domingo, 9 de agosto de 2009

Café con aroma de mujer

“La mujer es como una buena taza de café: la primera vez que se toma, no deja dormir.”
Alejandro Dumas.

Hasta antes de ayer, costaba trece pesos.
Ahora cuesta quince.

Quince pesos.
Es lo que gasto a diario en mi café matutino.

Otros quince pesos.
Es lo que gasto a diario en mi café vespertino.

Hasta antes de los 24’s no probaba gota alguna de café.

En un inicio, comencé a tomarlo porque me activaba en mis actividades laborales cada mañana, y me gustaba la sensación de adrenalina que me inyectaba dicha bebida; posteriormente comencé a tomarlo porque cada sorbo que le daba, estimulaba mi organismo de tal manera que mi mente se desconectaba del monitor para concentrarse únicamente en el sabor de dicha bebida; y actualmente lo sigo tomando porque soy adicta al café.

Si no lo siento en mi organismo cada mañana, estoy histérica y somnolienta todo el día. Necesito comprar ese líquido contenido en un vaso de unicel de quince pesos.

Los grandes chicos de mi vida están relacionados con una taza de café degustada en diferentes ciudades y cafeterías.

Digo, con esos mismos grandes chicos compartí también tardes o noches de cerveza y más cerveza, pero me di cuenta que serían parte de mi top masculino, a la hora de tomar una taza de café a su lado.

Así, aún cuando todos ellos se hayan marchado ya, aún cuando cada ciudad en donde he dejado un pedazo de mi corazón se encuentre a varios kilómetros de distancia de mi lugar de residencia (como buena abogada que soy, traslado mis fechorías a lugares donde nadie me conozca), cada sorbo que doy en la mañana y en la tarde, me recuerda que el único elemento que continúa permaneciendo a mi lado a través de tiempo y espacio, es el café.

Y continuamente me pregunto, si alguno de los grandes hombres de mi vida me asocia con una taza de café.

Si alguno de ellos recuerda la manera en que yo iba vestida la vez que elegimos algo de la carta, o el color de mis sombras en los ojos, o la manera en que sonreía coquetamente y colocaba mi pelo detrás mi oreja.

Y con un poco de suerte,

La manera en que abrochó mi zapatilla.
O quizás la manera en que me acarició por debajo de la mesa.
O tal vez la manera en que se sentó a mi lado con el pretexto de acercarse a la canela.
O la manera en que me veía fijamente, mientras yo leía todas las maneras de preparar el café.

Porque de ser así, mi recuerdo aunado a ese aroma, vale la genial cantidad de quince pesos.

13 comentarios:

Jolie dijo...

con quince pesos se pueden hacer maravillas... bueno aunque en epocas de crisis.. ja

la verdad es que no me disgusta el café pero no soy adicta a el, y lo peor es que soy neofita preparándolo aun sea de cucharita.
No sé preparar café lo asumo y la verdad es que nunca me preocupé por tratar de hacerlo.

el aroma que despide el café de grano o el de olla .. ese es inigualable! y que decir... supongo que esos recuerdos siempre estarán relacionados con el aroma de algo.. al menos eso "especial"

vi unos portavasos que vendrían genial para ti. A ver cuando se me hace y te los regalo

la próxima vez

por el titulo pensé que era un post telenovelesco

jess dijo...

Mmm café de olla..... mmmm conozco un lugar en Guanajuato capital donde te puedes gastar mucho más de quince pesos con tal de probar y probar y probar ese increíble sabor....

:D

Ay Leia!!!

Yo... tengo una taza que te vendría genial a ti... ja!
.... desde hace ocho meses que está esperando por ti ;)

Te mando un abrazototote nena!!

Hermes dijo...

"El café... negro como la noche, caliente como el infierno y fuerte como el amor."

Me dejas invitarte un café? :-)

marichuy dijo...

Uy mi Jess

No hay mañana en que no bendiga las cabras -de acuerdo a esa creencia popular- que descubrieron ese bendito grano. Un café hecho "como Dios manda", así como dice Hermes... es un elixir de los dioses para mí.

Saludos

Jolie dijo...

alguien del sur se asomó y fue a dejarme un reclamo... es tan imperdonable que no sepa hacer café?

ja

sigo riendo
creo que el sur tiene que ver tanto contigo.. o nos une de algún modo jess


que la fuerza nos acompañe :S

Sr.M dijo...

Pero cllaaaaro que uno se acuerda, digo siempre y cuando el café haya estado chido, oohh es más ahora que lo pienso incluso cuando sabe mal, un buen café debajo de la lluvia siempre trae buenos o malos recuerdos que más da, saludos!!

Teli dijo...

ví una vez una frase en una cafetería que dice "un buen café no necesita azúcar. Uno malo, no la merece".

Cuando veo que alguien le pone azúcar a su café siento como "cosita". No me pasa así con la leche o la crema. saaabe! pero en el caso específico de los hombres si veo que lo toman negro y sin azúcar me dan la impresión de ser bien rudos y "algo" se me despierta.

Mujer!!! aprende a preparar tu café!!! luego experimentas con los tipos de molido, los tipos de café, las mezclas y esas cosas!!

Luisz dijo...

El café me hace hacer pipí mucho. Tres tazas en la mañana y parezco regadera todo el día ...

Pero me gusta, ¡rayos!

Sonia. dijo...

por algo pasan las cosas.. te cuento rapido. anoche te lei, pero solo el ultimo post, porque no vi este y que bueno porque lo que provoco lo hubiera provocado a las 3 am y probablmente la sorpresa no hubiera sido la misma.

Tu entradita, tan linda y aromatica toda bella ella, hizo que...si bien yo no tomo tanto cafe gracias -a la ulcera que me cargo gracias a el-, me encanta el sabor, el olor y sus efectos, pero bueno el caso es que me hiciste pensar en chicos.. jajaja y he terminado por hacer ESA llamada a la que uno siempre da vueltas, solo para decirle que me encanta el sabor de sus labios a cafe... =0s.... que oso me acabo de aventar, claro que a las 3 am, no me hubiera respondido con una risa coqueta como ahorita, como sea, vientos por esta mi Jess!... jaja que creo no aporte nada, y menos fui breve, pero...aaahh, sigo emocionada por la llamada y creo que apesar de todo.. bebere un cafe hoy.

besitos!

Kyuuketsuki dijo...

Yo también relaciono muchísimo a dos o tres personitas con el café... especialmente el café chiapaneco y el café michoacano. Ambos son muy buenos. Y aunque yo no soy un gran aficionado ni un conocedor, me agrada mucho de tanto en tanto tomar una buena taza... y recordar con ello a quienes he asociado con esa bebida. Quizá si te asocien con una taza de café :D

Ivanius dijo...

Qué puedo decir, si el café ha participado en tantísimas cosas que hasta me cuesta trabajo recordar... desde el café "de diseñador" hasta el café de olla, todo brebaje que se respete tiene, cómo decirlo, su bruja y su historia.

Mrs. Walnut dijo...

yo rara vez como cafe, solo en invierno. Comenzé tomandolo cuando estaba en la ofi, hasta que me causo dolor de cabeza, entonces, lo dejé... aun en algunas noches, lo tomo, casi siempre acompañado de alguna amiga mia, siempre esta relacionado al chisme jajaja

saludos!

jess dijo...

Hermes, ¿qué tal ah? todo un conocedor tú! venga, vamos por un café :)
Saludos!

marichuy, como bien dices, benditas cabras... no podría soportar la idea de la existencia sin ese increíble sabor.
abrazos linda!

Leia, jajaja... en tu casting nunca expreses que no sabes hacer café XD.... Ah el Sur...... ya ni me digas amiga... tiruriruriru jijiji.. abrazos hermosa!

Sr. M, mira que me has hecho el día, si tú lo dices, es porque así debe de ser. :D
abrazos cafeteros!!

teli, ps es que si probaras ese delicioso líquido que compro todos los días, de verdad que guardabas la cafetera XD
Abrazos güerquilla!!

Luisz, ese no es café, es sheve, a mí no me engañas morrito... recuerda que cuando tú vas, yo ya vengo.
;)
saludos partner!

Sonia., ayyyy me emocioné con tu comen!! tú háblale!! nunca te quedes con la incertidumbre del hubiera.... más cuando hay señales con aroma de café alrededor!
huuuuuuuy pillina, luego tienes que contarnos qué sucedió ehhh? ;)
la siguiente ronda de café va por mi cuenta ;)
Abrazos nena!

kyuuketsuki, qué tal... 0 y van 2, entonces yo digo que sí me relacionan con ese café. yeah! ya me creo muy, muy... jiji.
Abrazotototes blogstar!!
PD.- Ahora ando en búsqueda de un café de Michoacán, veré si tienes buen gusto ;)

Ivanius, oye no, yo nunca he probado un café tan fresky... bueno sí, una vez que hasta fuego salió de él... pero no me gustó mucho que digamos jiji.... el de olla mmm mis respetos.... pocas cosas tan exquisitas caray... y yeah! Ahora tengo la certeza de que me recuerdan. ;)
Saludos!

Shacelli, jajaaj amiga!! el café al lado de amigas.... cambia radicalmente de giro jajajajaja!!! oh sí, un buen chisme sin una taza de café, simplemente no causa tanta intriga jaja!
Saludos!!!

Muchísimas gracias por sus comens!
Ya casi es finde! Yeah!