miércoles, 30 de julio de 2008

2a llamada. Comenzamos!

“Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera.”
Nicolas Boileau-Despréaux


Esta semana he estado ascendida temporalmente porque el jefe salió de vacaciones, yo que pensaba llegar así como a eso del mediodía a chatear, firmar y cobrar (heeeey!!) he tenido que madrugarle, llegar mucho más temprano que como de costumbre, mi escritorio está peor que mi cuarto (y vaya que ya es un decir eso!!), he tenido que administrar meticulosamente, agarrar los códigos para estudiar encargos del jefe, ir a alimentar a los gatos!! (odio los gatos, y más esos que se te repegan, se meten entre las piernas y se tiran panza pa’rriba para que ahí estés como idiota acariciándolos), no he podido tomar la siesta a la que estoy acostumbrada de 4:15 a 4:45 pm, y hoy tuve que amanecerle en una ciudad aledaña para una conferencia/desayuno en representación del jefe para esas novedades jurídico-virtuales, que no es nada de otro mundo, porque hasta a mí se me hizo de lo más fácil… entras a la página, tecleas tu nombre de usuario, tu contraseña y ya, te vas al link de interés que a su vez tiene links más específicos y ya!!!! (cuánta ciencia!).

Lo que me encendió, es el hecho de que ayer cuando leí la invitación, y confirmé mi asistencia, la circular decía: “… en punto de las 9:00 nueve horas en primera convocatoria y a las 9:15 nueve horas, con quince minutos, en el salón ……”.
Okay, me levanté a las 6:30, para bañarme, arreglarme, peinarme, pintarme, verme presentable pues, desayunar (siempre desayuno a las 8 am), salí a carretera a eso de las 8:15, y llegué a Irapuato a las 8:35, y llegué a la recepción a las 8:45 am.
Pues ahí iba llegando toda apresurada, para encontrarme con la noticia de que…. fui la primera en llegar.
Hasta llegué a sentirme como fuera de lugar por haber llegado a esa hora.
Miré mi reloj para ver si no estaba como que desfasada y ya se habían ido todos, y no, faltaban 15 minutos para el comienzo de la primera convocatoria (primera llamada, atención primera llamada, la manga qué).
Para no hacerla de emoción, el 97% de los asistentes llegó a las 9:15 que inició el evento. (segunda llamada, comenzamos).
No entiendo muy bien la cultura de la puntualidad en la cultura mexicana.
Solemos creer que los demás esperan por nosotros, y que podemos llegar media hora después del inicio de algo, al fin y al cabo, ¿qué tanto es tantito?.
Estoy de acuerdo que si eres jefe, llegues a la hora que se te de la gana a tu empresa, pero reprocho severamente que llegues pachorrudamente a la hora que se te pegue en gana a un evento serio.
Y hasta en los que no conllevan seriedad, si alguien llega y te dice: “Te invito a mi fiesta, comienza a las 9 pm”, tú por dentro ya haces cálculos y dices: “Nel, llego a las 11 que es la hora que comenzará a llegar la gente, y por lo tanto la diversión”, y ahí tienes al anfitrión como estúpido esperando desde las 9 sin ningún alma a la vista, porque aquí funciona de tal manera por decirlo así, ya es parte de la idiosincrasia mexicana aceptar la verdad absoluta de que “es de mala educación ser puntual”.

Desde mi punto de vista, que a lo mejor está equivocado, pero es algo muy subjetivo, creo que uno de los aspectos principales que diferencía una cultura primermundista a una que no lo es, reside en la cultura de la puntualidad.
Y sí, me da coraje, hago bilis, y mi hígado por un lado recibe múltiples dosis etílicas y por el otro puros corajes, a dónde va a dar pues….

Agggg…..
Hora de… alimentar a los gatos….. pffff... pero ahora sí, dónde se acerquen pretenciosamente aduciendo que recibirán cariño de mi parte, sorpresa enorme que se llevarán!!!

18 comentarios:

Zu dijo...

Puntualmente llego a comentarte.

No hagas bilis y revisa tu gmail.

Ah¡ y se buena con los gatos.

Ardilla (o Chupita) dijo...

Querida Jess:

Ejem yo no diría que tú eres taaan puntual, pero ok... de todos modos te quiero tonta, besosss!!!!

Yair dijo...

Mata un gato y te dicen...¿Jess?

Puntualidad, una de esas virtudes que tengo y todos los demás no.

Me caga que lleguen tarde a las citas y más cuando la contraparte es quién especifica la hora. Irónicamente he llegado a esperar hasta una hora por la persona. (sin contar el tiempo con el que llego de anticipo porque como odio llegar tarde, contemplo siempre un tiempo de imprevistos).

jess dijo...

zu, te respondo por otro medio entons!! (nomás recuerdo mi contraseña jiji) ;)... y sí, esos gatos sacaron como siempre, el lado oculto y tierno de mí jiji... =P
saldosss!!!

ardilla, dije que los jefes pueden llegar a la hora que sea!! okay? =P, y perdóname tonta, pero en cuestiones laborales siempre he sido súper puntual, a todas mis audiencias he llegado con veinte mins de anticipo, así sean aquí, en Irapuato, Valle, Gto, Celaya, Comonfort o el df. ok?
... que a veces tome tiempo personal cuando no es indispensable mi presencia es otra cosa ok?
Besos para ti tmb tonta!! XD

yair, ok, ya somos dos, bienvenido al club!! jaja.... ándaleee, tipo así, jajajaja pobres gatos.....
Saludosss!!!!

Shacelli Walnut Asecas dijo...

oooodio a los gatos, en verdad los odio... que padre lo del asenso, asi uno se da cuenta que no sta tan pelada... y respecto a lo de la puntualidad en un evento, te entiendo!

saludos chihuahueños

Wayne dijo...

...supongo que iras a destiempo a nuestra primera cita,rayosvsfj, quise decir a beber un trago

bussybread dijo...

HI JESS CREO QUE TIENES RAZON EN CUANTO A LA IDIOSINCRACIA MEXICANA, IGUAL POR ACA EN EL NORTE ES UNA MEZCLA RARA DE PUNTUALIDAD E IMPUNTUALIDAD,DEPENDE MUCHO DEL EVENTO Y DE LA GENTE, EL STATUS... PERO ES CIERTO EN GENERAL LOS MEROS CHILOS LLEGAN TARDE Y SE VAN TEMPRANO!!!... CON TODO Y LOS CANAPES!!!

pez dijo...

los gatos ¿son los empleados de tu jefe? o ¿son verdaderos gatos = félidos?

¿alimentarlos? o sea ¿te da la llave de su casa? o ¿están en la oficina?

jaja, que chistoso tu jefe

o sea que tu jefe no tiene jefa, digo esposa que los alimente. He ahí un área de oportunidad, jeje

Roberto dijo...

changos...a mi me gustan un buen los gatos, checa, desde mi infancia he tenido a lisa, susan, goku, nicolas, napoleon, tobias y Gala (nombre que le puso mi abuela grgrgr), la bronca es que me volvi alergico y ps ya no me puedo acercar a un gato, pero en serio me encantan los gatos, son tan hipocritas, elegantes, ojetes,....

Y tienes razon en lo de la puntualidad, afortunadamente yo normalmente soy puntual, soy majadero, sucio, lo que quieras, pero si soy puntual.

Roberto dijo...

ah por cierto, los gatos no los tuve todos al mismo tiempo, uno por uno, no creas que soy una version masculina de "la loca de los gatos" de los simpson

Club Atletico Klandestino dijo...

tiene que ver con el puto respeto, y como no nos respetamos pues todo vale verga.

verdugo-82 dijo...

jajja la puntualidad es de los caballeros ingleses, en México 15 mins es la tolerancia promedio, antes de considerarte plantado, (para esperar a un maestro en el salón solo se dan 5 min)

, x cierto que razón me das de sergio rodriguez en su año como portero del salamanca?

Führer dijo...

EL Führer tiene un serio, SERIO problema de puntualidad

me dicen que llegue a las 3 y llego 15 minutos antes... si, estoy enfermo con la puntualidad, pero es que me CAGA! que me hagan esperar. llegan 15 minutos tarde y me voy, simple.

Ufff pero en tu caso... solo queda soportar a la bola de imbéciles impuntuales, ni pedo...

saludos mi jess!

ya jueves :D

jess dijo...

shacelli, sí, no me agrada mucho la forma de "ser" gatúbela ja....., y el lunes nuevamente regreso a mi puesto base uffff, ya no aguanto esto!!! pero sí, se agradece el hecho de que piensen en mí para dirigir al equipo.
saludos del bajío nena!!!

wayne, yeap, llegaré quince minutos antes.... y me encontrarás en mi lado histérico si no eres puntual. ;)

bussybread, jajaja ya lo había leído en alguna revista hace tiempo.. para saber si eres protagónico debes llegar tarde del inicio del reven e irte antes, cuando está en su "mero mole".... y pues sí, la puntualidad va acorde a la seriedad o formalidad del evento.
Saludosss!!!
pd.- no has pensado en abrir blog? Sería interesante leerte....

pez, jaja.... gatos de esos de cuatro patas y pelos por doquier... y me dan la llave de la casa yeap, no, no tiene pareja de planta, así que a mí me toca chutarme mil cosas en sus ausencias.... y jajaja.... no, no hay oportunidad ahí, no me late practicar el incesto. ;)

chico majadero, sucio, pero puntual, ya te estaba imaginando en un personaje de los simpson... jaja, opsss!! esa nota aclaratoria.... jajajaja!!! =P
Saludossss!!!

C.A.K., ya lo habías dicho, "burdo y práctico", jajaja por eso te alucino caray!!
abrazosssss!!!!

ulises, jajaja, de caballeros ingleses y de damas mexicanas!!!... mmmm, larga historia.... te la paso a tu mail... pffff.
Saludosss hasta las tierras tapatías!!!!!

Führer, jajaja..... esa es la actitud!!! sí yo tengo que chutarme a la gente descortés e impuntual pffff.... ni hablar, es parte del jale... sí ya es jueves gracias al Cielo!!! aunque mañana me toca algo muy muy muy difícil!! sí se puede, sí se puede!! =D
cuídese mi Führer tan puntual!!!!!!

El Cuervo dijo...

Como todo buen inglés procuro llegar a tiempo (cuando el tráfico nos da chance).

ex conde Cienfuegos dijo...

el grado de impuntualidad tolerable depende a quien vayas a ver o a quien estés esperando.

siempre.

jess dijo...

cuervo, jaja... en el df la puntualidad tiene que ver más con la suerte que con la práctica de dicha virtud inglesa =P

ex conde, bueno eso sí, si Cristian Bale o Cristiano Ronaldo me hacen esperar 2 horas... no hay problema, mientras desquiten con creces la tardanza =P
.... a usted sí que le daba una tolerancia como de mmmm 7 horas maso =D

Saludos!!!

Mar dijo...

Jajajá. Entiendo tu irritación.

Yo soy excesivamente puntual. De manera enferma.

La semana pasada me mandaron a una convención de Sony Ericsson con cita a las diez de la mañana. Llegué a las 9.55 y me encontré con que en el salón apenas estaban poniendo sillas, mesas, mantelería, cañón, computadora y todo eso; para que el jodido presentador iniciara a las diez y media.

¿Por qué?

Porque el confiaba -sin equivocarse- en que todos llegarían a esa hora si se les citaba media hora antes.

Claro. Astutos. ¡Pero a mí nadie me devolvió mi media hora de tiempo que bien pude invertir en haber dormido!