jueves, 23 de junio de 2011

Mr. Petrix

“Teach me Tiger, how to kiss you.”
Marilyn Monroe.

Nunca supe cuál fue su nombre.

Ni siquiera sé si “Petrix” está bien escrito.

Sólo sé que así sonaba cuando nuestro muy sabroso guía lo nombraba al pasar lista.
-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Nuestros caminos se unieron en Amsterdam.

Hace ya casi un año de eso.

Él, originario de Sao Paulo, Brasil.

Yo, pues… de por estos alrededores.

Él, iba acompañado de su hija quinceañera.

Yo, iba acompañada de mi hermano veinteañero.

Mr. Petrix era el hombre maduro al que los años le habían obsequiado el regalo de la sofisticación, de esos hombres que la naturaleza ha dotado de rasgos físicos imponentes, pero que él ha sabido cuidar, exaltar y resaltar con el paso de los años.

Tenía ojos verdes, nariz perfectamente recta, corte de pelo estilo militar, sonrisa perfectamente blanca, tez blanca, muy blanca, sin ser un color insípido, sino atrayente, y medía como 1.85 Mts.

Era muy reservado y en un inicio sólo hablaba con su hija, la cual era idéntica a él, y parecía una perfecta Lolita.

Igual podía parecer una niña tierna vestida en jeans y tennis, que una mujer fatal entallada en un vestido negro y zapatos con tacones de 15 cm.

Ohhhh sí, había heredado de igual manera, la sofisticación de su padre.

Mr. Petrix era el hombre maduro con el que todas las mujeres que estamos transitando la incipiente madurez, soñamos tener un affair.

Un halo de misterio lo rodeaba siempre, y en él confluían todas las virtudes que una mujer puede fantasear de un hombre.

Era guapo, mucho muy guapo, cabronamente guapo diría yo, masculino, súper atlético, tenía gustos finos, tenía buenos ingresos económicos (nunca nadie compró en las tiendas donde él y su hija compraban jejejeje), sabía vestirse ad-hoc a la ocasión, tenía mirada animal y salvaje grrrrrr, y cuando el tiempo pasó, su fría cordialidad era súper hot.

Si pudiera asemejarlo, sin ánimo ofensivo, diría que él y los tigres evolucionaron del mismo tronco común.

Después debido a mis amistades brasileiras (y mi chonez jejejeje) me enteré que se había divorciado tiempo atrás porque sus múltiples negocios le impedían tener tiempo para su familia, pero que una vez al año viajaba un mes con su única hija, así que disfrutaba segundo tras segundo junto a ella para consentirla en toooodos los sentidos.

La última noche en que nuestro tour permaneció igual, él salió por la puerta principal del hotel, yo iba entrando a cambiarme de ropa para ir con mi hermano a cenar, él sonrió grrrrrrrrr y yo sonreí, “aló”, “aló”, y tocó mi hombro mientras me lanzaba una mirada cual tigre a su presa.

Yo, pinche ranchera pueblerina, pude sentir, por única vez en mi vida, cómo mi piel desnuda ardía al simple y llano tacto efímero masculino, me quedé paralizada, él volteó a verme, sonrió para rematar la victoria de los felinos contra los pájaros bobos, y yo, tooooonta como siempre he sido, salí huyendo despavorida, pero herida permanentemente.

A la mañana siguiente, después de desayunar, él corrió al autobús donde todos los demás nos encontrábamos, y educadamente, se despidió de todos y cada uno.

Nunca pensamos, que él tan mamón, fuera tan cortés.

A los hombres los despidió con un apretón de manos, a nosotras las nenas, con un beso en la mejilla.

“tchau”, “tchau”.

Me pregunto qué hubiera sido si la única noche donde él dejó un rato a su hija en su habitación mientras bajaba al lobby bar a tomar unas bebidas junto a todos los demás, yo me hubiera puesto de pie cuando él se retiró a su cuarto para fajoteármelo en el elevador.

Muchas noches fantaseo con esa escena mientras mi piel desnuda trata de imitar lo que sintió al sentir la yema de sus dedos presionando lo suficiente para que ese tigre cazara a su presa.

La agonía nunca fue tan dulce y tan cruel.

7 comentarios:

pez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pez dijo...

ando jarioso, por suerte ya están entrando las lluvias

Yknil dijo...

Ya vez que lo ranchero no deja nada bueno, en vez de ser una fantasía lujoriosa, pudo ser una anécdota por demás provechosa, jajajajajajaja. Pero bueno, las fantasía con hombres reales son lo más excitante del planeta. Saludos.

CRUDO dijo...

jajjaa pos a como lo describes, hasta yoo me lo agarro en el elevador jaja, naaa

Mr. Zeus dijo...

Hay dos tipos de arrepentimientos por las cosas que uno hace y por las que deja de hacer... Lástima ragazza, you miss your chance.

jess dijo...

Pez, jajaja también yo andaba medio alborotada, y a mí ni las lluvias me calman!! jajajajajaja!
Besos virtuales!
Muuuuuaaaacccccckkkkkkkkk!!!!


Yknil, ya ni me digaaaasss!!! pocas son las veces que me he dado de topes por dejarle escpara... chingao!!! jejejeje.... de hecho, sólo con él... jejejejeje.
Qué se le hará!
Abrazo!!! :D


CRUDO, jajajaja es que neta te juro que me quedé corta en su descripción..... no, no, mis respetos, Súper Papá....cito!!! :P
Saludos!!!


Ragazzo, .... shhhha ni me digas caray!! que me doy más topes snifffff!!!!
:(
C'est la Vie!
Abrazo!!!!


Grazie Mile por sus comentarios!
Linda tardecita!!!!

PanteraAzul dijo...

Hoy, despues muchos eventos que jamas pense que viviria, no puedo mas que aceptar que u frase "La agonía nunca fue tan dulce y tan cruel." es cruelmente cierta.

Mi querida Jess, hoy requiero como nunca de us dulces leras para distraer mi corazón!!!