuantas veces más. :)

Gracias por esas palabras que me dijiste antes de subir a mi autobús de regreso.
No hay noche que no las escuche antes de dormir.
Gracias por no soltar mi mano en todo este tiempo.
Gracias por honrar nuestro pacto de amistad.
Porque es la clase de promesas que sólo pueden brotar de los corazones de los jóvenes.


El camino de regreso fue un tanto doloroso, pero no sé en qué momento me quedé dormida y desperté cuando mi camión llegó a la Central.

Quedamos de vernos en el cuarto del hotel, y de ahí irnos a cenar y a subir al Top of the Rock que es un mirador localizado en el Edificio del Rockefeller Center, no tan alto como el Empire State, pero también estaba incluído en el New York Pass jejeje.

Carlos y ardilla estaban más hambrientos que yo, así que corrimos a buscar un carrito callejero que habíamos visto con una mega fila enorme de gente todas las noches.

Era gyro, que básicamente era arroz con carne y una crema medio agria que la verdad estaba mmmmmmmmmmm, yomi, yomi, ñam, ñam!!! Deliciosa y súper enorme el plato por tan sólo cuatro dólares (Toda una ganga en Times Square!!!!).... el contraste con el precio de la lata de refresco fue de risa, porque ésta costaba tres dólares.

Mientras cenábamos yo veía por última vez esos rascacielos enormes bajo un Cielo oscuro, porque si bien Ardilla y yo nos regresábamos hasta el lunes, nuestra noche de domingo ya estaba planeada y estaba muy lejos de dichos edificios.

Fuimos al Top of the Rock y estuvimos ahí admirando "The City that never sleeps" en toda su impetuosa luminosidad.

Era la última noche de Carlos junto a nosotras, y mientras él pensaba en irse de farra, yo le dije que era mejor que arreglara su maleta, yo no podía desvelarme porque a la mañana siguiente, tendría otra cita con el destino.

Todos dormimos rendidos y exhaustos del cansancio de seis días de caminar y caminar y caminar.

-------------------------------------------------

Yo también estoy muy orgullosa de Ti.