viernes, 18 de febrero de 2011

Ladies Night.

Dicen los que saben que debes tener mucho cuidado con lo que deseas, porque cuando menos lo pienses, llega a tu vida.

Así transcurran uno, dos, tres, cuatro… o veinte años.
--------------------------------------------------------------------

Mi edad de la inocencia se vio cruelmente alterada en segundo de primaria, cuando mis padres decidieron cambiarme de primaria a una exclusivamente de señoritas.

Llegué tímidamente a un grupo donde no sólo los asientos sino también las amistades, ya estaban asignadas.

No había una sola niña que yo conociera no sólo en el salón, sino en toda la escuela.
Así que para mí la hora más temida era la hora del recreo o la hora de deportes, donde todas teníamos que convivir.

Y como mis habilidades sociales nunca han sido mi mejor cualidad, hacía lo que cualquier niña sin seguridad en sí misma hubiera hecho: sentarse sola a comer su sándwich mientras sonaba la chicharra.

Y ahí sentada en mi banca, podía percatarme de quiénes eran “las bolitas” de amigas.
Me dí cuenta quiénes eran las niñas más famosas de quienes todas ansiábamos ser amigas también.
También me di cuenta quiénes eran las niñas a las que nunca por ningún motivo, debíamos tocar un pelo, porque eran explosivas y agresivas.
Quiénes eran las niñas tiernas que eran queridas por todas las demás y que nunca se metían con nadie.
Quiénes eran las niñas inseparables, y quiénes eran las niñas solitarias.

Siempre quise ser parte de algún grupo en especial, pero nunca me atreví a llegar y preguntar: “Puedo juntarme con ustedes?”, porque temía (y sigo temiendo) al rechazo.

Así que durante esos laaaaargos cinco años de primaria, me junté con ardilla que llegó un año después que yo, y con una que otra niña que compartía la misma timidez que yo.

A mediados del año pasado, y gracias nuevamente a esa famosa red social, mis antiguas compañeras de aulas y yo nos reencontramos.

Me llenó de sorpresa el saber que muchas de aquellas niñas seguían siendo residentes de esta pequeña ciudad.
Luego entendí que mientras ellas salían a los antros, yo salía al cine y por eso nunca me había percatado de su estancia en estos lares, y viceversa, jejeje.



Y a partir de ahí, cada miércoles por la noche, diez mundos totalmente distintos, de vez en vez, menos, de vez en vez, más, convergen en un mismo lugar y plantean dudas, anécdotas y vivencias que enriquecen a las demás.

Entre jícama, cacahuates, cervezas y una deliciosa cena preparada por la anfitriona en turno (menos yo que mando preparar el estofado jejejeje), encontramos el momento de desestrés semanal, y nuestras risas se escuchan hasta Plutón.

Vuelve a ser la hora de recreo de antaño, con la diferencia de que ahora no estoy sentada solitariamente mientras veo a las demás niñas jugar entre sí.

Ahora soy parte de ellas, y ellas son mis ladies night.

11 comentarios:

PanteraAzul dijo...

Que ricas reuniones, ahora entiendo de donde vienen esas risas que en ocasiones me inquietan.

saludos

PanteraAzul dijo...

Wow, primero, que bien!!!!

Sabina dijo...

Las amigas, las preciosas amigas que todo lo curan!

que raro nunca hubiese pensado que eras antisocial o tímida. Bien! no dejes de sorprenderme.

como dices tú ®lindofinde

marichuy dijo...

Y amigas de años... mira que no es nada sencillo mantener una amistad tan larga.

Un abrazo, Jess

El hombre del traje gris dijo...

al rato andaran jugando canasta....

pez dijo...

lástima que no puedas balconearlas para saber a qué se dedica cada una de ellas o 10 cosas que no sabíamos de cada una de tus amigas, jeje

uno que es pinche curioso (y morboso)

curiosamente muchos de mis amigos de primaria se fueron de mineros ¿por qué? who knows?

Hermes dijo...

Amistades de ese entonces... Facebook ayuda con eso, aunque solo he encontrado a 1... por suerte fue mi mejor amigo en ese entonces y es una magnifica persona ahora :D

CRUDO dijo...

yo no recuerdo a ningun compañero de la primaria, y tampoco de la secundaria, mmh y apenas algunos de la prepa, shh que jodido estoy

jess dijo...

Pablo, jajajaja sí! cada miércoles por la noche somos nosotras las culpables de causar un desorden tipo de guacamayas jajajajaja! xD
Y ssssí!!
Primero en comentar!
Gracias, gracias por el seguimiento a este blog! xD


Sabina, efectivamente... todo lo curan. :)
Y huuuuy linda, te sorprendería saber más cosas de mí que te apuesto nunca lo hubieras creído!
El blog tiene la ventaja de ser como tu alter ego. :)
Un abrazote!!

Mi estimadísima Marichuy, fíjate que desde que salimos de secundaria, yo sólo había tenido contacto con una y con las demás no..... me da gusto ver que el reencuentro ha consolidado lo que éramos en aquél entonces. :)
Abrazos!!


Pupilo, no lo dudes!! ya hemos hablado al respecto y a todas nos gusta jugar cartas!! jajajajaja!
xD
Un abrazote!


Pez, a menos que alguna sea blogger, que no lo es, ja!, postearé las diez cosas que no sabían de ellas....
Reglas son reglas. xD
Besos virtuales!
Muuuuaaaaccccckkkkkk!!!


Hermes, mínimo que sirva de algo feis no? xD
Y... Salud por esos reencuentros!
Un abrazo!


CRUDO, ... jajajaja no tienes remedio!!! pues que no ponías atención o cómo!! jajajaja!
Bueno..... con que te acuerdes de los más cercanos está bien. ;)
Saluditos!

Grazie Mile por sus comens!

EL CHIPOTLE ENMASCARADO dijo...

Yo siempre fuí muy retraído, y poco sociable, de hecho nunca he intentado reencuentros con mis excompañeros de ninguna escuela, con algunos de la milicia platico de vez en cuando, pero soy como el maestro Strauffon, muy selectivo para convivir con la gente, soy un amargado vil en pocas palabras.

Sin embargo te felicito por tener ese círculo de amistades y que ello te de felicidad, bien lo dices, uno nunca sabe cuando puede surgir algo,

besos.

Au revoir.

jess dijo...

Júrame que no eres tan social como te imagino!!!

Ahhhh no eh?? fíjate que no!! Ni creas, ni creas!!!!

Te apuesto a que si se organiza una reunión blogger, te la pasarías pkm!! ;)

Un abrazote!!!