sábado, 31 de diciembre de 2011

Recuento

Este 2011:

Me despedí momentáneamente de dos personas entrañables para mí, en algún punto de nuestra evolución espiritual, nos volveremos a encontrar, estoy plenamente segura de ello....

Escuché hablar a mi amada sis en Bellas Artes, sabes bien que a cada paso que das te observo cuidadosamente y aumenta el orgullo que siento por ti!!!!

Me embriagué en el Tenampa junto a mi adorado Viejerío!!! Cada vez la cruda es peor!!!! Jajaja!! Larga vida a la calle Regina y sus tacos de birria pa' la resaca. Yomi, Yomi!!!!

Contuve mis ansias de besar a alguien porque entendí que no me amaba a Mí.

Me subí a un safari en el BioParque Estrella.

Reí Horrores y gané más arrugas junto a mis queridas Ladies Night!!

Perdí una apelación que me llevaría al estrellato jurídico...

Conocí NYC!!!!!

Fuí a una obra a Broadway;

Subí al Empire State;

Intenté patinar en el Rockefeller Center;

Comí cheesecake de Juniors;

Me enamoré de Times Square;

Volví a ver a mi Mimis!!!! Te amo intensamente tonta!!!!

Te dejé ir, y comienza el doloroso proceso de cicatrización....

Bajé una talla;

Redefiní mi amistad con la coincidencia más increíble, tierna y sexy de mi vida.

Llegó Pinko a darle nuevas y desconocidas alegrías a nuestras vidas!!!!


Lloré de alegría y de dolor, pero con todo y todo, los saldos son siempre a favor!!!!


Lissssta para recibir el 2012!!! Ohhh yeah!!!!

Sonríanle a la vida, es neta, por más hdp que pueda parecer, es equitativa y cordial, y nos devuelve la sonrisa. :) :) :) :)

Esto es todo por este Inolvidable 2011.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Día 05.- Viernes de Statue of Liberty, de Little Italy y de W Bar.

A las 8:37 am, Carlos tocó la puerta de nuestra habitación.

Abrí la puerta sin ninguna gota de maquillaje, Carlos me vió y me dijo tiernamente: "Es la primera vez desde que te conozco, que te veo así, y te ves muy bien!!".

Yo sonreí, me cubrí la cara y le dije: "No me veassssss así!!!!!"
He pensado seriamente que mi negación a que algún hombre me vea fachosa terminará venciendo mis deseos de contraer nupcias.

En cuanto bajamos a recepción dispuestos a ir a desayunar a la cadena "Europa Café", vimos a Abraham venir caminando rápidamente en dirección nuestra, mientras nos señalaba y nos decía: "A ustedes los estaba buscando!!!", Carlos, Ardilla y yo nos vimos entre nosotros como diciendo: "Qué pex con este goe???", y en eso me mira y me dice: "Sylvia? Sylvia? tu amiga de verdad te envió un paquete??!?! Dime la verdad!!! SÍ TE ENVIÓ UN PAQUETE?!?!?!?!", Ardilla y Carlos se botaron de la risa mientras voltearon a verme divertidos y yo le respondí a Abraham: "Ammmm sabe? yo no me llamo Sylvia... y ammmm mi amiga me acaba de llamar para decirme que sí, que sí me envió el paquete aquí....", Abraham me vió con ojos de Ministerio Público y yo casi, casi sentía que me aplicaban tehuacanazo, en eso entró un huésped con unos esquíes adentro de su caja, Abraham volteó a verlo y me vió a mí y me dijo: "Ése es tu paquete?!?!?!", yo pensaba: No por Deus!!! no me puede estar pasando esto a mí!!!!....... y respondí: "Ammm lo dudo mucho... no creo que éso sea mío.....", Carlos y Ardilla murieron de la risa al ver que a webo me querían enjaretar cualquier cosa que pareciera paquete para desafanarse de el envío realizado hacia mi persona, y yo miré fijamente a Abraham, y le pregunté: ".... disculpe..... a qué hora llega Jason?", yo estaba segura que podría haber habido una equivocación la noche anterior y me querían ocultar el paradero de mi novio neoyorkino, sniffffffffff...... Abraham se quedó pensando y me dijo: "Jason? Jason no viene hasta el lunes.".... Plop! mi pobre corazón volvió a quebrarse y fue cuando lo dejé ir, "Y usted -le dije yo- puede ayudarnos a contratar un crucero a mi hermana y a mí?", "Ohhhhhh claro que sí -dijo Abraham- cuál es?", y mientras Abraham buscaba mil y un folletos, y me mostraba imágenes, y yo negaba con mi cabeza, sólo confirmaba mi idea de que Jason era el conserje perfecto, tenía siempre todo a la mano, tenía todos los datos en mente, tenía su celular con el cual navegaba y encontraba direcciones, y nos decía cómo llegar al lugar que fuere en menos de cinco minutos...... Cuando por fin Abraham pudo encontrar el crucero que yo quería, me dijo que él me hacía la reservación esa tarde, y que el sábado en la mañana me entregaba mis papeles.

Ardilla, Carlos y yo salimos rumbo a Times Square, desayunamos un muy rico café, y huevos con papas, y de ahí nos dirigimos a buscar el metro que nos llevara a la Estatua.

La verdad, ni Ardilla ni yo queríamos ir hacia la Estatua, pero Carlos sólo hablaba de ella desde que llegó, y no tuvimos corazón para decirle que por mayoría, se fregaba con esa elección jejejeje.

Tomamos el metro y nos bajamos en la última estación.

Y cuando llegamos nos confundimos, y en lugar de ir hacia el embarcadero, entramos como a una estación de trenes, ahí había un grupo de soul callejero cantando a capela: Stand by Me.

Mientras estábamos de pie junto a todos los que oíamos al grupo, yo no pude evitar sentir esas vibras intensas y nostálgicas respecto a ti, my BFF...... Las manecillas del reloj seguían girando a partir de ese momento preparatoriano en la Banca de la Felicidad cuando Rocío nos presentó..... y en ese momento, estaba yo parada escuchando nuestra canción, en una tierra muy Tuya, muy lejana a mi lugar de pertenencia y donde yo nunca creí llegar a estar alguna vez en la vida...




Y mientras tarareaba dicha rola, las lágrimas se asomaban a mis ojos....

En dicha estación de trenes, hay unos puestos ambulantes de gente que vende los productos que ellos mismos hacen, no salen nada caros y saben riquísimos!! Yo compré donas y panqués de maple y manzana, y de verdad, de verdad, DELICIOSOS!! además de que los vendedores son gente muy amable.
En general, los neoyorkinos más amables son la gente de la tercera edad.
Y para mí, la amabilidad es la mejor cualidad que cualquier persona puede tener.

Cuando nos dimos cuenta cuál era el camino para tomar el ferry hacia la Estatua, salimos de la estación y nos dirigimos hacia él.



Pasamos otra vez por los mil y un detectores de metal antes de subir al barquito, y ya una vez arriba, se veía a lo lejos el nuevo conjunto de edificios que se están construyendo en la Zona Cero, con su torre Central, muy nice y muy Azul (que te quiero Azul) la Torre.




Duramos media hora en llegar a la Isla de la Estatua, si quieres subir hasta la corona de la misma tienes que hacer reservación como con un mes de anticipación, reservación que nosotros no hicimos jejeje, una vez ahí ves a esa enooooorme construcción cuyo color original ha sido desteñido por el oxígeno del aire y ahora se ha vuelto verde.

La verdad yo no sentí nada al verla, no sentí la misma impresión que sentí cuando ví en vivo y a todo color el Cristo del Corcovado, o cuando ví el Arco del Triunfo, la Torre Eiffel, o mi favorita, la Puerta de Brandemburgo, así que rodeamos los mil y un ángulos que tenía dicho monumento.

Así que como yo ya estaba muerta de tanto caminar, hice lo que cualquier persona de mi misma holgazanería hubiera hecho: Me tiré en el pasto para ver la Estatua desde otro ángulo.

Ardilla: Wacalaaaaaaaaaaa!! Hay excremento de paloma por todo el pasto!!! Diuuuuuuu, Assssco, yo no me acuesto!!!!

Yo: seeeesese, muero de cansancio.








Y ahí, entre excremento de ave, duramos minutos y más minutos viendo al Monumento más emblemático de los Vecinos del Norte.

Fuimos a comer papas con refresco a la Cafetería, y si alguien va, los souvenirs más "baratos" y más bonitos, están en la tiendita de la Estatua.

Hay mil y un palomas, gaviotas o sabe qué serán, que se la pasan picoteando toda la comida que ven, y en un descuido, hasta la cabeza de alguien sale lastimada.

Vimos cómo un animalejo de ésos picoteó a una musulmana.

Como cada vez el aire frío nos congelaba más, regresamos a Manhattan para ir en busca de Little Italy y arriba del ferry volteé a ver mi celular.

Básicamente Little Italy está pegada a China Town, diuuuuuuuuuuu y es una calle llena de restaurantes.




Y restaurantes muy caros.
Nada qué ver con el pequeño restaurantito italiano que conocí en Venecia donde cené dos días seguidos a un precio aceptable.

Saliendo de ahí nos dirigimos al hotel para dejar nuestras bolsas e irnos al bar del hotel W del Times Square, que es famoso por ser nice y tener gente soltera que va en busca de....

Tomamos una botella de tinto en nuestra habitación antes de dirigirnos a las 10 pm al W, antes de irnos volteé a ver nuevamente mi celular.

El hotel W se encontraba a tres cuadras del nuestro, llegamos, subimos al elevador, entramos al piso donde se encontraba el bar, y en cuanto se abrieron las puertas del ascensor vi un bar de Súper Luxe!!!! como nunca en mi vida había visto, todos y todas iban vestidos de traje y de vestido de cocktail... menos nosotros pues jejeje.... la música estaba muy padre y nos fuimos a la barra para pedir bebidas.

Yo pedí tres strawberry martinis de 15 usd cada uno, y con eso tuve para salir en severo estado de ebriedad.

Pero me pude percatar que la verdad, Sex and the City vende una idea falsa de los ligues neoyorkinos, ni ahí vi que los hombres vieran de manera horny a las mujeres, y éstas iban en su mundo, no, no, no! qué cosa más horrible!!! shu, shhhhu!!!!!!

A la mañana siguiente yo debía estar a primera hora en la centra de autobuses, y como ardilla y Carlos querían seguirle de reven me fueron a dejar a mi cuarto, y ellos le siguieron.

Antes de dormir, volteé a ver por última vez mi celular.

Ese día, no hubo besos de viernes.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Día 04.- Jueves de MOMA, de Rockefeller Center y de Broadway.

"By first time in my life, I feel..... Wicked...."
Wicked, Broadway.

Por extraño que parezca, Carlos siempre llegaba puntual a nuestro cuarto.
Si le decíamos que a las ocho y media de la mañana, a las 8:40 am él estaba tocando nuestra puerta, y SIEMPRE nos esperaba una hora en lo que ardilla y yo nos bañábamos y nos producíamos.

Él, todo tierno, siempre nos llevaba la fruta de su desayuno continental para que comiéramos algo en lo que íbamos a buscar nuestro desayuno en forma.

El jueves sería un día especial, porque por fin me armaría de valor para declararle a Jason mi total admiración, así que le pedí a ardilla que me ayudara a planchar mi pelo por la mañana, y me vestí (según yo) súper nice.

Cuando bajamos al lobby para irnos a turistear, pregunté en recepción por un paquete que estaba a mi nombre, enviado por my BFF.
Nuuuuuuuuuunca debí haber hecho eso.

La recepcionista de ese día, era una mujer de raza negra, pero requete curiosa porque SIEMPRE estaba malhumorada.
Muy delgada ella, pero siempre imponía por su fuerte mirada.
Como no hablaba nada de español, Abraham, el conserje salvadoreño matutino, nos ayudaba en nuestras preguntas acerca de mi paquete.

Ambos me veían preguntándome qué era lo que traía "the package".
Yo los veía con cara de "yo qué sé" y les decía "It's a surprise!!".
Ellos se perturbaban más, y la recepcionista me dijo que el único paquete que había llegado era para una tal "Sylvia González", que si yo era ella.
Carlos y ardilla estaban botados de la risa viendo todo el show.
Yo volteé y le dije "Mi segundo apellido es González, pero mi nombre es Lidia".
La señora checó sus paquetes recibidos, llamó al cuarto al que fué entregado, no recibió ninguna contestación y volteó con Abraham para decirle: "YOU!!! Go to the room number 412 and give me the package!!!".
Abraham la vió atónito y le dijo que él no iba a violar la intimidad del cliente, la recepcionista gritó: QUE VAYAS TE DIGO, ES UNA ORDEN!!!!.

Abraham fué más a fuerzas que de ganas, y después de diez minutos bajó diciendo que el paquete seguía donde había sido colocado, arriba de la televisión, pero que él no lo iba a sacar, que yo lo acompañara para ver si el remitente era mi amiga....

Ahí vamos pa´l ascensor Abraham, la recepcionista y yo.
Antes de nosotros estaba formado otro trabajador del hotel que iba a usar el elevador para ir a no sé dónde con una cosa de metal enorme, y llegaron Abraham y la recepcionista diciéndole que shu, shu, que nos cediera su turno, que "it is an emergency!", el trabajador los vió con cara de odio y les dijo que respetaran el turno de él, mientras Abraham lo hacía a un lado para pasar al ascensor y ya arriba de él los tres, Abraham le dijo: "Vete al carajo".
Yo me sentía como parte de una novela bizarra, y mientras la puerta se cerraba y escuchaba al trabajador decir "Fuck you", Abraham me dijo: "Esos cubanos se toman la vida muy en serio."

Total que llegamos al cuarto, y el paquete que había llegado no era para mí.
Bajamos nuevamente y les pedí que si llegaba, me avisaran de favor.

Ardilla y Carlos se fueron burlando de mí TOOOOODO el camino.
Yo me reí y les dije: "En la noche le diré a Jason que estoy segura que él tiene "mi paquete"" Jajajajaja...... guaaaaarra!!!!

Desayunamos en un lugar muy nice frente al Times Square, pero igualmente caríiiiiiisimo.




De ahí nos fuimos a las tiendas localizadas frente al Empire State: está Macys, Victorias Secret, H&M (que NAAAADA qué ver con la línea europea!!! en NYC está del nabo!!!!!), y otras más, pero nosotros sólo íbamos a ésas tres.

Macys está enorme, es un mega Liverpool, y la verdad, está caríiiiisimo, pero uno encuentra buenas ofertas si tiene paciencia...... Y la verdad, nosotros no teníamos paciencia, el tiempo era oro.
Así que sólo me dediqué a buscar por lo que iba, lo encontré, lo pagué y sale, bay! Adios pisos y pisos de consumismo.

"Time is gold", le decía yo a mi palomilla y ambos me veían con cara de "Por Deus ya cállate y deja de decir pendejadas!!!" jajajajaja :P

En VS había lencería sexual muuuuuuuuy, muy padre!!! En lo personal, un conjunto de sirvienta francesa estaba con madres!! me encantó, estuve a nada de comprarlo, pero luego dije: Y como pa qué me lo compro.... ni modo que se lo modele a Pinko..... jajajaja, y dije naaaaa cuando tenga novio que me lo compre :P

Como llevábamos muchas cosas cargando, decidimos dejarlo en el hotel para poder seguir rumbo al MOMA.

Pero todavía no eran las 3 pm..... así que todavía no podría ver a Jason.... yo quería que ya fuera hora!!! quería tenerlo frente a mí ya, ya, yaaaaa!!!

Dejamos todo y nos fuimos a la estación de metro.
Ya una vez que entramos, Carlos se salió para preguntarle a una vendedora de tickets la manera de llegar, y cuando quiso volver a entrar con su boletito, prrrrrrrrrtttttttttt.... no pudo.

Ahí fue donde nos dimos cuenta que si usas tu boletito en esas cosas que dan vueltas y te dejan entrar al metro, no puedes volver a usarlo hasta después de 15 minutos......

Yo dije "Ni modo Carlos, ya te fregaste, ahí nos alcanzas de rato!!".
Pero pues nos apiadamos de él, porque era el mejor orientado de los tres jejeje cual buen defeño, y nos salimos en búsqueda de otra estación de metro.

El metro neoyorkino es recura $%$%&$#$.

Tienes que saber dos palabras clave: Uptown y Downtown.
Si a la estación donde te diriges está arriba de la estación donde tú estás, debes tomar dicha estación pero la que diga "Uptown" que es distinta a la "Downtown", entons si encontrabas un metro, debías estar bien buzo porque generalmente está del lado opuesto la Up de la Down.

Así que nos fuimos caminando a la siguiente estación de metro en lo que pasaban los quince minutos.
Cuando la encontramos, ambas estaciones estaban con la calle de por medio, y temíamos tomar la estación equivocada, así que Ardilla le preguntó a un hombre que iba saliendo del metro cuál debía tomar para ir al MOMA.

El hombre la vió y le dijo que el MOMA estaba a tres cuadras y que caminando llegaba.....

Plop!!!!!!!!!!

Volteé mi mirada y a lo lejos ví unas letras negras sobre un fondo blanco que anunciaban el museo al que nos dirigíamos.

Carlos nos dijo: "La ubicación de su hotel está con madres!!!!! Todo está cerca!!!".

Es un museo pequeño... bueno... después del MET, TODO es pequeño jejejeje, pero como estábamos hambrientos nos fuimos a comer ahí mismo, al museo.

La carta es italiana y la verdad muy sabrosa y a un precio decente.






Cuando terminamos de comer, nos dirigimos a ver los pisos del MOMA.
Pues como dije antes, yo no soy fan del arte moderno, había una exposición de Kooning que la verdad pues sigo sin agarrarle bien la onda.

Lo que llamó mi atención fue un mural de Orozco (VIVA MÉXICO!!!!) que trae la explicación en los audífonos que te prestan de manera gratuita para escuchar la explicación de algunas pinturas.

Pero..... si me lo preguntan, lo mejor, lo mejor, lo mejor, LO MEJOR del MOMA..... es ...... esto..........



En vivo es....... hipnotizante....... y la explicación es como un hechizo que adentra al observador en los remolinos de la noche que nunca acaba...... No sé en qué pensaba Van Gogh al darle forma a cada detalle.... pero ese señor era un genio.
Nunca he quedado parada tanto tiempo delante de una pintura.
Podría regresar una y otra vez, sólo para estar horas y horas viéndola y volver a sentirme hipnotizada.

Oh sí, por primera vez en mi vida.... me sentí embrujada.


La obra de Wicked era a las 8 pm, y teníamos que ser súper puntuales, así que a las 6:30 pm salimos del museo para ir al Rockefeller Center a patinar wiiiiiiiiiiii!!!!

La noche anterior nos dimos cuenta que aún y cuando todavía no estaba el famosísimo árbol de Navidad, recién acababan de instalar la pista de hielo, así que era la novedad y la euforia neoyorkina!!!

Yo fuí feliz al ver la pista de hielo.... inmensamente feliz...
Me recordó alguna época tierna e inocente de mi vida donde en esa misma pista patinaríamos uno de esos tiernos amores de mi incipiente juventud y yo....








Aunque ni sé patinar jajaja, así que toda la hora que estuvimos dentro de la pista, me la pasé aferrada cual garrapata a la orilla de la pista, y ahí iba yo cual vil anciana viendo cómo niños, adolescentes y adultos (incluídos Carlos y ardilla) daban vueltas en el centro de la pista al unísono de la música.

Y mientras yo deslizaba el filo del patín sobre el hielo, ví a una pareja de jóvenes patinar.

Ella no sabía patinar y él la tomaba amorosamente para guiarla.
Ambos sonreían mientras avanzaban al unísono, él con más calma mientras la sostenía a ella.

Eran la pareja perfecta, aún y cuando los que saben de estética pudieran decirme que nada qué ver.

Cuando yo los ví, se me rompió el corazón..... y mientras él la veía con ojos de amor (de verdad que pocas veces en mi vida, he visto por mí misma una mirada de amor que no va dirigida a mí), de fondo sonaban los Beattles..... y deseé por unos instantes tener a alguien que me viera así.....

Tal como lo soñamos tanto, ese adorable chico y yo.

Y mientras mi corazón estaba a punto de romperse, llegaron Carlos y Ardilla a jalarme de la barra de la cual me sostenía, sin éxito alguno jejeje.

Ya decreté que cuando regrese a tierras neoyorkinas, sabré patinar sobre hielo.
DIJE!
Jum!

A las siete y media nos salimos de la pista para irnos a buscar nuestro Teatro.

Wicked es la antesala de "El Mago de Oz".
Y es una adaptación de verdad increíble.

Desquitó cada penny de los 126 usd que costó nuestro boleto.
Pero de verdad, ampliamente lo desquitó.

Uno se ríe, se enoja, se indigna, se asombra.... suspira...... ata cabos, salta sobre su asiento y dice: "Noooooooo maaaaaa!!!! o sea, que tú eres...... tú eres......".... les diría qué, pero no quiero ser la que cuenta el final impactante y nada esperado de las historias jejeje.

De verdad, también un MUST.

Y después de ver la historia de amor de Elphaba, la Bruja Mala del Oeste, yo sentí todos los bríos necesarios para declararle mi amor a Jason, así que en cuanto salimos a las 9:50 pm y dada la cercanía de nuestro hotel, yo le dije a la palomilla: "Corramos antes de que sean las diez y salga Jason de trabajar!!!!".

Llegué sofocada al hotel, abrí rápidamente las puertas y...... no estaba Jason..... al preguntar por él, me dijeron que ya había salido..... luego dije: "Ok, a qué hora llega mañana?" y me respondieron "Llega a las 3!!.... ah no, espera.... no, mañana no viene Jason... llega hasta .... el lunes.".

De esas veces en que el tiempo se detiene, y uno no puede creer lo que está sucediendo en tu exterior..... Yo me iba el lunes a las 11 am......

En ese momento, NYC se volvió indiferente para mí.... sin atractivo alguno.

Salimos del lobby para ir a buscar dónde cenar.
Pero de verdad, no sé si realmente yo era al igual que Elphaba una bruja o algo así, porque no encontramos un sólo chingado lugar para cenar.

La Ciudad lucía sucia, aburrida, peligrosa...... fea. Sin brillo.

Terminamos cenando una rebanada de pizza en un lugar HORRIBLE.
Y mi ánimo, otrora efusivo, simplemente se acabó.

Fuimos a tomar una cerveza a un restaurante italiano situado a tres locales de nuestro hotel, y probamos una cerveza llamada "blue moon", que nos costó ONCE dólares..... yo casi escupo a la mesera...... lo único que desquitó fue que aprendimos que si pones una rodaja de naranja en la esquina del vaso de la cheve, ésta sabe distinta y agradable.

Y mientras tristemente escuchábamos al piano man, con canciones tristes y nostálgicas, Carlos y ardilla voltearon y me dijeron: "Miraaaaaaaaa!!! Mira ese cuadro que está frente a tiiii!! Mínimo que lo veas en pic no??? tú viniste a NYC en su búsqueda, mira, miraaaaa!", yo ví el cuadro con la poquísima luz que había y dije "Naaaaaaaaaaaaa, ése no es Al!!!", y la mesera nos dijo que yeap, que él era un muy jovial Al Pacino...... Ja!!

Pagamos la chingada cerveza caríiiisima, y nos fuimos al cuarto.

Carlos se despidió y quedó de pasar a la mañana siguiente a las 8:30 am para irnos hacia la Estatua de la Libertad.

Cuando las luces se apagaron, no pude contenerlo....... y sentí una lágrima en mi mejilla.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Día 03, Parte 02.- Miércoles de Empire State.

"The Empire State building is the closest thing to heaven in this city."
- An Affair to Remember.-

Llegamos al Oysters Bar de la Grand Central Station para comer en forma, un gran amigo que nació en NYC me recomendó dicho lugar ampliamente.

Por si quieren saber, el precio de cada ostra es de 1.30 usd.
Toinggggggg!!!!!

Yo pedí una sopa que me recomendó mi amigo, la verdad no recuerdo el nombre pero sabía delciosa y diferente, y al final le dijimos a Carlos que no pidiera postre ahí, que TENÍA que probar el cheesecake de la vuelta jejejeje.

Cuando terminamos de comer, fuimos a Juniors, y la carcajada de ardilla hizo que el mesero boricua del día anterior nos reconociera, pero se sintió un poco intimidado al ver que ahora íbamos acompañadas por un hombre.

Ashhhhh Carlos!!!

Volvimos a comer cheesecake y Carlos dijo que en ninguna parte del DF había probado algo tan delicioso.

Al momento de irnos hacia nuestro hotel, el mesero boricua nos dijo: "Hasta mañana... familia!!!".

Sonreímos y mi sis me dijo: "Obviamente ya no regresaremos, no quiero terminar odiando este pie de queso que sabe tan delicioso.".


Nos regresamos caminando nuevamente a nuestro hotel, y ahí se encontraba "él", tan increíblemente guapo, sonriendo hacia nosotros.

Le preguntamos la manera de ir hacia el Empire State en metro, y muy amablemente nos dió indicaciones, le pregunté acerca de un crucero que había leído, y él sonrió y nos dijo: "Wooooooooow ustedes quieren hacer todo!!!"..... la verdad sí, yo con él, quería hacer TOOOOOODO!!!!, pocas y contadas veces en mi vida, he sentido esa cosa que sentía hacia él.
Me dijo que si me decidía, le dijera el día de mañana, o sea, el jueves, que él llegaba a las tres de la tarde "Is it okay for you?" me dijo con esa sonrisa encantadora diseñada por sabe qué Dios de la belleza....... yo sonreí tontamente, me sonrojé y dije: Okay.

Subimos al cuarto al sanitario, mientras Carlos se burlaba de mí y me decía: "NUUUUNCA te había visto apenarte con un hombre!!!!", jejejeje, dejamos los souvenirs, y nos dirigimos en metro hacia el Empire State.

Pasamos por mil y un detectores de metales, lo cual hace tardadísimo que uno entre a cualquier lugar importante neoyorkino, y cuando por fin subimos en elevador Todos esos pisos.... nos encontramos con un frío de la chingada y con una vista poca madre.
De esas vistas que nunca nada ni nadie podrá arrebatarme.

Es literalmente, tener una Ciudad a tus pies.
Y definitivamente, no era cualquier ciudad.
Era La Ciudad.
The Big City & Us.

Y en efecto, no hay lugar más cercano al Cielo, Mi Cielo, que el Empire State....






Cuando el frío nos venció, decidimos dejar aquél lugar idílico y nos fuimos nuevamente al hotel, Carlos estaba destrozado de su noche viajando, de su gran caminata, y todavía debía llegar a su hostal.... e investigar dónde estaba jejeje.

Nuestros viajes en metro eran divertidísimos, en general cuando los tres íbamos caminando nos la pasábamos riendo y diciendo pura estupidez, menos en los Museos... bueno no, ahí también, jejeje.... y como los newyorkers son gente muy, muy, pero muuuuuuy fría e inexpresiva (la idea de la gente horny vendida por Sex and the City es la más grande mentira de todos los tiempos), y cuando nos subíamos al metro y nos reíamos diciendo pendejadas, todo el mundo se nos quedaba viendo intrigada, tratando de imaginar qué decíamos.

"Ustedes nunca comprenderían -decía Carlos sonriendo- esto de reír es algo que sólo los pobres conocemos.-". Y la neta que sí, nuuuuunca ví reír a nadie por allá.

Llegamos al hotel, y yo ví a Jason atendiendo a una nueva clienta.
Sonreí mientras decidida les dije a mi par de acompañantes: "Mañana voy a alaciar mi pelo, le diré a Jason: You look like an italian, y le pediré una pic junto a él.".
Y luego contrataría el crucero para el domingo por la noche.

Todo era más que perfecto en mi plan.

Carlos sólo se llevó su pijama, su ropa para el día siguiente, y su cepillo y pasta dental.
Aún cuando él era el menor de los tres jejeje y su hostal quedaba a media hora en metro de nosotras, quedamos de vernos en nuestro cuarto al día siguiente a las 9 de la mañana, listos para irnos a desayunar, y de ahí al MOMA, de ahí al Rockefeller Center a "patinar", de ahí a ver la obra de Wicked, de ahí al hotel con Jason para mi pic, y de ahí a cenar y seguir disfrutando la Ciudad.


El mesero boricua del Juniors no sabría que ése día sería la última vez que nos vería comiendo un cheesecake.

...... Y yo no sabría que ése sería el último día que yo vería a Jason.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Día 03, Parte 01.- Miércoles de MET.

Y mientras dormíamos pensando en Jason y en lo que las ardillas sueñan, el tercer miembro de nuestra increíble, increíble palomilla tomaba su vuelo de México para New York.

Como él se hospedaría en un hostal situado a media hora de nuestro hotel, pero sólo podía hacer su check in hasta la tarde, le dije que llegara a nuestro súper bien ubicado hotel, que si mi sis y yo estábamos desayunando, le iba a dejar la llave con el conserje, que subiera sus maletas, me enviara un whatsapp y regresábamos a la habitación por él para ir en búsqueda de nuevas aventuras.

Yo a él, a Carlos, lo conocí cuando yo tenía 22 años y él tan sólo 17.
Y siendo que él tiene familiares en la Ciudad vecina de Irapuato, y vive en una Zona capitalina donde yo he ido mínimo una vez al año, no quiso el destino que nos conociéramos en tierras mexicanas, sino en el que fué el primer viaje que recuerdo en el extranjero: en Canadá.

Y ahora, siete años después, volvíamos a estar juntos lejos del lugar de pertenencia de cada quien.
Pero, teníamos un plus: La ardilla.

Así como lo planeamos, bajamos al lobby del hotel, y conocimos a un conserje salvadoreño llamado Abraham.

Abraham fue todo un personaje en nuestro tour.
Para todo terminaba diciendo: "Sí oye!".
Éramos realmente felices imitándolo jejeje.

Mi sis y yo le dejamos la llave del cuarto a Abraham y le dimos el nombre completo de Carlos, y de ahí partimos hacia una "boulangerie" que habíamos visto el día anterior.

El desayuno fue éste: Un delicioso struddel de manzana, un medio insípido jugo de naranja y un súper cargado café americano.
Precio: 15 usd.



Cuando terminamos de desayunar, Carlos me envió un mensaje diciéndome que ya estaba en nuestro hotel, y mi sis y yo fuimos a su encuentro.

Carlos y ardilla duraron mmmm dejen ver.... 25 segundos en hacer click, y de ahí partimos caminando nuevamente hacia el Metropolitan Museum.

- No manches jess, apoco ese conserje es el que te gusta!!!.- Dijo Carlos refiriéndose a Abraham.
- Qué te pasa!!!! Jason llega a las 3 pm, ahorita de ratín regresamos para que veas que es guapíiiiisimo!!!!!

Una vez que llegamos al MET, volteamos a ver la casa que Slim tiene enfrente de dicho Museo.
Estuvimos tentados en ir a tocarle y decirle que por nosotros, él era millonario así que queríamos que nos invitara a cenar esa noche, pero decidimos que no teníamos tiempo en nuestra agenda. Jejejeje.

Cuando uno entra al MET, se pierde en sus pisos.
Está ENORME. ENOOOOOOORME!!!!
Hay mil y un exposiciones.
De egipcios, de griegos, de africanos, de norteamericanos, pero sin lugar a dudas, la sala con más afluencia, y de gusto más exquisito, fue la exposición de pintura francesa del siglo XIX.
Un súper tip para quien se decida a ir, si al entrar uno quiere ir al baño, no vaya al de la entrada, está siempre aperrado, y hay muchísimos más baños en todo el museo.

Aquí les dejo algunas pics de dicho Museo, para que se animen a visitarlo!!

Escultura de Ugolino:



Los burgueses de Calais, by Rodin.




Eros dormido.... Yo no sé cómo le haga, pero en el 2014 tiene que despertar para que trabaje conmigo!! jajaja :P



Edipo seduciendo a la esfinge.



Closer, para que vean cómo realmente la esfinge era seducida por la virilidad de Edipo.



Mi ultra mega favorita de todo el MET!!! by Cot.



Aquí para que se pueda apreciar la mirada de ella..... Zu dice que me gustó porque me sentí identificada con ella..... Awwwwwwwww!!! Es linda, linda, lindaaaaaa!!!






Como el MET es tan grandísimo, en cada piso hay un restaurant para que se pueda degustar algún bocado mientras se toman fuerzas para seguir recorriendo tremendo mounstruo.

Y como Papufo ya había ido al MET hace como unos .... chingos de años jejeje, me dijo que él invitaba el bocadillo y la cerveza del MET.

Estuvimos revisando las cafeterías, y, al igual que los baños, las primeras cafeterías son las más aperradas, yo sugeriría mucho a la que fuí y que es la que está al lado de los burgueses de Calai, porque tiene una carta magnífica, y obviamente un poco más cara que la primera cafetería donde venden otro tipo de comida más informal.

Nos sentamos y pedimos sólo un plato para los tres para el centro jejeje, y fue una pasta DELICIOSA, de lo mejor que probé en NYC, y ahí fue donde un muy atractivo mesero boricua nos recomendó probar la cerveza Brooklyn Lager, para mi gusto, la mejor cerveza norteamericana.

De seis cervezas y la pasta, fueron 55 usd más propina.
Yo pensaba que la propina del 10% era universal, pero.... Nop.

En NYC, la costumbre es dejar una propina del 15, 18 ó 20% según el trato.
Yo siempre dejaba el 10 ó el 13. No tenía para dar más jejeje.

Cuando por fin terminamos de recorrer el Museo, ya todos estábamos adoloridos de los pies, y nos dirigimos a nuestro hotel haciendo parada para comer yomi, yomi, nuevamente en la Grand Central Station, pero ahora iríamos a sentarnos al Oysters Bar.


Yo contaba los segundos para llegar nuevamente a nuestro hotel, dejar todo para dirigirnos al Empire State, y preparaba mi plan de pedirle a Jason una pic junto a mí.


.....

sábado, 26 de noviembre de 2011

Día 02.- Martes de Guggenheim, de Central Park y de Cheesecake.

Después de un profundo y reparador sueño, mi sis y yo despertamos, nos pusimos una chamarra ligera y nos fuimos a vagar en búsqueda del desayuno.

La noche anterior habíamos visto un Sbarros a dos cuadras del hotel, así que decidimos desayunar ahí.

Me di cuenta que en realidad, tenía altas expectativas respecto de dicha cadena.... La comida es súper grasosa, y aún y cuando es buffet, tú puedes pagar lo que tu plato pese, pero a fuerzas quieren venderte el buffet porque "te conviene más", la manga qué!


Luego de casi pelearnos con la señorita hispana y maleducada que atendía y cobraba, ingerimos comida grasosa a granel y nos dirigimos en búsqueda del Museo Guggenheim.

Un muy amable par de policías nos dijeron cómo llegar al Guggenheim vía Central Park, no podían creer que preferíamos caminar tooooodas esas cuadras en lugar de tomar el metro, pero.... la mejor forma de conocer una Ciudad, es caminándola.

Mi sis y yo comenzamos a sentir las frías ráfagas de viento y nos percatamos de que con lo que traíamos, simplemente no la íbamos a hacer.

En algún punto de nuestro camino, vimos una tienda de abrigos, pasamos a ver unas chamarras y ahí nos enamoramos de un modelo Kenneth Cole, marca que es famosa en México por manejar únicamente línea para caballero, pero que allá también tiene la línea femenina.

El vendedor muy amablemente nos hizo algunas recomendaciones para turistear y salimos de ahí en búsqueda del Central Park.

Rodear una parte del Central Park durante la mañana fue algo extraño y sui generis, el contraste entre los enormes rascacielos que impiden que los rayos del sol lleguen a quienes transitan por ahí y el enorme espacio abierto y natural conformado por ese enooooorme parque es algo que no se puede expresar a través de palabras.




Alrededor del Central Park, hay muchísimas personas vendiendo imágenes neoyorkinas, imanes, postales o libros usados, los cuales fueron saqueados por Ardilla que se dedicó a hurgar y hurgar y hurgar libros, mientras yo me la pasaba viendo los imanes y las imágenes jeje.

Adentro del Central Park hay una estatua de Alicia en el País de las Maravillas, que está muy padre y siempre llena de gente para tomarse pics, y a unos pasos de Alicia se encuentra el lago que se convierte en pista de hielo al congelarse.

Al seguir caminando hacia el Guggenheim que está situado sobre la 5th Avenue, ví a una camioneta negra de súper lujo dando vuelta, en los asientos traseros iba una señora oriental vestida elegantemente de negro, y arriba de su automóvil le tomó pics al Central Park.

Me dio risa ver dicha escena.

Tanto dinero invertido en auto y en chofer, y en su vida, y no pudo apreciar de verdad, dicha atracción neoyorkina.....

Hay cosas que el dinero no puede comprar.

Una vez que llegamos al museo que estábamos buscando, compramos el New York pass city, por 79 usd tienes derecho a entrar al MOMA, al Museo de Historia Natural, al MET, al Guggenheim o al Top of the Rock, al Empire State y al ferry que te lleva a la Estatua de la Libertad o a otro ferry que te da un paseo por toda la bahía.

El Guggenheim es famoso por sus escaleras conformadas por una rotonda y por su techo, los cuales nos tocó mala suerte y ambos estaban en reparación, así que no vimos el verdadero encanto de dicho museo.... que sea un pretexto para regresar a la Gran Manzana..... ;)

Ya una vez dentro, había una exposición de Kandinsky, que es de arte moderno, y la verdad, no me gustó nadita de nada, Ardilla estaba orgasmeada viendo cuadro tras cuadro y yo me dediqué a esperar a que ella terminara de observar para irnos a comer.
Lo que más me gustó del Guggenheim fue un Manet increíble....... una chica con corset azul se mira en el espejo y no se percata de que está siendo observada.....
Muy bonito la verdad.

De ahí nos fuimos en dirección al metro para regresar a nuestro hotel.

No entendimos muy bien a qué metro subir, y nos subimos al primero que vimos, ya una vez arriba, dos dominicanos newyorkers iban platicando de su día laboral, mi sis y yo les preguntamos si íbamos bien en dirección a Times Square, ellos nos vieron incrédulamente y nos dijeron que no, que ése no era el metro jejeje, pero que nos decían cómo corregir el rumbo.

Uno de los dos dominicanos se veía más alegre que el otro, nos enteramos que tenía un hermano viviendo en Aguascalientes..... Que viva Aguascalientesssss!! Sí señor!!!!

El otro dominicano se veía notablemente frustrado, llevaba quince años viviendo en New York, y nos dijo que era una mentada, que la Ciudad no era como la pintaban, que era una vida de perros y que no era nada feliz ahí, y se sorprendió al saber que habíamos llegado la noche anterior, nos dijo que casi ningún turista se atrevía a usar el metro..... y nos vió como diciendo "chíngaleeeee!!! la tranquilidad que da la ignorancia", pero que no nos preocupáramos, que el metro era seguro, sólo que no lo tomáramos entre 6 y 7 pm que es la hora que sale la gente de trabajar y es un verdadero infierno.

Nos bajamos junto con él y nos dijo que trasbordáramos otro metro, y en dos estaciones estábamos en nuestro destino.

Mi sis y yo decidimos mejor irnos caminando, y al salir de la estación, mi sis volteó y me dijo: "Mira... esa placa dice que ésta es la Grand Central Station". Yo me paralicé, abrí mis ojos y grité: "NO MAMES LUPITA!!!! De regreso a la estación!!! sin querer llegamos a uno de los lugares más famosos neoyorkinos y además.... hay Juniors!!!!".

Mis amigos cosmopolitas me hicieron mucho hincapié en que probara el cheesecake de Juniors, que había un Juniors en Brooklyn, y otro en la Grand Central.

Tomé la mano de ardilla y corrimos en búsqueda de la zona de comida rápida, pasando por la increíble arquitectura de dicha estación....

Las piezas se iban acomodando para que el viaje más eufórico de toda mi vida, estuviera llegando a mí, sin pensarlo y sin planearlo.

Encontramos juniors y comimos una hamburguesa, y de postre... el tan anhelado y platicado cheesecake.
A primera vista, parece un pie de queso común y corriente, peeeero...... en cuanto uno lo prueba..... ohhhh Cielo Santo!!!!!! qué delicia!!!!!
Definitivamente, un must para quien visita dicha metrópoli.

Un mesero boricua del Juniors se percató de nuestro español y al pagar la cuenta nos dijo: "Adios Princesas!!!". No bueeeeeno, así o más consentidas.

Cuando terminamos de comer vimos que era la hora pico que nos comentaba el dominicano del metro, y realmente es increíble estar parada en la Grand Central a las 6 30 pm, ves pasar un mundo de gente corriendo hacia todas direcciones.

Así que nos dirigimos caminando a nuestro hotel, y en el inter, nos dimos cuenta de que el Rockefeller Center, estaba a escasas cuadras de nuestro hotel.

Ya una vez que llegamos, lo primero que yo ví fue a Jason en la recepción.
Amablemente nos saludó y mi corazoncito empezó a palpitar fuertemente, mi sis me vió y dijo "yo me voy al cuarto", yo me quedé para preguntarle (como pude) a Jason si nuestra caja de seguridad había sido arreglada en la mañana. Él sonrió y me preguntó si habíamos podido llegar al Halloween Parade, y que qué habíamos hecho esa mañana....

Mi sis y yo intentamos salir de farra pero el cansancio nos venció y nos quedamos profundamente dormidas.

Mientras me metía entre las sábanas pensé en la señora oriental ricachona del Central Park, en el dominicano pobre y frustado que odiaba su vida neoyorkina, en el delicioso cheesecake que habíamos probado ...... y en la virilidad de Jason.


No hay noche que no piense en él.

martes, 15 de noviembre de 2011

Día 01.- Lunes de Halloween.

Y de repente la espera había llegado a su fin.

Mi sis y yo salimos a las cuatro y media de la madrugada rumbo a la terminal número 01.

Era lunes 31 de Octubre, y debido a que nuestra aerolínea era norteamericana, todas las personas que te documentaban iban disfrazados de algún personaje de halloween.

El chico que nos entregó nuestros pases de abordar, iba disfrazado de Jason.

Ahora que me pongo a pensar en ello, sonrío al pensar en las encantadoras coincidencias que el destino pone frente a nosotros.

Oh sí, el destino suele enviarnos ese tipo de señales, y sólo uno decide la importancia que debe darles.

Debido a que mi sis se regresaría en un vuelo diferente al mío, cada quien tomó formas distintas para declarar en los USA.

Nuestro vuelo hizo conexión en Dallas antes de llegar al JFK.

Yo iba un poco friqueada por mi nula práctica en el listening y en el speaking, pero mi sis que domina el inglés a la perfección iba nerviosa por sólo saben los dioses roedores qué razones.

A la hora de hablar en Migración, me preguntaron que hacia dónde me dirigía, que cuándo me regresaba a México y qué cuánto dinero llevaba.
Yo bien segura respondí todo y amablemente me dejaron pasar a lo que seguía, mientras de reojo ví que mi sis seguía moviendo su cabeza mientras respondía lo que le preguntaban.

Pasaron minutos y minutos y más minutos antes de ver salir a la ardilla.
Ya una vez juntas le pregunté acerca de su demora y ella me dijo: "Pus es que el don me trató acá bien de a compas, y yo pus respondí acá de a compas. Me dijo que cuánto dinero llevaba y yo le respondí que para qué pinches necesitaba yo dinero, y él me vió con la cara de alerta y me dijo qué?!?!?!? No traes dinero?!?!?! y yo le dije, ah no bueeeeno, claro que traigo dinero jejejeje, vengo de viaje a NYC, y él me dijo que a qué iba a NYC, y yo le dije que pus a museos, y él me dijo: Sabes cuánto cobran los museos por entrar? y yo le dije: ITS FOR FREEEEEE!!!!!, y él se rió de mí y me dijo: Jaaajajaja pobre ilusa, en NYC NINGÚN museo es gratuito, y vió mi chamarra y me dijo: En NYC está nevando, con esa chamarra no la vas a hacer, míiinimo tendrás que comprarte otra chamarra, luego de eso vio mi equipaje y me dijo: Y por qué viajas tan ligero?? que no traes nada para acá? No sé, un recuerdito, mínimo un tequila!!!, y yo le dije que pus no, que mis trece kilos de equipaje eran más que suficientes, me vió así como Pffff y ya me dejó pasar."

Mientras ella hablaba y hablaba, yo sólo abría mis ojos así --> o_O y pensaba Deusss de mi vida!!!! cómo chingados no la deportaron!!!!!

Pero Deus es grande, ohhh sí que lo es, y la dejaron pasar. Ja!

Ya una vez en el aeropuerto y debido a que la jodidísima aerolínea sólo nos dió un pinche refresco en todo el vuelo, cada quien agarró su camino y fue en búsqueda de comida.

Ahí me encontré por primera vez, sola, con mi propio inglés en los States.

Pedí un baguette y agua.
Y luego la chica me preguntó que qué tipo de baguette.... quiero suponer eso porque sólo entendía un "wacha wacha wacha wacha", y yo la ví con cara de o_O y ella comprendió que no sabía ni madres de inglés, y volvió a seguir hablando, y yo pensaba: "Puta madre, qué chingados voy a hacer en este país con mi pinche inglés del nabo!", total que mientras yo pensaba eso, alcancé a distinguir que de entre todo su repertorio, la chica dijo: "Guacamole", y a mí me brilló la mirada y dije: "The last one please", o sea que sepa la madre qué fué lo que pedí jejeje pero sabía bien, y dudo mucho que trajera guacamole en sus ingredientes.

Total que la ardilla llegó a sentarse con una DE-LI-CIO-SA hamburguesa de Dallas BBQ, que la verdad se rifa en hamburguesas. Mmmmmm!!! Yomi!!!!

Ya una vez arriba del avión, esperamos pacientemente aterrizar en aquella increíble ciudad inmortalizada por Frankie, y añorada por el mundo femenino debido a Carrie Bradshaw.

En cuanto aterrizamos corrimos a "Ground Transportation" para contratar una camionetita que por 18 usd más propina, por persona, nos llevaban a la dirección indicada.

Esperamos a que se llenara el camioncito, y una vez arriba, nos dirigimos hacia Manhattan.

Dicen que la primera impresión es la que cuenta.

Yo que he conocido otras ciudades grandes, no pude sino quedarme boquiabierta frente a los enormes rascacielos, y la gran cantidad de energía eléctrica que emanaba de cada uno de ellos.

"- What's your favorite place of New York Lidia?"- Me preguntarían el sábado siguiente...... A lo cual yo dije sin dudar: "Times Square!!!".

Times Square fue lo primero que yo tuve frente a mí de NYC, y ello debido a que nuestro hotel se encontraba a escasas tres cuadras de ahí.

Tal y como en las películas, así se veía..... radiante, luminoso, increíble..... pero era mucho mejor, porque lo tenía frente a mí.

Una vez que bajamos a nuestro hotel, nos recibió el conserje del mismo mientras nos preguntaba en el idioma local si estábamos hospedadas ahí.
Ardilla y yo asentimos, él tomó nuestras maletas, habló con el recepcionista, y subió a dejarlas a nuestro cuarto mientras ardilla y yo hacíamos el check in.

Cuando él bajó Ardilla le preguntó si sabía cómo podíamos hacer para ir corriendo al muy famoso desfile de halloween.

Él, nos miró, y fue la primera vez que me percaté de sus viriles y sexies rasgos faciales, nos dijo amablemente (en inglés, ya que no hablaba nadita de español) que subiéramos a nuestro cuarto a dejar cosas y demás, y cuando bajáramos, él nos indicaba la manera de llegar al desfile.

"My name is Jason".- alcancé a entender de todo su discurso.

Yo pensaba woooooooooow!! si así de guapíiiiisimo está el conserje, ya me imagino los newyorkers!!!!....... ajá....... triste desilusión....... "the only handsome and sexy newyorker that I saw, was Jason....".

Subimos, en chinguiza lavamos nuestras caras y debido a que íbamos contra reloj, bajamos corriendo para que Jason nos explicara cómo llegar en metro al Village y ver el desfile.

Si uno va a usar el metro en NYC, es necesario comprar el pase del mismo, porque si no, cada recorrido cuesta $2.25 usd, ohhhh chicos mexicanos capitalinos, créanme, viven en el paraíso.

Total que por 29 usd, tienes derecho a hacer tooodas las subidas al metro durante una semana.
Sólo pasas tu tarjetita y voilá!

El desfile es increíble, la calidad de los disfraces es algo que va más allá de los parámetros, aunque para mi gusto, le falta algo de emoción, desfilan y desfilan, pero casi en silencio.
De vez en vez había un carro alegórico y temático que iba haciendo circo, y motivaba a echar desmadre, el cual era inmediatamente aplacado por la policía.

Si de algo pude percatarme en USA, es de que TODOS los policías son unos perros, neta, y TODOS, abosolutamente TODOS los respetan. Ahí sí tienen bien en claro que la autoridad es la autoridad.

Luego de que terminó el desfile, como a eso de las once pm, ardilla y yo, algo cansadas del ajetreo del vuelo, compramos agua y unas galletas, y regresamos al hotel a dormir.

El martes sería nuestro primer encuentro con la vida matutina y vespertina neoyorkina.

Ya no sería halloween, pero yo seguiría teniendo a Jason.....

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Timing

"El destino no es otra cosa que una oportunidad aprovechada."
Charles de Gaulle.


Dícese de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado.
Éso es Timing.

Hace cuatro años le dediqué un post al tiempo, donde trataba de seducirlo para que me permitiera estar junto a un hombre.

El resultado fue catastrófico para mí.
Derramé muchas lágrimas y aprendí a no bromear nunca más con dicho ente.

Siempre lo he respetado y admirado su sabiduría.

Pero ahora, ahora sólo sé que fué testigo de uno de los más grandes errores de mi vida, y el más doloroso.

No ha habido un sólo momento en el que no haya habido lágrimas en mis mejillas.

Recuerdo que abrí los ojos y ví el reloj.... no sé a ciencia cierta si estaba soñando o no, sólo sé que ví esa hora, y luego, pasó algo raro, estaba junto a él, y yo me sentía feliz de verle.... Una parte de mí prefirió soñar con él que estar junto a él en la realidad.

Lo demás, es historia.

Le juré que nunca le fallaría.

Y le fallé.

Esperé pacientemente interminables horas para que llegado el momento..... Yo fallara.

Y al fallarle a él, me fallé a mí misma.

Si ya de por sí, un sólo enunciado me asfixia, ambos mataron una parte de mí.
Es como una increíble Ciudad derrumbándose, y saber que tú fuiste el detonante.

viernes, 28 de octubre de 2011

Con V de Vuelta.

En corto, regreso.

Ahora mi sis, Carliux y yo, nos vamos de reventón al extranjero.
Yeah!!!!

Adivina, adivinanza!!!!


Triple F: Fashion, Fun & Food.

Cuarta F: Fiance.

Quinta y Sexta F's: ;)

lunes, 17 de octubre de 2011

Después.

"..... el inmemorable sentimiento de culpabilidad de los privilegiados."
Los Testamentos Traicionados by Milan Kundera.

"Des-pu-és".
No, ¿Era así? O, ¿Cómo era?, ¿Cómo se separan correctamente las sílabas de dicha palabra?.

Estoy sentada en la primer banca de la cochera del Colegio, esperando que lleguen por mí para ir a casa.
Pero en lo que llegan por mí, y debido a mi serio problema de seguridad y su consecuente dificultad para sociabilizar, saco de mi mochila mi tarea y estudio mi lista de palabras una y otra vez para el examen semanal de cada viernes.

Las niñas sentadas a mi lado, hablan entre sí de que saldrán a dar la vuelta en la tarde.

La maestra dice que debido a mis buenas calificaciones, el lunes entrante estaré en la escolta.
Para poder ser abanderada necesito guantes blancos.
Y no sé si los del año pasado me sigan quedando.

Saco de mi mochila una carta firmada por la Madre Directora donde le recuerda a mis papás que debo una mensualidad atrasada, y que si no me pongo al corriente, no podré presentar exámenes mensuales.

Yo sigo viendo mi lista de palabras.

De la calle, entra una señora.
Es de tez blanca ella.
Trae gafas oscuras.
Tiene el pelo rubio, lacio y muy largo.
Va vestida toda de negro y usa un cinturón rojo.
Veo sus pies y está usando unos tacones enormes.
No es delgada, sino de complexión gruesa.
Pero su ropa disimula muy bien su sobrepeso.
No es bonita, pero tiene algo que llama mi atención.

Platica algo con la Madre Directora, la Madre le dice que enseguida vuelve, la señora se sienta a mi lado mientras me mira con cierta curiosidad.

Yo me pongo nerviosa y vuelvo a leer mis palabras.

- Eres tan bonita......- dice ella mirando hacia enfrente.
Por un momento pienso que me lo dice a mí, pero ella sigue sin voltear hacia mí.

Ella trae un folder entre sus manos, lo abre, lo revisa, lo lee, se quita los lentes y su mirada se torna triste.

Vuelve su mirada hacia mí, mira mis anteojos y sonríe.

- Por Deus, qué horrible armazón!!! Luces peor que Harry Potter.- dice ella mientras intenta sonreír.

Mis manos sudan y no sé qué decirle.

No sé quién sea Harry Potter.
Y mis lentes están feos, algunas niñas me dicen "cuatro ojos", pero es la única manera de ver bien el pizarrón.

Ella no me quita la vista de encima y yo comienzo a sentir miedo, le ruego a Dios que mi mamá llegue por mí y el temblor de mis manos es visible ya.

Ella abre su bolsa, saca una cartera de ésas que usan las señoras pipirisnais, abre su cartera, ve una foto de una niña y me la enseña.

- Mira....- La extraña señora no me quita la vista de encima, voltea a ver mis zapatos y se percata de que las calcetas que traigo no hacen juego.

Yo no puedo mirar la foto que me enseña, porque mi atención es robada por todas las tarjetas que trae en las diversas pestañas.

Siempre he soñado con tener una tarjeta.
Sólo quisiera crecer para tener una.

La señora parece complacida de que yo no haya visto bien la fotografía, pareciera como si realmente quisiera que viera las tarjetas que posee.

- ¿Te gustan los helados de la nevería de enfrente?.- me dice ella señalando el local de las nieves Bing.

Yo sigo sin decir una sola palabra, y sólo asiento con mi cabeza mientras ahora soy yo quien la observa con curiosidad.

- ¿Cuál sabor me recomiendas? - dijo ella con un tono como si ya me conociera.

- Pistache.- dije yo inmediatamente.

Ella sonrió, dejó sus papeles a un lado, cruzó su pierna, y secó una lágrima que resbalaba por su mejilla.

- ¿Quieres uno? - Me volvió a preguntar.

- Mi papá no me deja irme con extraños.- dije yo viendo nuevamente hacia el suelo.

Ella sonrió como si supiera a la perfección que nada del mundo me haría moverme de ese lugar.

- Haces bien en obedecer a tu papá.- Dijo ella.

La Madre Directora salió de las instalaciones principales y se dirigió hacia nosotras, la señora sentada a mi lado se paró, tomó sus papeles, dirigió su mirada hacia mi mochila visiblemente maltratada, volvió a colocar sus gafas en sus ojos, y me dijo: "No siempre será así. Estudia mucho pequeña. Sé que no me harás caso, pero.... procura hacer ejercicio, no comas pan en la adolescencia, el helado de pistache es bueno los domingos, pero no diario. No idealices una tarjeta de crédito, es el demonio vuelto persona, peor que la coca cola. Tómate una foto en cuanto llegues a tu casa y llévala siempre contigo, te ayudará a recordar de dónde vienes y hacia dónde quieres dirigirte. La mejor inversión que puedes hacer es viajar, viaja todo lo que puedas. No temas al fracaso, tus papás no te castigarán por fallar....", y mientras decía esto último abrazó su carpeta fuertemente.

La Madre Directora le entregó algo, ella sonrió y se dio la vuelta.
Antes de cruzar la calle, llegó corriendo nuevamente hacia mí:
"Es des-pués. Recuérdalo bien, des-pués."

Sentí pánico al escuchar esto último, ella lo comprendió, ví que hizo una mueca de sonrisa, y se fue corriendo de ahí.

La ví atravesar la calle y subirse a un automóvil azul de dos puertas.
Es el auto más bonito que he visto en toda mi vida.

Volteé a ver la nevería.

Falta poco para finalizar el año.
Falta poco para probar mi helado de pistache.

- jessie? vámonos ya! Cuéntame, qué tal te fue en la escuela el día de Hoy!-

jueves, 6 de octubre de 2011

Antes del Anochecer.

Cuando era pequeña alucinaba el hecho de que mi mamufa nos llevara a casa de mi tío Chava.

Él era el tío soltero que todos los sobrinos alucinábamos.

Siempre andaba de parranda, compraba automóviles padrísimos, siempre olía a fragancia machina, y a falta de hijos, nos consentía a los sobrinos, nos llevaba a dar el rol por la Ciudad, al cine de ciudades vecinas y nos llevaba a comer pizza.

Las cenas navideñas y de fin de año siempre eran en su casa.

Su casa, era para mí el claro ejemplo de un departamento de lujo.

Y yo decía que era de lujo porque aunque no tuviera todas las cosas mamoncitas de las casas pipirisnais, pero tenía una pantalla enooooorme en el cuarto de él, y los dos cuartos de su casa, estaban alfombrados, para mí, la alfombra era sinónimo de elegancia y distinción; y no importaba que no hubiera camas en los cuartos, dormir en la alfombra de la casa de mi tío Chava siempre era un acontecimiento que sólo se podía vivir la Noche Buena o el último día del año, o cuando papufo estaba de viaje.

La casa de mi tío Chava también tenía una barra en la cocina, nunca me fijé en la ausencia de un comedor, la barra por sí, era un elemento que no había visto yo en ningún programa televisivo.

Pero, la mejor parte de la casa de mi tío Chava, era su enorme ventanal.

Como estaba construído en la parte superior de un pequeño departamento propiedad de su hermana mayor, desde el ventanal podías ver la calle, e inclusive las calles de los alrededores…… Mi amigo del alma, otrora amor platónico, nunca sabrá cuántas tardes estuve detrás de ese ventanal viéndolo jugar fútbol.

También se podía apreciar la Catalítica (Planta de Refinación de PEMEX) con su llama encendida todos los días, a todas horas.

Y lo mejor de todo…… era el momento entre atardecer y el anochecer.

Sólo Deus sabe cuántos días y cuántas horas, permanecí parada observando la manera en que las parvadas de pájaros volaban buscando el árbol donde dormirían esa noche.

Trataba de imaginarme cómo los pájaros elegían al líder de la parvada, cómo hacían para entenderse y no pelear por tener ese lugar.

¿Cómo sabían que lugar les correspondía en esa V acostada que formaban al volar?

Volaban de un lado a otro, todos en perfecta armonía, hacían esos ruidos tiernos que hacen cuando por fin se colocan en las ramas de los árboles, para luego esponjarse y guardar su cabecita dentro de sus alas.

Eran pocos los minutos que duraba esa increíble escena.

Y era un obsequio de la Madre Naturaleza que se podía apreciar una vez al día, detrás del ventanal de mi tío Chava, .... antes del Anochecer.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Los ojos de Sophie.

"Lo mejor de todo, fué terminar viéndote a los ojos."
Anónimo.


Me gustan los ojos de Sophie.
Son súper expresivos.
A través de ellos, uno puede observar su propio reflejo cuando la distancia es casi nula.

Quien sabe dice, que los ojos son el espejo del alma.

La doctora oftalmóloga que me operó de mi miopía y astigmatismo me dijo que a través de los ojos, se puede ver el interior del cuerpo humano.

No podría definir el color de los ojos de Sophie.
Si me lo preguntan, diría que son tornasol.

Depende del color de sus sombras, o de la luz solar que haga contraste con su rostro, o del color de la ropa que lleva puesta.

A veces son miel, otras veces son castaños, otras verde olivo.

Sophie siempre me comenta que seduce involuntariamente a los hombres con su mirada.
Todos los hombres que han escrito unas líneas en el libro de la historia de mi querida amiga, coinciden en que son lo mejor de ella.

"..... ¿Crees que te lo digan sólo para llevarte a la cama?".- Le pregunté antenoche.

Ella sonrió y me vio como se mira a la hermana menor que apenas va descubriendo el mundo femenino.

"Oh jess, uno aprende a diferenciar los enunciados honestos y sinceros de los falsos e hipócritas.".- Decía ella sentada en la banca de la plaza mientras comíamos una nieve de ciruela y veíamos correr a los niños en el kiosko de mi Ciudad.

"Si siempre lo escuchas, ¿no pierde autenticidad?".- preguntaba dubitativamente yo.

"Con el tiempo entenderás - me respondió sabiamente- que el hecho de que todos te digan lo mismo, no significa que la misma frase sea idéntica.... Viene de personas distintas, y cada una de ellas, tiene su propia acepción tuya."

Yo sonreí mientras asentía.

"Entonces, ¿no es parte de un manual del buen ligador o algo así verdad?".- decía tercamente yo mientras reía.

Sophie sonreía de manera condescendiente mientras sus ojos enmarcados en tonalidades azuladas resaltaban de su rostro.

"Nunca se hiere a nadie de esa manera jess, nunca suprimes su individualidad para enmarcarlos en una multitud carente de autonomía.... Nunca dudé de lo genuino de sus palabras al halagar esa parte de mi fisionomía, porque sería tan descortés como dudar de la sinceridad de mi mirada."

Por un momento envidié a aquellos a los que Sophie miró intensamente a los ojos en esos segundos que dura el orgasmo masculino.

Seguro que vieron claramente el interior de Sophie, y seguro que cada uno de ellos, lo vió de manera distinta.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La vida es sueño.....

¿Qué significan los sueños?
¿Qué mecanismo cerebral se activa cuando quedamos inconscientes y dormimos?

La verdad desconozco completamente del tema.
He escuchado que son deseos reprimidos o que son eventos pasados que no podemos avanzar, o peor aún, que algo tienen qué ver con nuestro futuro.

Sólo sé que el finde fui a ver la última película de Woody Allen que apeeeeenas va siendo estreno por estos lares.... Mmmmmmta, y me encantó tanto el vestuario parisino de 1920 que mi subconsciente enseguida atrapó lo que mis ojos veían y robaba mi atención.

Y por la noche, cuando Morfeo me llevó a su lado sucedió....

De repente me ví envuelta en un vestido de varias tonalidades lila.
A mí, que me encanta vestirme y maquillarme de morado, me terminó de fascinar la alta costura que llevaba puesta.
Bordados clásicos parisinos sobresalían en líneas verticales, y mis ojos buscaron rápidamente un espejo para verme.

Y cuando ví mi reflejo, parecía yo una chica de buen gusto al vestir, de dos tallas menos jejeje, y con un peinado increíble.

Y de repente.... subí escaleras y entré en una habitación, y él estaba ahí.
Yo sonreí al verle después de tanto tiempo, él se recostó en un sofá y estiró sus piernas, yo me senté a su lado y recosté mi cara en sus piernas, me abracé a ellas y así pasó no sé cuánto tiempo.....

Al despertar me sentí mal por haber robado esa escena que no me pertenecía.
Vestida y dentro de un sueño que no era el mío.

Me sentí terriblemente mal, a punto del llanto, pero... recordé la suavidad benigna con la que mi vestido y mis mejillas se abrazaron de él.

Y dejé aquélla imagen y aquél sentimiento en el cajón al que pertenecen.

Los sueños, sueños son.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Un “Te Amo” ¿a tiempo?

A punto de cerrar mi tercera década, me he puesto a pensar más de una vez en las ironías de la vida.

En todo aquello que anteriormente pensaba que era injusto y años más adelante tendría una razón de ser.

Como buena mujer del siglo XXI, me azoto un tanto porque no tengo novio, y a ciencia cierta, nunca he tenido lo que se llama un novio formal.

Como buena mujer del siglo XXI, me la paso en chinguiza en una oficina, haciendo y deshaciendo, a veces la verdad holgazaneando y tirándome a la perdición, pero cuando es necesario, me pongo las pilas, me aplico y me doy cuenta que lo mío, lo mío, es trabajar bajo presión.

Como buena mujer del siglo XXI, me he dejado apantallar por el mundo plástico y superficial de la vida socialité, y he aumentado mi mamonería como en un 700% aduciendo que “Yo lo valgo.” Ja! ¿Así o más pendeja?

Como buena mujer del siglo XXI, teñí mi pelo de rubio para seguir prototipos de éxito femenino, y la verdad, no creo abandonar el peróxido en mucho tiempo: “Ellos las prefieren rubias”, puritita verdá de Dios que sí! Y al decir ellos, no es sólo a hombres en la extensión de la palabra hombres/affairs, sino a colegas que me ven como “ahhhhhhh la niña de pelo rubio”, y a los oficiales de tránsito que te detienen sólo para verte sonreír y dejarte ir sin prestar atención a si verificaste el runrún o no. Oh sí, de mi parte, ¡Larga vida al peróxido!

Como buena mujer del siglo XXI, voy al gym dos meses y falto diez, hago dieta cinco meses y la rompo siete, pido dos quesadillas al pastor y una coca ligth de lata para cenar, tengo ataques depresivos y de ansiedad con la luna llena y me convierto no en mujer lobo, sino algo peor, en drama queen.

Como buena mujer del siglo XXI, deslizo y deslizo mi tarjeta de crédito hasta que ya no pasa y de repente me quedo de pie y digo “¡zas! Y ora, de dónde voy a pagar?”.

Como buena mujer del siglo XXI, he aprendido que no hay una fórmula mágica de la felicidad, no importa cuántos pares de zapatos tengas, ni cuántos diplomas hayas obtenido, ni cuántos besos hayas dado, ni cuántos asuntos hayas perdido, ni cuántos kilómetros hayas caminado o volado, ni cuántas cervezas hayas tomado, ni cuántos libros hayas leído….. Nunca será suficiente. La naturaleza humana es así, insatisfecha por esencia propia, y me atrevo a decir que esto también atañe a los hombres.

Pero….. como ¿buena? Mujer del siglo XXI…… Nunca en mi vida he pronunciado un “Te amo”.

A veces, cuando estoy sola y leo esas historias de amantes donde te atiborran de miel, evoco el tener a alguien a mi lado que me abrace y me susurre un “Te amo.”.

Luego, recorro hojas del libro de mi historia y regreso a mis dulces 21’s donde me creía una ñoña freaky por nunca haber besado a un hombre a una edad donde todas mis amigas, sin excepción, habían besado a uno, dos, tres o más hombres.

Y resulta que me sentía tan mal por no llenar los estándares sociales que mi primer beso fue con el primer gañán que se me cruzó en el camino.

A ese primer gañán, le siguió uno que otro, pero uno aprende a no besar a cualquiera. No porque uno sea la princesa de Mónaco, sino porque sabe que hay que tratar “igual a los iguales, y desigual a los desiguales.”, y al menos, yo no me considero igual que un patán.

Con el tiempo, comencé a cambiar un poco, y a modelar la materia prima, y a mis 29’s he besado a hombres increíbles, en toda la extensión de la palabra.

Y aunque podría decir que no me arrepiento de nada de lo que haya hecho (ya qué, lo hecho, hecho está jajaja), no podría aseverar que estoy muy convencida de haber tomado las decisiones correctas en algunos aspectos.

Pero ello me sirvió para aprender que la primera vez que dijera un “Te amo”, no importa qué edad tuviera, nunca sería a destiempo.

.....


Con todo y todo, Yo Te Amo, México.
:)

miércoles, 14 de septiembre de 2011

under pressure

- Yo también quiero enseñarte una canción.- dijo él mientras semidesnudo se recostaba en la orilla de la cama de aquel hotel, atrajo su lap top hacia él y comenzó a teclear algo en youtube.

Su cuerpo en perfecto estado horizontal remembraba en mí los instantes anteriores donde mi esencia se interponía entre la perfección de una línea recta constituída por él y el colchón.

Su mirada fija en el monitor nunca se percató de la mía que siempre estuvo fija en cada línea de su cuerpo.

Él volteó y acercó la lap hacia mis ojos, y delante de mí vi un hombre vestido todo en blanco con una chamarra amarilla contrastando y cantando ante una multitud que lo coreaba.

Así era él, combinaba los colores de la seguridad con su increíble sonrisa.

Aún cuando han transcurrido años de aquella escena, no puedo evitar recordarle con nostalgia cuando en mi lap o en mi runrún suena “People on streets, People on streets….. Under Pressure….”

lunes, 5 de septiembre de 2011

"Vida nada te debo,

“…. Es la memoria que hay en nuestros corazones.”
Enanitos Verdes.

¿Qué es lo que hace especial una amistad entre un hombre y una mujer?

Siempre he tenido un Código de la Amistad.

Creo inclusive, que mi mejor faceta como persona, es cuando soy amiga.

Y la verdad es que si pudiera cambiar algo de mí, sería mi memoria.

Quisiera borrar todos los pequeños detalles en los que suelo fijarme y aprendo de las demás personas.

Pero no puedo, es una manía muy arraigada, es llegar a lo universal a través de lo particular.

Alguna vez en Abril, en alguna antigua llamada matutina, su voz, tan eufórica como siempre lo es, me dijo: “Heeeeey!! De hecho, yo también quiero regalarte un libro, escúchame bien –decía riendo y sonriendo- tienes prohibido comprarlo porque yo te lo quiero dar, es un libro buenísimo que sé que te va a encantar.”.

Yo, que guardo celosamente cada regalo de cada persona, y que alucino cada detalle de él hacia mí, sonreí intensamente al saber que él pensaba en mí de la misma manera en que yo pensaba en él.

Algunos meses después, pareciera como si su memoria hubiera olvidado ese capítulo de nuestras vidas, y me escribió del otro lado de su monitor: “Te voy a recomendar un libro, cómpralo, lo lees y me dices qué te parece.”.

Muy posiblemente hice mal en quedarme callada y derramar lágrimas involuntarias detrás del monitor, y debí decirle que no fuera insensible, pero nunca he querido importunarle con mis sentimientos para no alejarle de mí.

Acudí a una feria de libros en la ciudad de Guanajuato capital, y mientras observaba todos los ejemplares que ahí había, ví dicha obra literaria frente a mí, mi corazón se estremeció pero mi parte racional dijo “No seas infantil y cursi, y mejor cómpralo.”, pagué los 160 pesos que costó y a cada noche leo un fragmento de sí.

No puedo negar que sea una increíble historia de suspenso que reta la mente del lector palabra tras palabra.

Pero tampoco puedo negar que cada palabra que leo es una daga hirviendo que penetra lenta y cruelmente a mi corazón.

---------------------------------------------------

.... Vida estamos en Paz."
Amado Nervo.

miércoles, 31 de agosto de 2011

La casa siempre gana.

“Los casinos de las Vegas juegan con las leyes de las probabilidades.-”.- Dijo él ante la atención de todos los que allí estábamos.- “La mayoría le da al jugador un 42% de posibilidades de ganar, y los que dan más posibilidades de ganar es un porcentaje del 47% no más. Así que por eso es que la casa, siempre gana. Por ese 8%-3% que se deduce a favor de los casinos. Es mentira que se puedan hacer apuestas de millones de dólares como pasan en las películas, siempre hay un máximo para apostar, y generalmente es de mil dólares, imaginen ustedes que pudieran ganarse uno o dos o diez millones en una sola mano, quien gana, retira su apuesta y su ganancia y se va del casino, y el negocio de dichos lugares no es que la gente gane y se retire con su ganancia, sino que gane y quiera ganar más, hasta que lo pierde todo.”.

“Uno ahí conoce gente de todo tipo, gente famosa como Nelson Vargas o Matt Damon, pero recuerdo especialmente que conocí a un hombre que trabajó para Al Capone, no era uno de sus hombres allegados, sino simplemente era su portero, así que él se daba cuenta perfectamente de quién entraba y quién salía, y suponía los negocios que se cerraban con su jefe, pero nunca tuvo una certeza total y absoluta.”

“Él, decía nuestro interlocutor, recordaba esos años de su vida porque aunque no tenía la gran fortuna de su jefe, vivía con las mismas comodidades que él. Al le mandó hacer trajes italianos con su propio sastre, porque todos los empleados de Al, debían vestir con estilo. Siempre comía sus tres tiempos, en horarios laborales, así que también él consumía alimentos de los que Al degustaba. Y tenía un pequeño departamento para dormir al finalizar sus jornadas.”

“Por mucho dinero que llegue a tener una persona, sólo puede vestir un traje a la vez; no importa que tenga otros mil en su guardaropa, por mucho dinero que tenga alguien, sólo puede hacer tres comidas al día, no puede mandarse hacer otro estómago; por mucho dinero que tenga una persona, sólo puede dormir en una cama, no en las diez mil camas que puede comprarse con su capital.”.

“Para ser feliz en la vida, decía el portero de Al, no hace falta mucho. Los hombres ambicionan más de lo que tienen porque no valoran estos simples y sencillos aspectos. Yo con mi salario de portero, tenía vida de rey, y tenía la misma calidad de vida que tenían todos los hombres poderosos que ví entrar y salir tantas veces…..”.

Mientras conducía de regreso a mi hogar, me quedé pensando en todo lo que había oído esa tarde.

Ese hombre retirado nunca imaginó que esa noche en las Vegas, compartiría su conocimiento también con una pueblerina del país vecino del Sur.
Y eso, que sólo había un 0.0000001% de probabilidad de que su historia fuera conocida por mí.

No cabe duda, de que los grandes aprendizajes llegarán a través de la escuela de la vida.

En efecto, la casa siempre gana.

martes, 23 de agosto de 2011

Cafe Des Artistes

La mesa de madera estaba pulcramente colocada debajo de aquél edificio histórico.

Tres de sus cuatro asientos estaban ocupados por dos hombres y una mujer. Todos ellos vestidos de manera formal.

Sin hojear siquiera la carta, ella pidió al mesero un café americano.

Ella veía directamente al par de hombres que a su vez, se encontraban dubitativos ante su presencia.

- Pensamos que vendría el Ingeniero….. Es decir, el Ingeniero y usted.

- Nuestro cliente decidió que viniera yo.- Dijo ella sin quitar la mirada del par de individuos.

- Bueno, es que… usted sabe, toda nuestra comunicación ha sido con el Ingeniero y…..

- Cada palabra que ustedes le hayan dicho al Ingeniero, tengan por seguro que fue reproducida fielmente conmigo.

El par de hombres se vieron uno al otro, y continuaron.

- Ha habido algunos contratiempos….. El contrato que firmamos no podrá finiquitarse de la manera estipulada debido a causas ajenas a nosotros, sin embargo, le comenté al Ingeniero la posibilidad de lograr el mismo, el mismito resultado pero con diferente ruta.

- El Ingeniero me comentó esa posibilidad y ustedes deben saber bien nuestra postura, por ese camino no tenemos ninguna intención de transitar, ustedes saben que la propia lógica está en contra de lo que ustedes me están proponiendo.- Dijo aquella mujer de pelo alaciado mientras agregaba azúcar al café.

- Nosotros tenemos un compromiso con ustedes, y no hemos tenido un solo cliente que no haya quedado satisfecho con nuestros servicios profesionales prestados, y le podemos asegurar que para efectos prácticos, el resultado será el mismo.

Ella terminó de mezclar la azúcar dentro del café, volteó a mirarlos de manera irónica y les dijo:

- La misma seguridad que me ofrecen en este momento, la ofrecieron hace un mes, así que a nombre de los intereses que represento, permítanme mostrarme un tanto incrédula.

- Tenga la seguridad, de que somos gente de palabra.- repetían ellos una y otra vez.

Ella, terminó su café mientras oía al par de hombres repitiendo continuamente las mismas palabras.

- No queremos más intermediarios.- Dijo ella mientras alejaba la taza de sí.- Me pagaron, y me pagaron bien, por venir a hablar personalmente con la Administradora de la Empresa.

El par de hombres se miraron y pidieron la cuenta.

Ella se levantó, sacó las gafas oscuras de su estuche y salió del lugar.


Yo estaba en la mesa contigua tomando una limonada, mientras esperaba la hora de ir a la reunión laboral en tierras vecinas.

Por unos instantes, envidié la seguridad con la que se conducía esa mujer.

Volteé a ver mi limonada y releí los documentos que había estudiado a la perfección desde hacía un año.

Podía sentir la manera en que mi piel temblaba de los nervios.
Cerré los documentos impresos, y fui a desahogar mi prueba.

No sé si me fue bien o mal.
Sólo me resta esperar la Sentencia.

A la salida de mi audiencia, fui a la Catedral a rezar un rato, y de ahí me dirigí hacia un jardín bonsái, sé que el rezar no cambiará el futuro, pero le dio tranquilidad espiritual a mi presente.


sábado, 20 de agosto de 2011

Pinkey.

Cuando era pequeña, muy pequeña, y papufo salía de viaje por x ó y motivos, esperaba ansiosa su regreso porque siempre nos traía regalos.

Al día de hoy, cuando va a salir de viaje, nos pide que le digamos qué queremos que nos traiga de recuerdo, pero antaño, cuando éramos infantes, él nos traía lo que él consideraba adecuado.

Generalmente nos traía muñecos de peluche.

Aún a la fecha, conservo en mi cabecera a un Pato Donald que ni siquiera es el “Pato Donald” que todos conocemos, pero yo así le llamé siempre, y como siempre fue mi muñeco de peluche favorito, pues al día de hoy está muy percudido, pero aún así sigue siendo hermoso para mí, y obviamente, mi muñeco favorito.

Entre todos los juguetes que nos traía, se encontró alguna vez, un perrito mecánico, que caminaba cuatro pasos, ladraba, se detenía y se daba una marometa, para seguir caminando cuatro pasos más, seguir ladrando, seguirse deteniendo y darse otra marometa, y así sucesivamente.

De todas las mascotas que tuvimos en la casa paterna, nunca se incluyó un cachorrito porque papufo los odiaba, y los odia.

Por azares del destino, hoy en casa tenemos un perrito.

Se llama Pinkey.

Es todo adorable, y es juguetón, ardilla dice que es un perro listo, en los estándares de inteligencia perruna.

Llegó el martes en la noche a la casa.

Y ha ido adaptándose rápidamente.

Ya no llora en las noches extrañando a su mamá.

Más o menos ahí la lleva aprendiendo a hacer del baño.

Haga lo que yo haga, huele a perro, y eso es lo único que me desagrada de él.

Agarra vuelo y corre y corre y corre y salta hacia su camita, a la cual adora porque adora dormir.

Yo casi no estoy en la casa por motivos laborales, por lo que a mamufa y a ardilla les toca chutárselo la mayor parte del tiempo, aún y cuando ellas no lo compraron.

Pinkey, a diferencia de mi perrito mecánico de antaño, no se prende y se apaga cuando yo quiero jugar con él.

Es un ser vivo que demanda atenciones.

Hoy por decir, no sé cómo se metió abajo del refrigerador, y lloró y lloró y lloró, y yo duré como quince minutos en sacarlo de ahí lleno de polvo.

No sé ni cómo logró escabullirse ahí, pero a partir de ese incidente, no se acerca ni de broma a la cocina.

No sé si vayamos a convivir con él durante toda su vida canina, pero sólo sé que por las noches despierto, volteo debajo de mi cama, alrededor de mí hay aroma de perro, me enfado, pero busco ese bulto peludo negro que me ve tiernamente y derrite mi corazón.


martes, 9 de agosto de 2011

euphoria

- Define “rapidín”.- le pregunté a Sophie mientras escuchábamos un bandoneón callejero tocando “Por una cabeza” y nuestros tenedores se acercaban por primera vez a nuestras ensaladas.

- Nunca he tenido alguno.- dijo ella entre risas y llevando lechuga a sus labios.- Y bueno, si vamos a hablar de cosas sucias, pediré whissssky para acompañar.- sentenció riendo empáticamente.

- Sonreí al verla y dije resignada-Yo tampoco he tenido alguno.-

- El sexo, mi querida amiga –dijo Sophie con mirada pícara- es como una buena comida, -y mientras decía eso sus manos señalaban teatralmente su platillo- Cuando uno se sienta a la mesa es porque va a tener tiempo de degustar a cabalidad su bocado, porque va a disfrutar con tiempo cada mordida y porque no hay ninguna excusa que disculpe unos cuantos minutos de mero trámite.

- Yo también lo creo así.- respondí mientras veía a Sophie tocar ligeramente su entrepierna.- Ehhhh ssssucia!!!- le dije entre risas.

Sophie me miró de manera entusiasmada, se puso de pie y colocó su silla no delante de mí, sino al lado contiguo, para acortar distancias, sus ojos brillaron como los ojos femeninos brillan sólo cuando han experimentado un orgasmo, se acercó lo más que pudo a mí, recogió su pelo con sus manos, su cuello quedó excubierto hacia mí, y me preguntó: “jess, dime a qué huelo.”

No hizo falta acercarme demasiado para oler una fragancia para mí conocida.
“Euphoria.”.- dije bien segura, mientras Sophie se incorporaba a su lugar y sus ojos brillaban cada vez más.

“Exacto”.- dijo ella y volteó a ver que la única mesa ocupada y cerca de nosotras estaba llena de pubertos ensimismados en sus ipod, ipad o esas cosas.- Mira.- continuó- y subió ligeramente su falda y mostró la parte de la entrepierna que se estaba tocando.

“Sophie no inventes, dónde te lastimaste! Mira nada más ese par de moretones!!”.- dije yo toda asustada por mi linda amiga.

Ella bajó su prenda inmediatamente, sonrió conmigo, mordió su labio inferior, sus ojos parecían casi a punto de salir de órbita y ante mi mirada preocupada me dijo: “jess…. Eres tan inocente…..”.

Yo casi escupo mi lechuga del ataque de risa que llegó a mí.

- “Cuéntamelo Todoooooo”.- dije yo de manera asombrada al ver tan….. ¿feliz? ¿enajenada? ¿radiante?.... no, no, no, ¡eufórica! a mi trendy amiga que casi siempre controlaba a la perfección sus emociones.

- Un amigo y yo salimos hace dos noches, ya sabes, como casi nunca sucede, él no vive aquí y sólo vino de vacaciones a visitar a su familia.- dijo ella mientras se iba sonrojando.

- Ajá, ajá, ajá- dije yo ansiosa y con mi curiosidad a todo lo que daba.

- Llevaba este mismo perfume que según yo no se percibía en mi piel, pero ahora sé que me va muy bien.- decía ella entre risas pícaras.- Tomamos whisky y después de una botella entre los dos, fuimos a mi departamento.- dijo Sophie casi orgasmeada.

- ¿A tu depa?????????.- dije yo sorprendida.- Woooooow, tú juraste que nunca llevarías a ningún cojín a tu depa!!!!!.

- Pues … sí, sí lo dije.- Respondió Sophie con una simpleza y valemadrismo que sí desconocía en ella.

- Amiga no manchesssss!!!! Pues mira nomás cómo te dejaron que te vale madres haber mandado tus principios no negociables a la galaxia más lejana!!!!.- dije yo notablemente asombrada.

- Sólo puedo decirte algo jess, la empatía sexual es un chingado regalo de los dioses para nosotros los simples mortales.
Yo sonreí y asentí con mi amiga, la verdad quién soy yo para desmentirla, cuando tiene la boca toditita llena de razón.

- También dije que nunca daría sexo oral…..- y me miró fijamente como esperando ver mi respuesta.

Yo, simplemente me quedé boquiabierta.

No podía creer que Sophie que hasta cierto punto se definía como medio mojigata en las artes amatorias… y con “m” al inicio también, conociera a un hombre que la hiciera presumir dicha manía.

- ….. Que me devuelvan a mi amiga!!!!.- dije yo entre risas y más risas.

- ¿Y sabes qué fue lo mejor? Que a él le mega encantó!!!! Me dijo “ohhh mami que bien lo…..” ya sabes, eso.- y se sonrojó a más no poder mientras lo confesaba.- Y eso no fue todo..... ¿sabes? Llegó hasta donde ningún hombre ha llegado en mi interior, y se sintió... tan.... raro y doloroso en un inicio, desconcertante totalmente para mí, mi intención inmediata fue zafarme, pero su fuerza viril, tan.... excitante, me detuvo, y siguió llegando una y otra vez al mismo punto.... ¿Has sentido eso jess?

Obviamente que yo ni pinche idea a qué se estuviera refiriendo jejejejeje.

Es increíble como una buena, pero muuuuuuuuy buena cogida puede cambiar tanto el ánimo y la visión que una mujer tiene de sí misma.

Siempre había visto yo a Sophie como una mujer atractiva, pero tierna, como una niña bien, hasta cierto punto fresky, pero ahora la veía y veía a una mujer sexy y sensual, horny y sucia.

Ella me miró, tomó su tenedor, y llevó lechuga nuevamente a su boca, la masticó despacio mientras volteaba a su izquierda y sonreía para ella misma, obviamente recordando.

“Dama en la mesa, y puta en la cama.”. Pensé yo sin externarlo.

A final de cuentas es lo que todos, hombres y mujeres, aspiramos llegar a tener o llegar a ser.

El aire que soplaba llevó nuevamente hacia mí la fragancia que se había impregnado en la piel y en la personalidad de Sophie.



Y sí, cuando experimentas la empatía sexual simplemente nunca vuelves a ser el mismo aburrido de antes.

lunes, 8 de agosto de 2011

Impulso.

“Si quieres festejar, el Bar Luna es EL LUGAR.”
Yo.


El miércoles pasado fue cumpleaños de una de mis amigas ladies night, y como ella vive en Guanajuato capital, las que pudimos ir hacia allá, nos lanzamos para festejarla en el mejor bar de esa ciudad sito en el Jardín Unión (un must para todos los que visiten dicha hermosísima ciudad colonial).

Cuando las chicas locales llegamos, la cumpleañera estaba con otras dos nenas, y en cuanto las vimos, hicimos algarabía y la felicitamos.

Pedimos cerveza y más cerveza para festejar, y como yo no era conductora resignada pues dije innnngue sú! Vengan de ay’ las victorias!!!, antes de que anocheciera, se acercó el mariachi para preguntarnos quién era la festejada, porque los dos caballeros de la mesa contigua habían pagado la canción que ella quisiera.

Como ellos estaban a mis espaldas no pude pasarles láser alguno. Y en cuanto anocheció, los dos hombres se fueron del lugar, pasando antes uno de ellos a saludar a la cumpleañera.

Yo en cuanto lo ví, quedé paralizada y dije Wooooow!!! Qué guapísimo!, y cuando se fueron, yo ya estaba media ebria y volteé con mi amiga cumpleañera para preguntarle: “Tienes su número?”, ella se sonrojó y dijo que no, yo dije quéeee???? y rasgué mis vestiduras, y luego de eso le dije: “Mira, la neta, es tu cumpleaños, se nota que le gustaste, está mega bizcocho el sabroso, corre y ve a preguntarle su fon!!!”, y entre que sí y entre que no, ella salió en su búsqueda.

Regresó a los cinco minutos diciendo que no los había alcanzado y que se habían metido a un bar que estaba a cuatro cuadras de ahí, yo, con todo mi ánimo etílico, la ví y le dije: “Cobran cover en ese bar?”, ella me dijo: “Nop”, me paré, y ante la expectación de todas las demás, tomé del brazo a la cumpleañera y le dije: “Ven pa’cá!! Esto no se presenta siempre en la vida.”, en cuanto llegamos al bar donde estaban los otros dos, me asomé y al ver que estaban solos, me pasé yo muy fresca como lechuga, los ví y le dije al mega sabroso: “Oye, mi amiga quiere una pic contigo”, pero yo así bien segura y bien impulsada debido a la euforia que no sé cómo surgió ese día en mí, si tuviera esa iniciativa conmigo misma, seguro que en estos momentos sería una soltera codiciada pero bueeee, no se puede tener todo en la vida jejejeje.

Total que entre pics, intercambios de números, pláticas y así, les dijimos que pues seguíamos en el Bar Luna, por si querían ir más de rato.

Regresamos a nuestro lugar y todas nos miraban atónitas.

A la media hora, ambos hombres llegaron, y nos enteramos que el bizcocho era originario de Sao Paulo, a webs que por algo mi radar sonó en cuanto lo vió, y entre cheves, opiniones brasileiras y mariachi, transcurrió la noche.

Entre las pocas cosas que el chico paulista tenía de Bratzil, se encontraba un billete de un real que él llevaba en su cartera, lo ví y le dije: “Awwww cuando vuelvas a ir a Brasil, me regalas uno de ésos va?”, ya que yo tengo un real en moneda, pero no en billete, él tan caballeroso, sonrió y me lo obsequió.

Yo lo miré gustosa y lo metí en mi cartera, al lado del billete de un dólar que me regaló mi sis y que me ha traído mucha $$$uerte.

A la medianoche, y entre risas y el ánimo a todo lo que daba, nos regresamos a nuestro dulce nido.

La cuenta, fue pagada por el par de nenes.

Al día siguiente no pude sino pensar todo el día en todas las oportunidades que perdemos por falta de iniciativa o impulso.

Mis amigas me dijeron que me hice acreedora al título de "amiga del siglo". Ja!

Y yo, sólo sonreía al ver en mi cartera, mi nueva adquisición brasilera.