lunes, 25 de febrero de 2013

Cloud Atlas.

"No creo que haya sido un accidente que yo te haya visto primero."
Robert a Sixmith en Cloud Atlas.

De un tiempo a la fecha la vida se ha convertido en un continuo vaivén de sentimientos encontrados.

Un día encuentras a quien tú crees que es el amor de tu vida, y al otro día, él encuentra al amor de su vida.
Un día te encuentras en la cúspide del éxito laboral, y al otro, te estancas en tu zona de confort.
Un día mueres de ganas de tener una vida saludable, y al otro estás atascándote de azúcares.
Un día sonríes pensando en tu futuro, y al otro, te aterra el pánico de la incertidumbre.
Un día amas tus sueños, y al otro día se convierten en pesadillas.
Un día estás segura de que quieres tener un hijo, y al otro te preguntas si en realidad es sano traer más gente a este mundo.
Un día te das cuenta que las cosas materiales han dejado de seducirte, y al otro te endeudas por cantidades que nunca antes habías considerado siquiera.


Te encontré en una cafetería de una Ciudad Vecina.
Según entiendo, tú llevas más tiempo que yo asistiendo a esa cafetería a la misma hora matutina.
Siempre pides lo mismo. Un café americano descafeinado.
Siempre a la misma hora. Nueve y media de la mañana.
Siempre vas vestido de la misma manera. Traje sastre oscuro.
Siempre haces la misma mueca al sonreír.
Siempre lees el Periódico en tu smart phone.
Siempre vas solo. Pero hoy sé que estar solo no significa necesitar compañía.

Te encontré en un momento donde ya estaba harta de mi Yo, Mujer.
Donde tantos intentos fallidos por ser la Mujer Perfecta para alguien me hacían sentirme la Mujer Más Imperfecta de todo el Mundo.
Donde ya ni siquiera estaba interesada por verme atractiva para los hombres.
Donde pensé inclusive, en que la heterosexualidad no era para mí.
Donde quise encerrarme en mi caparazón como antaño, sin saber si mi coraza seguiría ahí, Para Mí.

Te encontré mientras tú estabas absorto en Tu Mundo Profesional.
Recorrí mi mirada hacia tus manos para ver si había algún anillo en tu dedo anular.
Me quedé mirando tu apariencia pulcra de hombre que acaba de traspasar la línea temporal de los 40 años de edad.
Acudí a dicha cafetería desde entonces cada vez que he podido a las 9:30 de la mañana sólo para verte una y otra vez, y esperar que un día, de la Nada, te percataras de mi existencia.

Un fin de semana fui al cine a ver Cloud Atlas.
Hacía mucho tiempo que no veía una película que me hiciera añorar tanto y recordar Mi Esencia.
Al terminar de verla, las lágrimas salían sin querer y Sin Querer humedecían mis Mejillas.
Y entonces me detuve y pensé para mis adentros: "Si has de llegar, por favor, da una muestra de Tu Existencia, ya no quiero conocer a Nadie Más que no seas Tú."

El lunes siguiente, a las 9:30 am, en la Cafetería de una Ciudad Vecina, él, cuyo nombre desconozco todavía, volteó por una casualidad del destino y nuestras miradas se entrecruzaron.
Él sonrió.
Yo sonreí.
Y luego, salí despavorida de regreso a Mi Ciudad.

No sé si un día vaya a saber su nombre.
No sé si un día él se acerque a mi mesa a tomar su café conmigo.


Lo único que sé, hoy por Hoy, es que no fue un accidente, el que entre aroma delicioso a café, Yo Te haya visto primero.

5 comentarios:

pez dijo...

con tanta delincuencia quién va a andar portando anillos de oro en los dedos de la mano, jaja, aparte que eso nos delata

¿café americano descafeinado por la mañana???

mi hijo me recomendó Cloud Atlas, ya la bajé del Ares, aún no la veo, según la crítica son 4 o 5 historias engarzadas en el tiempo, o sea, nada fácil para verla

ya siento celos de tu galán, jeje

Alexander Strauffon dijo...

Los vaivenes que representa cada cosa.

Concuerdo con lo que dijeron antes; anillos de oro en dedos de la mano, mala idea.

Sabina dijo...

Crayola me encantó leerte...

sólo recuerda esto: la vida en si misma es un accidente y el destino no es otra cosa que ver los accidentes como eventos concatenados porque así es más sencillo dotar de sentido la existencia.

Es martes y los partes siempre pasan cosas extraordinarias

Caló dijo...

Cloud Atlas tiene la particularidad de hacer reír mientras añoramos mejores momentos.. casi como la vida misma

jess dijo...

Pez, jajaja pues yo qué! así pide él, y snif,.... no es mi galán.... brincos diera yo jejejeje.
Ve la peli!! Ni es tan difícil de entender, neta!!! Está padrísima!!
Besos virtuales!!!!
Muuuuuaaaaacccckkkkkkkk!!!


Alexander, qué sería la vida sin vaivenes no? y jajaja pues ya mínimo uno de plástico que sea meramente significativo para que las mujeres solteras tengamos una señal verde de por medio jaja :P
Saludos!


Crayola, a mí me encanta que me leas!! siempre un honor viniendo de ti! :)
Y sí, los martes no te cases ni te embarques, pero nadie dijo nada de dejarse sorprender ;)
Un abrazote enorme!!


Caló, ... nadie lo pudo haber dicho mejor que tú :)
Y sí, yo también sonreí una y otra vez con esa peli :)
Gracias por la visita!


Grazie Mile por sus comens!!