jueves, 28 de julio de 2011

Todavía queda Gente Buena.

De repente, ayer comenzó a llover estrepitosamente en el pueblo.

Eran las seis de la tarde y Tláloc dejó caer su furia sobre mi terruño.

Yo pensé que pasaría en corto y sólo serían unas gotillas que sofocarían el calor que había estado haciendo durante todo el día.

Pero no.... no fue así.

A las 7:50 tomé mi paraguas, entregué mi trabajo a mi jefe y salí de la oficina para irme a cenar con mis amigas.

Saliendo del edificio donde laboro, y aún y cuando diluviaba, un hombre pasó caminando sin irse cubriendo del agua, se detuvo al verme y me preguntó la hora, le dije que no traía reloj pero que eran aproximadamente las 7:55 pm, él me vió y me preguntó mi nombre, yo sonreí temerosa, algo dentro de mí me dijo que me fuera del lugar, pero en lugar de ello le respondí su pregunta, él me dijo el suyo y la verdad no lo recuerdo, y me extendió su mano derecha, yo lo saludé y él atrajo mi mano hacia sus labios, y a la usanza de antaño, besó mi mano y me dijo: "Que Dios la bendiga.".

Incliné levemente mi cabeza, sonreí tímidamente y me fui del lugar.

Al llegar hacia mi auto, una amiga me llamó para decirme si podía pasar por ella, le respondí afirmativamente y me dirigí a su casa.

En un semáforo tenía dos opciones para continuar, hacia adelante o hacia la izquierda, de primera mano pensé en ir hacia adelante y en el último momento, cambié de opinión y giré hacia la izquierda (Prrrrttttttt FAIL!!).

Mi ciudad, tan pinche en el sistema de drenaje, estaba convertida en alberca olímpica, y cuando pasé encima de medio metro de agua, prtttttttttttttt un ruido horrible salía de runrun.

Me asusté horrores, cual buena vieja que soy, y me orillé a la orilla, como se dice por ahí.

La lluvia había menguado un poco y eso me permitió darme cuenta que una cosa de abajo de runrun se había zafado y chocaba contra el piso, provocando el ruido de inframundo al avanzar.

En una crisis femenina automotriz, y en vista de que no tengo novio, free o detalle que pueda rescatarme de esos problemas con runrun que ya me están dando más seguido, llamé a mamufa..... y me dijo que me fuera despacito a casita.

Volví a asomarme por debajo del runrun a punto del llanto, intenté abrir el cofre del runrun pero fue imposible para mí encontrar el segurito ése que se jala a tanteo para levantar el cofre pffffff, cuando de repente escuché un: "La puedo ayudar en algo señorita?", y ahí delante de mí, estaba un hombre desconocido que vio mi aflicción hacia el runrun, le expliqué como pude mi situación, y él, así sin más, se hincó en el suelo, ensuciando sus jeans de lodo, y se metió como pudo para ver bien el problema, me explicó que se había vencido el plástico que cubre al motor del agua que pueda haber en el suelo, como en el caso, y que no me cobrarían más de 50 pesos en un taller el día de mañana pero que por mientras me iba a sujetar temporalmente la pieza vencida.

Yo no podía creer lo que estaba viviendo, digo, yo no me hubiera acercado nunca a preguntar y mucho menos a ayudar y a ensuciar mi ropa.....

...... el buen hombre se despidió de mí sin pedirme nada a cambio de su ayuda.


La lluvia empeoró y no pude irme a cenar con mis amigas.

Me cobraron 108 por comprar y colocarle las pijas que se habían zafado a runrun.

Pero... sigo felizmente consternada, pensando en que aún en estos tiempos, todavía queda (¿quedamos?) gente buena en el mundo, y "hay que darnos a ellos.".

martes, 26 de julio de 2011

Kitsch

"Antes de que se nos olvide seremos convertidos en kitsch. El kitsch es una estación de paso entre el ser y el olvido." Milan Kundera.


El año pasado, Ardilla me obsequió de cumpleaños el libro de "La insoportable levedad del ser", que se convirtió en uno de mis favoritos en cuanto terminé de leerlo.

Como yo no soy crítica de arte, y cualquier intento mío por comentar mi impresión de la obra maestra de Kundera sería excesivamente kitsch, sólo diré que ahí surgió mi curiosidad por conocer Praga, y bueno, todo lo demás, es historia.


Anoche mientras veía la película basada en dicha novela y dirigida por Kaufman en 1988, me di cuenta que nunca ningún filme será ya no mejor, sino de igual calidad y nivel que el libro.

No se le dan a Sabina y a Franz la importancia que tuvieron impresos en letras, y el final no está fielmente adaptado a la fundamentación de Kundera.

Si algo se ha de rescatar, para mi gusto, son las increíbles imágenes de la Praga de antaño, tan distinta y tan igual que ahora, y la voz y el increíble cuerpo desnudo de hace 23 años de Lena Olin.




Para mí, nunca serás Kitsch.

Es muss sein!!!

Italia Romántica.

- Mira lo que encontré.- Me dijo mi sis algún día de la semana mientras nos subíamos a runrún.- ¿Es tuyo verdad?.-
…………………………………………………………………………………………………………….

No sabría decir dónde nació mi fijación por Italia, sólo sé que cuando yo era muy pequeña, la hermana menor de mi mamá vivía con nosotros y alucinaba las canciones de Umberto Tozzi (con su inmortal “Ti amo” que hasta la fecha me hace llorar), Gianna Nannini (con “Sorridi”), Toto Cotugno (de él sí no podría elegir alguna porque todas son encantadoras) y un poco más contemporáneo, mi Eros Ramazzotti (desde la primera vez que escuché “Otra como tú” supe que esa rola la había escrito alguien pensando en mí, bah! Bah! Bah! Déjenme ser!! Jejeje).

Crecí entre palabras italianas que nunca supe qué significaban, pero que wachawacheaba a solas mientras jugaba con mis muñecas y mis amigos imaginarios.

Posteriormente, en el Mundial de Estados Unidos (1994) surgió un personaje que me arrebató el pensamiento, aún y cuando yo era una estudiante de secundaria: el legendario Roberto Baggio que lidereaba a la escuadra azurra y fue famoso por el largo de su pelo que siempre traía recogido en una cola de caballo, la cual cortó al fallar el penal que le daría el título a los scratch du oro en la final de tan magno evento futbolístico.

Con el tiempo vendrían el hermoso y varonil Paolo Maldini, y el igualmente hermoso Fabio Cannavaro a sellar mi fijación por todo lo que tuviera que ver con Italia.

El tiempo, tan sabio él, también trajo eventos inesperados a mi vida.

A la edad de 18 años, poco más de diez años de eso, caminé entre los pasillos del Mix Up más cercano, y entre las súper ofertas, encontré un CD que se llamaba “Italia Romántica”, dicho CD no traía ninguno de los cantantes que yo alucinaba de niña y adolescente, pero algo me decía que sí traería melodías clásicas no tan comerciales de aquél país.

Cada noche, antes de dormir, apagaba las luces, y escuchaba ese CD con sonidos nuevos para mí.

En la despensa sólo teníamos la canasta básica, pero yo soñaba con ese país que venía a representar el propio lado romántico de mi ser, por todo aquello que englobaba y me hacía evocar.

Ese CD encerraba recuerdos infantiles, el origen de algunas manías (que persisten al día de hoy), y un sueño lejano, muy lejano, que desconocía si se llegaría a actualizar.

Entre tanta mudanza, supuse que se habría extraviado, pero no fue así.

Ahora que lo escucho, ese CD encierra no sólo recuerdos infantiles, origen de manías, y las fantasías de mi incipiente juventud…. También encierra mis noches solitarias cuando me despedía de la adolescencia, mas no así del idealismo que la caracteriza…… Y las ilusiones de mi incipiente madurez.

lunes, 18 de julio de 2011

De mujer a mujer.

"No estamos más seguras
en nuestra soledad.
Un toque de locura
es una necesidad."
Martha Sánchez.


Sophie y yo teníamos pensado ir ayer a desayunar, ahora debido a que yo quería encontrar a alguien empático para platicar en lo mucho que resuena en mi interior, así que corrí en cuanto desperté a la oficina a imprimir unos contratos que debí haber impreso el viernes por la tarde jejejeje, revisé mi agenda de la semana que está iniciando, finiquité un proyecto y cuando terminé todo, bajé rápidamente para ir a degustar un delicioso yogurth de frutas, algo hecho a base de queso panela, jugo y café.

Subí a runrun, me puse mis gafas oscuras, giré la llave en el volante y...... cuaaa cuaaa cuaaaa! .... se terminó la batería de mi runrun.

Sólo pude pensar "En la madreeeee!! y en pleno domingo!!!", total que le llamé por fon a mamufa para pedirle que si de favor iba a la tienda local donde compramos las baterías y que si me podía llevar al técnico a que me la cambiara, después de media hora mamufa me llama para decirme que me podían vender la batería, pero no había quien me la fuera a cambiar, que pues ya dejara a runrun ahí estacionado en la calle y que hoy a primera hora fuéramos a cambiarle la pieza, y yo duré así como que mucho tiempo en aceptar la idea porque de por sí runrun ya me pide a gritos una hojalateada y pintura nueva, ya me imaginaba cómo lo tratarían en domingo por la tarde ahí en la intemperie.... snif, después de mucho pensarle acepté, bajé del auto, puse todas las cosas en mi bolsa, y cuando le puse la alarma... Naaaada, y como los seguros son eléctricos, naaaada que cerraban, ardilla intentó cerrarlos manualmente y naaaaaada, no daban de sí, total que dije "Me carga la reverendísima chingada!!!", y mamufa y ardilla se dieron a la tarea de conseguir en pleno domingo, en este pueblouuuu alguna persona que pudiera cambiarme la batería.

Yo me quedé arriba de runrun, le llamé a Sophie para decirle que si no había problema si cambiábamos el desayuno por un café en la tarde, y ella asintió.

Total que después de dormitar media hora, llegó mamufa y llegó un vehículo de AutoZone con la batería y con el chico que iba a cambiarla.

El gafete del chico decía su nombre: Luis C.
Y mientras Luis cambiaba la batería y me decía que hacía falta una pieza para que no hiciera falso contacto, y que él también me podía instalar la pieza, mamufa y ardilla me dijeron que ellas me esperaban en casita.

Yo me dirigí a AutoZone detrás de Luis y una vez allí, mientras me cambiaba la pieza me sacaba plática.

"Sí, Luis, ahí arriba de donde me encontraste es la oficina donde yo trabajo."
"No, no trabajo los domingos, pero hoy era necesario que fuera a imprimir unos papeles."
"Lo bueno que fue hoy y no ayer que estaba yo en Guanajuato y sin un sólo centavo."
"Sí, sí tenía planes para salir... No, no tengo esposo.... Si tuviera esposo, créeme, él estaría metido en líos vehiculares en lugar mío....".

Y Luis que empezó hablándome de "usted" terminó despidiéndose con un: "Cualquier cosa que necesites, me buscas.".

Estuve tentada en decirle: "Úrgeme sexo salvaje porque tengo la teoría de que soy doncella nuevamente por generación espontánea" jejejeje pero me contuve y seguí mi camino.

Larga vida a los AutoZone.

Ufffff.

En la tarde acudí al missssmo lugar de siempre al lado de Sophie.
Ella llegó puntualmente como siempre, vestida y maquillada impecablemente, y notablemente mejor anímicamente que la última vez que la ví.

- Hey jess!!! te noto más delgada, síguele así y festejarás tus dulces 30's en un desfile de Victoria's Secrets!!!

Yo sonreí y agradecí el cumplido y las porras.

- No creas, esta semana he roto la dieta en algunas ocasiones..... Me dan ataques de ansiedad y la manera más fácil de llenar vacíos internos, es a través de la comida.- Dije yo apenada, como confesando un pecado gravísimo.

- Te comprendo perfectamente.- dijo Sophie.- Sólo piensa en todas aquellas prendas de ropa que se te verán poca madre en Navidad y verás que miras de distinta manera a los chocolates.-

Sophie me hizo un guiño y yo sonreí asintiendo.

Pedimos el mismo café de toda la vida y mientras llegaba nuestro pedido, le dije a mi amiga mi aflicción matutina con runrun y ella entre risas me dijo que fuera nuevamente a comprar aromatizante y que buscara a Luis.

Yo sonreía y me sonrojaba, mientras le platicaba a Sophie de mi vida sentimental.

- ¿Por qué no aceptas la invitación del chico de Querétaro y te vas de finde con él?.- me dijo Sophie.- El que siempre te busca y te invita pishhiiiinaaaaaa!!! y sirve que te desestresas un rato!!

- Es curioso.- dije yo.- Hace dos años hubiera aceptado su invitación sin dudarlo, ya sabes, es un buen niño, no tiene ninguna responsabilidad, renta depa y vive solo, tiene disponibilidad de horario, que ya es de agradecer en estos tiempos,- y me quedé callada mientras nuestras bebidas eran colocadas enfrente de nosotras.

- Pero?....- dijo Sophie con cierta curiosidad.

- Pero ya estoy haaaaarta de que me llame a mi cel sólo para decirme que me invita a sexar, creo que ni siquiera me ha dicho "Hola, cómo estás?" cuando ya está diciéndome: "No tienes idea alguna de las ganas locas que tengo de ti."..... Por más que le saco por la tangente, él vuelve a lo mismo, a hablar de sexo, cuando digo, o sea, es totalmente válido, pero ya he llegado al extremo de no responderle y de cambiar su nombre en mi identificador por el de: Fastidio.

Sophie echó a reír a más no poder.

- jess!!!! pues qué tiene de malo!!! yo digo que es lo que necesitas, una buena .... ya sabes, éso!!!!

Succioné té de mi popote y ví a mi amiga con cierta frustración.

- Odio, de verdad, odio el hecho de haberme vuelto tan pinche payasa...... Es como si de repente, el sexo, aún cuando es una necesidad anatómica, ya estuviera supeditado a algo más que mera atracción física..... Antes, si tenía hambre entraba a la primer tienda que encontrara y compraba unas frituras, ahora prefiero seguir de hambreada y esperar al puesto de las ensaladas o del café o de la fruta picada.

Sophie reía y reía a más no poder.

- Qué clase de comparaciones son ésas jess!!!!

- .... también podría decírtelo de la manera guarra, pero tú eres toda elegancia que sé que me terminaría sintiendo mal.- dije entre risas.

- Pero tienes qué reconocer que mínimo no es un patán.- dijo Sophie.- sólo es un poco caliente el chamaco y medio bestia animal irracional, pero amiga.... lamentablemente los hombres, en su mayoría, como el 99% piensan con la cabeza equivocada.... y eso no quiere decir que no sean lindos y tiernos, de vez en vez pues.....

- Sí, ya séeeeee.- respondí yo despeinándome- por eso no soy cortante con él, pero es que de verdad, no sé en qué consista que simplemente pues..... no siento nada, no me prende, no me interesa como hombre pues, o sea, ni siquiera para bajar mi calentura....

- No pues amiga, ahí no hay nada más qué hacer.- dijo Sophie.- Aprende a decir que no, y dile que no, y ya, no pasa nada.

- Qué tragedia.- dije yo y cambié de tema.- Ayer fuí a Guanajuato capital, ya sabes, como cada mes, y aproveché para probar un café que me habían recomendado mucho, ya conocía yo al dueño, el novio de mi amiga Susy, ¿la recuerdas?, y bueno, la verdad es muy buen café, fuimos mi sis y yo, y aprovechamos para platicar un rato con Susy y su novio, al finalizar mi cuñao' me invitó a dar una vuelta por los callejones y túneles de Guanajuato en su Vespa!! ehhhh?? qué tal!! ahí iba yo sintiendo el aire en mi rostro y admirando tan hermosa ciudad de distinta perspectiva... Wooooooooow!!!!!! Me sentí increíblemente feliz!!!".- contaba yo eufóricamente.

- Wow!!- exclamó Sophie mientras le daba un sorbo a su capuccino.- Y entonces cuando vienes de León o Guanajuato, ¿Ya no tomas la carretera a Querétaro verdad? ¿Te sigues derecho y rodeas por Irapuato?.

- Sí, es muy peligroso el otro camino.- dije yo viendo mi café.

Volteé a mirar a Sophie de la misma manera en que una persona mira a su confesor, a su abogado, a su psicólogo o a una adorada amiga y confidente.

-........ No puedo evitar dejar de verlo.....- dije yo en voz baja y mirando hacia abajo.- Cada vez que paso por ese punto, recuerdo el automóvil plateado incrustado en el hueco situado en la parte inferior de ambas carreteras.... La imagen en todos los periódicos y la imagen mental son mucho para mí.- susurré yo.

- Los designios del Creador serán siempre un misterio para el entendimiento humano que es muy limitado jessie.- me dijo Sophie con su cálida voz.-

-Ya lo sé amiga, es sólo que me siento tan vulnerable ante la incertidumbre de la vida misma, es la primera vez que extraño tanto a alguien que deja este mundo... extraño sus comentarios en mi feisbuc, extraño sus tweets políticos, extraño sus pláticas empáticas...... En la semana soñé con él, yo que juraba que las personas muertas no hablan en sueños, es la primera vez que escucho hablar a alguno, estábamos en algún lugar subterráneo y oscuro, lleno de lodo, y comenzábamos a salir a la superficie a través de un laberinto, ya una vez afuera, con el sol en su apogeo, trepábamos una muralla, nos sentábamos uno al lado del otro y observábamos los pastizales, los sembradíos y las casas edificadas.... Nunca he visto ese lugar en la realidad, no recuerdo a ciencia cierta de qué hablábamos, sólo sé que en un momento de silencio nostálgico, yo tomé su hombro, le miré y le dije: "Todo va a estar bien... verás que sí", y él volteó, me miró con cariño sincero y me dijo: "Muchas gracias jess, de verdad que necesitaba saberlo.".

El frío aire de la tarde golpeaba quedamente mi rostro, mientras el índice de Sophie recorría mi mejilla evitando que una lágrima siguiera su curso.

- Seguro que él está en un lugar mejor jess.- dijo mi querida amiga.

- Ya lo sé amiga, ya lo sé..... pero voy a seguir pasando ese punto mínimo una vez a la semana durante el resto de mi vida y seguirá doliendo....- tartamudeé yo.

Me sentía desnuda ante la mirada de Sophie, y mi desnudez no me apenaba, sino todo lo contrario.

- ¿Has platicado de esto con.....?.- me preguntó Sophie.

-No.- dije yo mirando hacia abajo nuevamente.- Él está muy ocupado en su trabajo y resolviendo asuntos internos, y sé que no le agrada que le hable de cosas tristes que tienen qué ver con choques y muertes.

- ¿Le quieres mucho, verdad?.-

- Más de lo que él imagina.- dije yo levantando la vista y quebrándome entre mis lágrimas.

- Ven mi dulce niña.- dijo Sophie atrayéndome tiernamente hacia sí.- A quien mucho quiere, mucho le será perdonado.

Y así, mientras la noche y mis lágrimas caían, los brazos de Sophie fueron las ropas que cubrieron mi desnudez.