miércoles, 20 de octubre de 2010

Con estos aires.

Esa noche de invierno tocaron la puerta de la casa que me vio transformarme de adolescente a mujer.

Mamufa abrió la puerta y entre una chamarra enorme y una bufanda, divisé a la figura de mi abuelo materno.

Entró rápidamente y se resguardó de la ventisca.

Se sentó en un sofá-cama que había sido último modelo hacía muchos años ya.

Los resortes del viejo mueble rechinaban mientras sentían el peso del cuerpo de mi abuelo.

Se quitó la bufanda y le entregó a mi mamufa una bolsa de pan.
Había bolillos y pan de dulce.

Mamufa tomó un pocillo y puso a hervir agua en la estufa.

Lavé unas hojas de naranjo que teníamos guardadas, para preparar té.

Mamufa le acercó a mi abuelo unas mandarinas y cacahuates que había comprado en el mercado esa mañana.

El abuelo dijo que no tenía hambre, siempre decía –y a la fecha lo sigue diciendo- que no tenía hambre y que teníamos que cuidar el dinero.

Mamufa dejó a su lado los alimentos colocados.

Comenzaba a helar y me abrigué con una sudadera vieja y desgastada que tenía.

A lo lejos, se escuchaba pasar al tren.

El tic-tac del reloj llenaba los largos silencios que había entre mi abuelo y su hija.

- Ya llegó el invierno, Chava.- Decía mi mamufa.

- Hay que abrigarse.- Contestaba él sin mostrar emoción alguna en su rostro.

- Cómase las mandarinas y los cacahuates.- Respondía ella.

- Dáselos a jess, mira qué flaca está (Ese abuelo siempre tan gracioso, jum!!!).-

- Está castigada, Reprobó Física.- Dijo mi mamufa lanzándome una severa mirada.

- Hay que estudiar muchacha, las ingenierías son las carreras del futuro, tiene que gustarte física.- Me dijo mi abuelo mientras comenzaba a pelar una mandarina.

- Sí abuelito…..- Respondí mientras veía el suelo y frotaba mis puños para calentarme.

- Qué iremos a hacer con estos aires…- Dijo mi mamufa mientras escuchaba la ventisca propia de la estación.


Afuera las furiosas ráfagas de viento azotaban las ventanas y rugían estridentemente.

En la estufa el agua hervía y burbujeaba alcanzando el grado de ebullición.

En frente de mí, los resortes oxidados del viejo sofá cama emitían quejidos cada vez que mi abuelo cambiaba su posición.

En la mesa del comedor, la bandeja del pan permanecía inmóvil.

En el interior, el miedo que me producía la furia del invierno se contraponía al calor que me brindaba una sudadera descosida y el té de naranjo que mamufa preparaba para el abuelo y para nosotros.

19 comentarios:

El hombre del traje gris dijo...

¿y ahora? ¿te tiraron de la cama o que? y ahora por qué la nostalgia, si ni frio hace...

pez dijo...

muy buena descripción tipo novela

por un momento me imaginé en Siberia o en Auvergne

Sofía_ Selegna dijo...

un recuerdo que evoca viejas historias de invierno.

Me gusto.

Saludos

Simbad de la Porra dijo...

Mira, has aprendido bien la tecnica de la narrativa descriptiva.

Estoy orgulloso de ti mi pequeña pupila.

Sergio Varela. dijo...

Pues suena hermoso, y se siente igual al leerlo, para mi abuel@ es un concepto abstracto, y mamá ya solo es un recuerdo, que no deja de hacerme sentir tibieza en estos tiempos de frío. Beso y abrazo.

MauVenom dijo...

Los calores más importantes que sentimos en la vida son los que propician el resguardo de momentos y lugares que nos hicieron sentir seguros.

Besos

Zu dijo...

Concuerdo con Pez, como novela rusa... nomas faltaba que salieras por leñA, dije leña, no me salgas con una guarrada eh?.

Zu
(decidida a retomar el asunto este del bló)

Sonia. dijo...

Abuelitoooo dimeee tuuu!!!
Que sonidos son los que oigo yo!...
Abuelito dime tuuuu
porque llovio, porque nevo!.

lalalalala...

me falto la cancion del principio y me proyecte aca bien Heidi,=0p sorry.


la verdad es que hasta frio me dio nada mas de leerte!, lo ambienteste bien bonito nena, sabes yo tengo muy pocos recuerdos de mis abuelos -varones- y me hubiera gustado disfrutarlos un poco mas, aunque sea con frio.

un besote y bonito finde!.

Teli dijo...

goe... sí está chido el post y eso.

Pero qué onda con el frío. Goe... yo no sé, pero me imaginaba una casita así de tablitas y el aire colándose y así...

Aaayy!!! tengo corazón de pollo!

jess dijo...

Pupilo, jejejeje dejé programada la entrada :P el trabajo no me permite tener horas libres... y precisamente lo escribí una noche de éstas que hacía aire frío afuera.
¿Alguna otra duda? ;)
Abrazote!!


Pez, Mira!! igual debería escribir un día de estos una novela!! será tu culpa mi fracaso o mi éxisto.. jejeje.... También yo tenía una imagen en mi mente cuando lo escribí. :)
Sólo que no sé dónde sea Auvergne... jejeje.
Besos virtuales!
Muuuuuaaaaaccccccckkkkkkkk!!


Sofía, sí!! así mismito!!! qué bien que se pudo transmitir la idea!
Gracias por tu visita!
Saludos.

joven De la Porra, lo que uno aprende a través de los libros, veá?
Lástima pues que yo no pueda decir que note mucho avance en ti jajajaja!
:P
Abrazote tú!


Sergio Varela., :) gracias por compartir algo tan personal aquí. :)
Venga ese abrazo!
Oiga! Es usted un pelado!!
;)


Mau, seguramente es así, porque mira que siempre he sido una mujer insegura!!! así que entre esas cuatro paredes, de esa casa a la que no sé si algún día volveré a entrar, me sentía yo segura del exterior. :)
Besos sucios galán!!

jess dijo...

ZUsana, esteeee dijiste.... jajajajaja. :P
Claro!!! apoco no pasaría yo por una perfecta Natasha??? jejejeje. XD
"Natasha en busca del leño perdido" jaajajajaja ya okay, okay.
Vientos Mana!!
No dejes esto de la blogueada okay???
Abrazototototote!!


Sonisssss, awwwww esas caricaturas de antes.... sí que ruleaban! no que ora mira nomás!! mira nomás!!!! acaban con la inocencia de los peques!! jum!
No, no lo permitiré!
jaja ya me creo salvadora del mundo. :P
Por otra parte, fíjate que yo con quienes no conviví fue con mis abuelitas, a mi abue materna ni siquiera la conocí :(
Y también hubiera querido pasar algún invierno a su lado. :)
Así que a aprovechar lo que se tiene. Sí que sí!
Un abrazotototototototote nena!
Oye... como que ya va siendo hora de que llegue el Año Nuevo no? JAJAJAJAJAJAJA! :D XD


Telicia, jajajajaja telicia yo cuándo dije que había techo de tablas!! jajajajaja.... Pez y Zu sí imaginaron bien, pero tú te fuiste al extremo!! jajajjajaja!
Abrazo de pollo!!!
XD

Grazie Mile por sus comens!!
Lindo finde!!!

Sabina dijo...

ejercicios de la memoria...gimnasia para el alma.

buen finde!

EL CHIPOTLE ENMASCARADO dijo...

Hola hermosísima señora rabbit, me disculpo por mis ausencias, pero han sido en aras de la supervivencia (o sea, si no trabajo no trago). excelente narrativa como ya lo mencionaron, me hace recordar el estilo Tolstoi y Dostoievsky, evocando un samovar y patatas cocidas, tal vez un poco de Heminway....¿por quién doblan las campanas?...percibo nostalgia y te felicito, porque los sentimientos es lo que nos hace humanos, tal vez más aún que el raciocinio.

Un abrazo y un beso.

Au revoir.

marichuy dijo...

Te quedó bien la remembranza del invierno. Hasta frío sentí.

Un abrazo

jess dijo...

Sabina, yeap... así mismito.... ahora estoy haciendo un recuento de los daños... la hermosa luna de Octubre me motiva "a". Ja!
Saludos!!!

CHIPOTLE ENMASCARADO, nombre, ni te fijes, por lo visto todos hemos estado ocupados en eso del jale.... snif, yo también quisiera postear más y trabajar menos, pero pues... no se puede jejejeje.
Y wórales!! esas ya son palabras mayores jaja, pero gracias!!! lo tomaré como un cumplido!! ;)
Y sí, totalmente de acuerdo, los sentimientos humanizan a la especie humana mucho más que la razón.
Un abrazo!!


Mi estimadísima Marichuy, gracias por dejarte llevar!!! realmente tenía frío cuando lo escribí. :)
Brrrrrrrrrrrr!!
Abrazote!!!

Sonia. dijo...

insistes!!!!...

=0p

Alfonso dijo...

escribes muy bonito, no quieres ser mi novia?

jess dijo...

Sonissss, claro!!! jejejeje ya me conoces!! XD
:P
Abrazote nena!!!

chiquitín, también sé ..... muy bonito, ouch! se supone que eso nada más debería pensarlo... jajajaja... no te creas, huuuuuuuy!!!! pues ya te estabas tardando en hacer esa pregunta ehhhh?
Yo digo que.... te respondo en el Cervantino. ;)
Abrazote Inge!!!

PanteraAzul dijo...

Justo estos dias uso una chamarra de mi abuelo, cada noche me acompaña.

Saludos